Pellizcos de Identidad

María Aparecida Domeuamor Quinescoses se quedaba de piedra pómez cada vez que le pedían que se definiera. Aprovechó dicha reacción para mejorar su pose. Y triunfó.

María Aparecida Domeuamor Quinescoses se quedaba de piedra pómez cada vez que le pedían que se definiera. Aprovechó dicha reacción para patentar su pose. Y triunfó.

 

Pequeños toques hacen grandes rasgos. Dicho popular

Dime quién te admira y te diré lo que eres. Sainte Beuve, Charles Augusti

 

Fabia Alexandra Direita Aograno encontró el trabajo que encajaba perfectamente con su personalidad cálida y festiva: ser árbol de Navidad.

Fabia Alexandra Direita Aograno encontró el trabajo que encajaba perfectamente con su personalidad cálida y festiva: ser árbol de Navidad.

 

Tu novio dice mucho de ti. Ésta es la máxima de un amigo diseñador. Él, actualmente soltero, considera que nada dice más de uno que su pareja. Yo le digo que da demasiada importancia a las relaciones, y que de uno hablan sus características personales, aunque al final… ¿realmente sabemos explicar quiénes somos?

Cada vez que me preguntan quién soy me quedo sin saber muy bien qué responder. Entonces suelen redefinirte la cuestión: ¿A qué te dedicas? Y entonces ya me han rematado. No porque yo no haga cosas, que sí las hago (acostumbro a responder: “veamos, por dónde empiezo…”) sino porque me resulta injusto y limitador.

Gabriel Rodrigo Sorbete Delima no necesitaba trabajar para vivir. Sólo necesitaba aplausos y adulaciones. Era un seductor. Y quedó un poco contracturado de tanta mirada "acero-azul".

Gabriel Rodrigo Sorbete Delima no necesitaba trabajar para vivir. Sólo necesitaba aplausos y adulaciones. Era un seductor. Dicen que quedó un poco contracturado de tanta mirada “acero-azul”.

 

¿Si no trabajase no resultaría interesante o no tendría identidad? ¿No da más identidad en ocasiones oler bien y lucir limpio que tu currículo? A mí, desde luego, me encanta la gente que huele bien. Además, por tener el olfato tan desarrollado, lo paso fatal con la gente que huele mal (ando tentado de hacer un poemario titulado “hedores del mundo”).

También me apasiona la gente que sabe hablar –no sólo con un buen vocabulario, sino con un tono de voz ajustado, pues me desequilibran los gritos-, o que ama la vida, que tiene intereses, o que respeta a los animales. Y no, no hace falta que sean vegetarianos para agradarme.

Juliana Fernanda Açúcar Decanha siempre se identificaba con los indios en los westerns.  De mayor sacó su pluma e inventó sin quererlo el Charlestón.

Juliana Fernanda Açúcar Decanha siempre se identificaba con los indios en los westerns. De mayor sacó su pluma e inventó sin quererlo el Charlestón.

 

Una frase me gustó en su momento: Eres lo que comes. Esto se lo tatúan muchas personas (que por cierto con frecuencia tienen pinta de comer poco). Porque sí, parte de razón no les falta.

Pues también eres lo que bebes. ¿Nunca os ha llamado la atención lo que se pide la gente en los bares? ¿O el tipo de tabaco que fuman? ¿O su postura con o contra los fumadores?

Y ya no hablemos de qué música escuchas (el reguetón y las mujeres, ese misterio) o, sobre todo, qué vuelcas en tus redes sociales (¡ojo con las entrevistas de trabajo!). O de quién te enamoras (peligro, vuelvo a la máxima del diseñador).

Yo no sé si es que descubrieron cuánto nos gusta el cava, pero el caso es que nos invitaron a #CavaNightBcn y nosotros encantados. Menos mal que la foto es del "antes", porque había decenas de cavas increíbles para degustar.

Hablando de beber, yo no sé si es que descubrieron cuánto nos gusta el cava, pero el caso es que nos invitaron a #CavaNightBcn y nosotros encantados. Menos mal que la foto es del “antes”, porque había decenas de cavas increíbles para degustar.

 

¿Y el cómo vistes? ¿O le damos demasiada importancia a la apariencia? En este sentido me partía de risa con una expresión de Lady Laca: “Llevaba una falda tan corta que no sé si vimos el telón o la función”.

Pero volvamos a lo laboral, ese gran estigma tema, y más en un país con tal nivel de desempleo.

¿Si trabajas de arquitecto eres una persona mucho más fascinadora que si lo haces de limpiador? ¿O acaso mejor persona? ¿Y si de arquitecto pasases a limpiador… entonces serías peor persona? ¿O más curtida?

Simone Antonia Meninha Cansadinha se definía como una persona floja y perezosa. Fue la mejor modelo de catálogo probadora de divanes  de la Era Industrial.

Simone Antonia Meninha Cansadinha se definía como una persona  narcisa, floja y perezosa. Eso la llevó a convertirse en la mejor modelo de catálogo de divanes y somieres de la Era Industrial.

 

¿Y si no trabajas porque no lo necesitas –imaginemos que tu familia está forrada- eres más estimulante que aquella persona que ha de currar desde joven para construirse? ¿Todo el que viaja está viajado y todo el que no lo ha hecho no es persona de mundo? De igual modo… ¿acaso por tener dinero no puedes ser empático y altruista?

¿Y qué podemos decir de aquellos que no trabajan de forma regular y remunerada pero tienen una actividad virtual frenética, donde ejercen de consultores, informadores, líderes de iniciativas sociales o influenciadores?

Podríamos decir que actualmente somos un ente a mitad de camino entre lo que somos en el mundo virtual y lo que vivimos en el mundo físico. Conozco a un montón de gente que en internet goza de un estatus y autoestima muy distinto al de su día a día convencional. ¿Las apariencias engañan, y más con internet?

Ana Paula Sardinha Darrua tenía tal éxito -y adicción- a internet que hubo de añadir un router wifi a su peinado.  Por suerte tenía pelo y estilo de sobra.

Ana Paula Sardinha Darrua tenía tal éxito -y adicción- a internet que hubo de añadir un router wifi a su peinado. Por suerte tenía pelo y estilo de sobra.

 

La identidad, qué gran tema.

A veces pienso que todo se trata de cómo juegas, y como encajas, las cartas con las que inicias la partida. Y del balance entre ambición, intereses y empatía. O de cuánto te quieras sin que eso signifique cuánto menosprecias a los demás. Eres lo mejor que has hecho.

Si fingimos lo que somos, seamos lo que fingimos. Y más en la era de internet.

¡Sed muy felices y feliz solsticio de verano!

Saltando y con unas pintas con las que podríamos fingir ser de Miami. Pues mira, igual vamos.

Saltando y con unas pintas con las que podríamos fingir ser de Miami. Pues mira, igual vamos.

 

¡Nos vemos en Instagram !

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Responder a Regina Phalange Cancelar la respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer