Sonría por favor

Filonila Summertime cosechó grandes éxitos con sus sesiones de "Yoga Sonriente". Dejaba el estómago firme-firme, aunque un poco de tortícolis.

Filonila Summertime cosechó grandes éxitos con sus sesiones de “Yoga Sonriente”. Dejaba un poco de tortícolis, pero el estómago firme-firme.  Aquí en plena sesión “advance”.

 

Gracias a que de pequeño mis padres me arreglaron el comedor (me pusieron la ortodoncia, vamos) pude seguir apropiadamente una tradición familiar: sonreír. Dice la leyenda que lo que más impactó a mi abuelo paterno de mi madre cuando la conoció fue que le gustaban los bocadillos de atún con mayonesa (“hijo, qué clase de novia te has echado que pide estas porquerías”, le dijo a mi padre) y su dentadura (“hijo, qué pedazo de boca y qué dientes tiene la murciana”).

Obdulia Fontanaditreviplenadimonedi tenía tantas ganas de conquistar a su dentista que practicaba y practicaba su sonrisa. Como no funcionaba, al final lo engatusó a base de caries.

Obdulia Fontanaditreviplenadimonedi tenía tantas ganas de conquistar a su dentista que practicaba y practicaba su sonrisa. Como no funcionaba, al final lo engatusó a base de caries.

 

Cabe señalar que mi abuelo Martín era un hombre MUY del NORTE que nunca se quitaba la boina, en un momento de la discusión podía romperle el taburete en la cabeza al contrincante a la velocidad del rayo como argumento y nunca sonreía (al menos no existen pruebas gráficas de ello). En cambio era muy coqueto (su apodo era el chulindanga) y valoraba la belleza y la gracia ajenas. Lady Laca le conquistó.

En esta Polaroid de Lady Laca Official vemos que pese a haber cambiado el bocata de atún por el fijador, la sonrisa continúa

En esta Polaroid de “Lady Laca Official” vemos que pese a haber cambiado el bocata de atún por el fijador, la sonrisa continúa

 

Y el modelo materno se impuso. Crecí con dos consignas claras: un saludo no se le niega a nadie y la sonrisa ante todo, incluso en momentos complicados. Lo que la Pantoja llamaba “dientes, dientes”, pero sin acritud. Gracias a esta tradición mi madre es tremendamente popular en su barrio y una cumplidora visitadora del dentista (jamás tuvo una caries). Las dependientas de las tiendas la adoran y la gente tiende a tenerle confianza.

Gorgonia Xugarxugar Joneyjoney tenía dos grandes retos: aprender a controlar su sonrisa y su pasión por las bebidas azucaradas. A la vista está que no le resultaba fácil modificar hábitos.

Gorgonia Xugarxugar Joneyjoney tenía dos grandes retos: aprender a controlar su sonrisa y su pasión por las bebidas azucaradas. A la vista está que no le resultaba fácil modificar hábitos.

 

Bien, llegados a este punto acaramelado aclararé que lo mismo que Superman o Spiderman, todo uso de súper poder implica una responsabilidad y un reverso. ¿Cuáles? Al menos en mi caso, por no controlar del todo el nivel de sonrisa, acabo con riesgo de exceso de confianza en desconocidos, confesiones de dependientas o caras de extrañeza en pacientes que me están contando situaciones de drama nivel extreme.

Imagen de archivo en la que se nos ve a Lady Laca y a mí ensayando sonrisa conjunta en zonas despobladas. La acción combinada de ambas sin control podría generar estragos y anuncios de dentífricos involuntarios.

Imagen de archivo en la que se nos ve a Lady Laca y a mí ensayando sonrisa conjunta en zonas despobladas. La acción combinada de ambas sin control podría generar estragos y anuncios de dentífricos involuntarios.

 

Ya he tenido que cambiar alguna vez de ferretería y supermercado, así como he tenido que aclarar que no me estaba pitorreando ante algún quinqui.

También es fundamental llevar un espejo o ir al baño si has comido ensalada, paté o espinacas. Especialmente en cócteles con photocall.

Bárbaro Rey y Magno Wisconsin superaron sus dificultades para sonreír gracias a la terapia electro convulsiva. Tras ella, hasta un helado les despertaba rictus de felicidad.

Bárbaro Cleveland y Magno Wisconsin superaron sus dificultades para sonreír gracias a la terapia electro convulsiva. Tras ella, hasta un helado les despertaba rictus de felicidad.

 

PITICLI alucina porque yo sonrío y saludo desde al frutero chino (en mandarín, claro), a los que trapichean en nuestra plaza (en árabe) o a los que venden latas de cerveza por la zona (de momento en castellano, porque no sé si son de India o de Pakistán).

Por eso nos pasan cosas como: el sábado estábamos tomando tranquilamente el sol en la Barceloneta cuando se nos acercaron a saludar efusivamente dos vendedores de bebida que resultaron ser los lateros de nuestra calle, encantados de encontrar dos caras conocidas, el día que ampliaban radio de acción. Ellos con turbante y camisa, nosotros, afortunadamente, con el bañador puesto en ese momento. ¡Y eso que no les compramos nunca!

Pantaleona Homepage amasó una fortuna con su método de masaje para una sonrisa deslumbrante, unos pómulos epatantes y un escote insinuante, 3 en 1. Aquí en plena demostración.

Pantaleona Homepage amasó una fortuna con su método de masaje “para una sonrisa deslumbrante, unos pómulos epatantes y un escote insinuante, 3 en 1”. Aquí en plena demostración.

 

PITICLI a veces se queja pero yo le digo que es bueno, porque nos tienen controlados y nunca nos pasará nada. De hecho la única vez que nos asaltaron unos dominicanos al día siguiente fui a hablar con ellos para decirles que ya estaba bien, que ni a los del barrio respetaban. Y desde entonces, tan tranquilos.

Dicen que actualmente en las ciudades, en los edificios, ya nadie conoce a nadie. Nunca ha sido mi caso. Y pese a que en ocasiones pasar desapercibido tiene sus ventajas, hay que recordar que lo que más teme el ser humano es a lo desconocido. Así que conozcámonos. Y sonriámonos.

 

Hermosa composición que nos muestra que para ir a la playa nada como brincar, dejar el hombro al sol y ponerse un sombrero para no chamuscar la neurona.

Hermosa composición que nos muestra que para ir a la playa nada como brincar, dejar el hombro al sol y ponerse un sombrero para no chamuscar la neurona.

Saludad, sonreíd… ¡y sed muy felices!

 

Especioso Profidencial tenía dos pasiones: lavarse los dientes y explorar instagram. Fue uno de mis primeros seguidores.

Especioso Profidencial tenía dos pasiones: lavarse los dientes y explorar instagram. Fue uno de mis primeros seguidores.

¡Nos vemos en Instagram !

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

Y recordad: aunque estéis hech@s un lío... ¡sonreíd!

Y recordad: aunque estéis hech@s un lío… ¡sonreíd!

  • Yo no sé si por educación norteña o por comedor “con posibilidades”, me cuesta sonreír a los desconocidos. Incluso, me cuesta que los desconocidos me sonrían, me genera inquietud. Pero me da mucha envidia esa actitud suya, creo que junto con el dinero es una buena llave para abrir puertas.

    • Jajaja. Lo cierto es que sí, que abre puertas. Y a veces hasta entra fresco. Pero hay que ir con cuidado también, que entran cacos. Le felicito por ser un comedor “con posibilidades”. La posibilidad lo es todo junto con la actitud. ¡Besos!

  • Querido HKB: muy bueno tu post, ésta también es mi filosofía; yo a mis residentes les digo que todo paciente tiene que llevarse una sonrisa nuestra de la consulta, es fundamental y a mí no me ha ido mal.
    Pero yo no tengo la dentadura perfecta como tú, así que fuera de mi trabajo, me corto más…tengo como asignatura pendiente sonreir en las fotos aunque no me haga gracia…no sé. Bueno creo que alguna vez lo hemos hablado.
    Un abrazo.

    • Me encanta la premisa que le das a los residentes.
      Yo tampoco tengo la dentadura perfecta (de hecho ayer mismo fui a una fiesta y en las fotos parece que esté mellado, jaja) pero considero que la sonrisa es fundamental. Y poderosa.
      Te animo a que sonrías más en las fotos, reflejarán mejor tu alegría y belleza innata.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer