Disfrutar Todoterreno

Este muchacho fotografía hasta el aire, dice mi abuelo. Por suerte no se agobia y hasta se presta a posar.

Este muchacho fotografía hasta el aire, dice mi abuelo. Por suerte no se agobia y se presta a posar.

 

El miedo es libre. Hay que vivir. Eso dicen tanto mi abuelo como sus amigos: “La Resistencia” de Cehegín, un precioso pueblo murciano que parece sacado del sureste de Sicilia.

Adolfo, Manuel y Pedro me hicieron un hueco en su banco (“hacedle sitio, chicos, que éste es de los nuestros, dijeron) y me contaron que a todos nos toca “un turno” en la vida, y que debemos aprovecharlo. “Lo que pasa es que a nosotros se nos ha pasado y ya no podemos morir hasta la siguiente tanda”.

Acogido entre la Resistencia de Cehegín en uno de los bancos que les sirve de etapa en la caminata y puesto de observación.

Acogido entre la Resistencia de Cehegín en uno de los bancos que les sirve de etapa en el paseo y puesto de observación.

 

Según Manuel, a los setenta, cuando estuvo muy enfermo, tenía que haber muerto, “pero me recuperé y ya no me he muerto más. Lo mismo que tu abuelo. Yo creo que a tu abuelo y a mí ya no nos toca hasta los cien”.

Puede que sea porque han sobrevivido a todo, o porque adoran vivir. “Tienes que vivir la vida conforme a tus creencias, sin pensar en lo que dirán los demás, sin hacer daño y sin rencor. Adaptarte, disfrutar todoterreno”.

Total, que yo me adapté y me dejé llevar como si me hubiera tocado el premio: “olvide la gran ciudad y viva la vida rural en directo”. Y me lo pasé en grande.

El casco antiguo de Cehegín tiene algo de Ragusa. Una maravilla aún por descubrir.

El casco antiguo de Cehegín tiene algo de Ragusa. Una maravilla aún por descubrir.

 

Ésta era mi vista cada mañana. Una gozada.

Ésta era mi vista cada mañana. Una gozada.

 

Han sido días de charlas; de paseos por callejuelas y huertas; de sortear tractores con el coche; de comer migas hasta reventar; de desgranar habas para plantar simiente; de asar panochas; de jugar interminables partidas nocturnas de dominó. De contemplar cielos apoteósicos sobre un barroco sencillo y de oler a pimentón y a flor blanca.

En la Lonja mi abuelo compró panochas para comer asadas. Deliciosas.

En la Lonja mi abuelo compró panochas para comer asadas. Deliciosas.

 

Poco antes gané un premio de Juvé & Camps (probablemente uno de los mejores cavas que existen). Busque las siete diferencias, jaja.

Poco antes había ganado un premio de Juvé & Camps (probablemente uno de los mejores cavas que existen). Busque las siete diferencias entre ambas fotos, jaja.

 

Hay lugares que son tan reales, tan llenos de contrastes (belleza y decadencia, ilusiones y desempleo, afecto y rencores) que te devuelven a ti.

Junto a mis tíos y guías en el Molino, un lugar súper recomendable. Nos hicimos la foto de pie y guardando barriga.

Junto a mis tíos y guías en El Molino, un lugar súper recomendable. Nos hicimos la foto de pie y guardando barriga.

Uno de los motivos por los que no sólo debía meter barriga para las fotos sino desabrocharme un botón del pantalón al conducir: festival de Migas Murcianas. Impresionantes.

Uno de los motivos por los que no sólo debía meter barriga para las fotos sino desabrocharme un botón del pantalón al conducir: festival de Migas Murcianas. Impresionantes.

 

Es difícil agradecer con palabras a mi abuelo y a mis tíos cómo me han tratado. Volví a mí y a Barcelona, y cambié la huerta por el asfalto lleno de vitalidad.

Y cuando aún no has recuperado la cintura te llega una invitación para acudir a un eventazo de GRATACÓS (Premio Nacional de Moda 2015 y emblema de la ciudad). Aquí Sarah Jessy con vestido hecho en tejido de Gratacós y sin problemas de hinchazón.

Y cuando aún no había recuperado la cintura me llegó una invitación para acudir a un eventazo de GRATACÓS (Premio Nacional de Moda 2015 y emblema de la ciudad). Aquí Sarah Jessy con vestido realizado con tejido de Gratacós y sin problemas de hinchazón aparentes.

 

A falta de pailletes bueno es ponerse reptiliano. Posando sin respirar antes del evento junto a la Musa Jones.

A falta de pailletes a lo Sarah Jessy bien resultón es ponerse reptiliano. Posando sin respirar antes del evento junto a la Musa Jones.

 

Nada más regresar, y con el sol del campo aún en la piel, pude poner en práctica el saber disfrutar todoterreno. En la misma semana me ofrecieron dar unas clases en la Universidad y me invitaron a la presentación del nuevo Proyecto de Gratacós (Premio Nacional de la Moda). ¿Negarse? ¡Ni hablar! ¡A por ello!

Invitación a "The Color Community" y promesa de felicidad cervecera todo en uno.

Invitación a “The Color Community” y promesa de felicidad cervecera todo en uno.

 

Y a la mañana siguiente cuatro horas de clase para alumnos de un Máster. ¿Se puede pedir algo más? Sólo café e ibuprofeno jaja.

Y al día siguiente cuatro horas de clase para los alumnos de un Máster. ¿Se puede pedir algo más? Sólo café e ibuprofeno jaja.

 

Qué placer. Sí, hay que vivir, disfrutar de todo y adaptarse. Aprovechar este turno que nos dan. Y agradecer.

El miedo es libre. Disfrutad todoterreno.

Gracias familia por estos días inolvidables. ¡Qué afortunado soy!

Gracias familia por estos días inolvidables. ¡Qué afortunado soy! Aquí visitando Los Jardines del Coso, según mi abuelo “majos, pero muy caros”.

 

¡Sed muy felices!

Podéis chafardearme en Instagram

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer