Estar a la altura

A Rosalinda Güismüller Jadendás le importaba muy poco estar a la altura o no. A ella lo que le preocupaba era que no le abandonara el desodorante. Aquí en plena crisis.

A Rosalinda Jadendás le importaba muy poco estar a la altura o no. A ella lo que le preocupaba era que no le abandonara el desodorante. Aquí en plena crisis.

 

Me puse alzas. Y fui feliz. Me sentí como Nicolas Sarkozy siendo capaz de atender al mundo al lado de Carla Bruni. Como Tom Cruise cuando andaba con Nicole Kidman. O como Raphael junto al piano mano a mano con Julio Iglesias. Todos hombres alzados.

Porque hay situaciones verticales en las que  no sólo de carisma vive el narciso, momentos que requieren estatura.

Pepita Grijander creía firmemente que los zapatos de tacón eran el espejo del alma. Claro que nunca tuvo que ganarse la vida como filósofa.

Pepita Grijander creía firmemente que los zapatos de tacón eran el espejo del alma. Claro que nunca tuvo que ganarse la vida como filósofa.

 

¿La ocasión? La “pre boda” asturiana que celebramos en Semana Santa. PITICLI me alertó unos días antes: “te advierto que mi familia es muy alta”. ¿Qué me estaba queriendo decir? Fuera lo que fuera noté mis genes murcianos ofendidos (los burgo-vascos no, porque a ésos les resbala todo y bastante tienen con ser responsables de mi nariz). Y lo peor es que no mentía.

Nataly Proletair hizo su propia revolución de clases calzando a las damas de la alta sociedad con zapatos horribles e incómodos que las hacían sentirse peor que el servicio. Qué ingenio el de Nataly.

Nataly Proletair Zapatier hizo su propia revolución de clase calzando a las damas de la alta sociedad con zapatos horribles e incómodos que las hacían sentirse peor que el servicio. Qué ingenio el de Nataly.

 

Aquella espicha (fiesta en llagar o sidrería astur) parecía un encuentro de la NBA, sólo que se levantaba el brazo para escanciar sidra en vez de para encestar. Madre de Dios, qué piernas más largas tenía el personal entre 2 y 83 años. ¿Dónde comprarán los pantalones?

Amanda Jalibú creía que a situaciones de altura desesperadas, medidas de tacón desesperadas. He aquí  una de sus típicas respuestas.

Amanda Jalibú creía que a situaciones de altura desesperadas, medidas de tacón desesperadas. He aquí una de sus típicas respuestas.

 

Yo había previsto lucir unos botines que me compré en Tokyo, que parecen de bailaor (y con los que supero a cualquier travesti), o unos zapatos dorados italianos que podrían servir para Napoleón, pero PITICLI planteó ir desenfadado con deportivas blancas. Planas- planísimas.

El look era muy interesante, aunque yo sólo experimentaba el horror. ¡Mi presentación en (su) sociedad iba a ser una pesadilla!

Se dice que Agatha Christie dejó sin terminar la novela "Con la Muerte en los Tacones", y que ésta era la portada prevista.

Se rumorea que Agatha Christie dejó sin terminar la novela “Con la Muerte en los Tacones”, y que ésta era la portada prevista.

 

Entonces recordé que en un momento de lucidez, en una droguería del barrio (lo aseguro) había comprado unas alzas de silicona medio en serio medio en broma. Y las llevaba en la maleta.

Dejé a un lado ese miedo a las alturas que me impide subirme al Dragón Khan o a las Torres de Comunicaciones. También enterré mi terrible experiencia cuando intenté disfrazarme de Ángel de Charlie para Carnaval y por poco me mato al conducir un Seat Ibiza con tacones.

¿Quién no puede superar el metro ochenta gracias a los remedio de las droguerías? A la derecha, los milagros de la silicona intrazapato.

¿Quién no puede superar el metro ochenta gracias a los remedios de las droguerías de barrio? A la derecha, los milagros de la silicona intrazapato.

 

No, mi mente, abducida por Sarkozy,  sólo pensaba en la espicha.  Cogí las alzas y las puse dentro de la zapatilla. ¡Bingo! Si bien alguno de los hombres me superaba, al menos no me ganó prima ni cuñada con taconazo.

¡Qué sensación! ¡Qué bienestar! ¡Y qué comodidad! Pese a la sidra pude mantener el equilibrio pero no el secreto. Al quinto culín confesé mi táctica a la familia que acababa de conocer. Espero que eso me hiciera más simpático y humano.

Y Dios creó a unos más altos y a otros más bajos. Qué humor, por el Amor de Dios.

Y Dios creó a unos más altos (en el norte) y a otros más bajos (en el sur). Qué humor, por el Amor de Dios.

 

Ay, qué importante poder estar a la altura de las circunstancias. Espero que nuestra sociedad lo consiga con los retos que tiene sobre la mesa. Y sin necesidad de alzas.

Por cierto, creo que ahora me he hecho adicto a las mismas.

Romina Powerbalance no se quitaba los tacones ni para limpiar el suelo. Y a este paso yo voy a seguir su ejemplo adictivo.

Romina Powerbalance no se quitaba los tacones ni para limpiar el suelo. Y a este paso yo voy a seguir su ejemplo adictivo.

 

¡Sed elevadamente Felices!

Saltando en Burgos y recuperando parte de mis orígenes tras veinte años. ¡Me hizo volar!

Saltando en Burgos y recuperando parte de mis orígenes tras más de veinte años. ¡Me hizo volar! ¡Y yo volé de él! (clicar para vídeo)

 

Podéis chafardearme en Instagram

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer