Polifacético Perdido. De la Huerta al Oropel.

 

María Josefa de la Huert Ica era tan polifacética que podía ser florista y antropóloga bióloga a la vez. Aquí en plena acción.

María Josefa de la Huert Ica era tan polifacética que podía ser florista y antropóloga bióloga a la vez. Aquí en plena acción.

 

Lady Laca me preguntó qué era la tripolaridad y yo podía haberle respondido: mi día a día.

Saber estar a las duras y a las maduras es una cosa, tener que hacerlo también en las simientes y las pasas es de ataque epiléptico.

Vamos, que últimamente he ido exprimiendo el tiempo como si fueran limones para echarle al arroz. Arroz murciano para ser más exactos.

Cansada de llegar tarde a todos los sitios, Antonia Dolores, it girl de su época, se compró un tren bala y alquiló un chófer. Gracias a ello pudo llegar siempre a tiempo a todos sus compromisos, que eran muchos.

Cansada de llegar tarde a todos los sitios, Antonia Dolores, it girl y DJ de su época, se compró un tren bala y alquiló un chófer. Gracias a ello pudo llegar siempre a tiempo a todos sus compromisos, que eran muchos.

 

Acabé una guardia, me fui pitando a la Illa Diagonal para preparar mi colaboración con el evento #selfielilla y a arreglar la maleta. Creo que es la primera vez en mi vida que no facturo y viajo con tan poca cosa.

¡Yo, que siempre llevo una media de tres modelos por día por si acaso! ¡Y que mi neceser es tamaño maxi! Nada, ni desodorante. Jabón de Lady Laca y cera para el pelo. El resto, en el destino.

Encarna Francisca Tomeito Tomato tenía un truco infalible para no facturar. Primero llenaba la maleta y luego la reducía gracias a sus conocimientos de cultura Jíbara (adquiridos en unos campamentos de infancia en poblados jíbaros. Sus padres eran muy New Age).

Encarna Francisca Tomeito Tomato tenía un truco infalible para no facturar. Primero llenaba la maleta y luego la reducía gracias a sus conocimientos de cultura Jíbara (adquiridos en unos campamentos de infancia en poblados jíbaros. Sus padres eran muy New Age).

 

En el aeropuerto de ida terminé y entregué el guión para una charla y dos clases para la Universidad.

Al llegar al hotel escribí unas páginas de la novela y unos bocetos para Manoli.

Mientras esperaba la salida de mi avión en el aeropuerto de vuelta compaginé y subí imágenes a instagram de mi colaboración con las marcas de moda.

Tengo que agradecer al estilista que supo interpretar lo que le dibujé. Y a COOKED IN BARCELONA, EL GANSO, PANAMA JACK, UNO DE 50, FORECAST, MUJI, FLORS & CO Y VIALIS por formar parte de mi look :-)

Tengo que agradecer al estilista que supo interpretar lo que le dibujé. Y a COOKED IN BARCELONA, NATURA, EL GANSO, PANAMA JACK, UNO DE 50, FORECAST, MUJI, FLORS & CO Y VIALIS por formar parte de mi look 🙂

 

Pero entre una cosa y la otra me dediqué a lo importante: mi abuelo. El hombre al que más admiro, el mismo que me dijo “Agustín, no te preocupes, yo soy como esos muros de Galicia que resisten cada día los envistes del mar”, tuvo un problema de salud y dudo que hubiera mejor receta que tenernos alrededor.

“¿Que si quiero que vengas? Hombre, yo no me encuentro tan mal, pero eso es como pedirle a un niño que estire el brazo y decirle si quiere un caramelo…”

Mi abuelo, posando como un campeón. Claro que es lógico, porque lo es :-)

Mi abuelo, posando como un campeón. Claro que es lógico, porque lo es 🙂

 

Y me fui. Ha sido muy bonito comprobar cómo la familia se ha organizado para cuidarlo y cuidarnos, para los turnos.

Pero sobre todo ha sido maravilloso poder compartir tantos momentos con mi abuelo. Algunos a solas, llenos de confidencias, y otros acompañados.

Pese a que mi madre también me había hecho, la vecina, al saber que había llegado, se presentó con unas torrijas recién hechas. !El encanto de los pueblos! ¡Y el terror de la diabetes!

Pese a que mi madre también me había preparado, la vecina, al saber que había llegado, se presentó con unas torrijas recién hechas. !El encanto de los pueblos! ¡Y el terror de la diabetes!

 

Una de las escenas más auténticas fue cuando pudo salir a pasear y me llevó al parque, a que conociera a sus amigos. Nos acercamos a un grupito de señores de entre 75 y 93 años (mi abuelo), les dijo “tranquilos, éste es de los nuestros” y me hicieron sitio en el banco con ellos.

El primer día que pudo volver a pasear lo hizo custodiado por mi súper primo y servidor. Fue muy bonito, hacía más de diez años que no coincidíamos los tres.

El primer día que pudo volver a pasear lo hizo custodiado por mi súper primo y servidor. Fue muy bonito, hacía más de diez años que no coincidíamos los tres. De pequeños a los dos nos enseñaba árabe, porque decía que nos podría ser muy útil en un futuro. ¡Y acertó!

 

Lo que hubiera dado por llevar una grabadora, o porque alguien nos hubiera tomado una foto. ¡Me río yo de las Chicas de Oro! Aquellos hombres, que habían sobrevivido a tanto, lo mismo hablaban de Sintrom que de la defensa de la Educación. A todos les fallaban decenas de piezas del chasis, pero mantenían un motor y un cerebro envidiables. ¿El secreto? Según mi abuelo, comer bien, no fumar, estar activo… y hacer mucho el amor. Así se lo soltó a la doctora, impresionada por el estado del hombre.

A mí no sólo me sorprendía la naturaleza, vista a través de los ojos de mi abuelo. También todo lo que mis padres guardan aún en su casa del pueblo.

A mí no sólo me sorprendía la naturaleza, vista a través de los ojos de mi abuelo. También todo lo que mis padres guardan aún en su casa del pueblo.

 

Justo el día en que le retiraron el oxígeno volé de vuelta a Barcelona. Mi abuelo nunca ha subido a un avión, y su sueño es conocer Vietnam. Le hace gracia que este año nos vayamos a Taiwán, porque para él siempre será la Antigua Formosa.

Lady Laca y mi tía Isabel. Junto a mi tía Encarna, unas hachas de la logística y mis heroínas cotidianas.

Lady Laca y su hermana Isabel. Junto a mi tía Encarna, unas hachas de la logística y mis heroínas cotidianas.

 

Él dice que no es muy culto ni viajado. Pero no es verdad. Desde que de forma prácticamente autodidacta aprendió a leer nunca ha dejado de hacerlo. Pero no lee únicamente las letras impresas.

Sábado por la mañana. La furgoneta del panadero reparte el pan en el casco antiguo. La gente espera a la sombra. Qué bueno es poder disfrutar de esto y también de la Diagonal.

Sábado por la mañana. La furgoneta del panadero reparte el pan en el casco antiguo. La gente espera a la sombra. Qué bueno es poder disfrutar de esto y también de la Diagonal.

 

Sabe leer la naturaleza (“fíjate bien en ese hormiguero, Agustín, verás cómo las hormigas se saludan y transmiten información, y lo mismo las abejas”); puede orientarse por las estrellas; intuye en qué ciclo estamos en función de la sed de la tierra o el estado de los árboles…

Éste es un ciclo de sequía, me dijo. Y no sólo de lluvias. “La gente ya no compra periódicos, ya no escucha”.

Otras sorpresas que te llevas en casa de tus padres: descubrir que eras el Pequeño Terry Richardson.

Otras sorpresas que te llevas en casa de tus padres: descubrir que eras el Pequeño Terry Richardson.

 

Él, por mucho que diga, tampoco escucha siempre. Cuando algo no le interesa apaga su audífono.

Soy un privilegiado. Volví cansado, pero también lleno de energía. Vital.

De la huerta al photocoll a la velocidad de la luz. ¡Paparajote Power!

Y de la huerta al photocoll a la velocidad de la luz. ¡Paparajote Power!

 

Menos mal. Porque empalmé con otra guardia, alumnos, y nada más salir, directito al Photocall y a la fiesta que las marcas hicieron para celebrar la colaboración con los blogueros. ¡De la huerta al oropel sin transición!

Con mi maniquí, mi compañera de aventuras blogueras y con un gin tonic de más. ¡Viva!

Con mi maniquí, con mi compañera de aventuras blogueras y con un gin tonic de más. ¡Viva!

 

Pero una cosa en común: rodeado siempre de gente estupenda que hace que saque mi mejor cara.

Selfie de familia bloguera. No sé cómo lo consigo, pero siempre estoy muy bien rodeado.

Selfie de familia bloguera. No sé cómo lo consigo, pero siempre estoy muy bien rodeado.

 

Mil gracias a mis tíos y primos por ayudarme, a mi abuelo por iluminarme, al Hada Madrina por mimarme, a las Marcas por confiarme, a los camaradas de aventuras blogueras por inspirarme y a PITICLI por sobrellevarme.

Sí, fingiendo estar en la cabina, pero qué más da... ¡Paris Hilton también lo hace! :-P

Sí, fingiendo estar en la cabina, pero qué más da… ¡Paris Hilton también lo hace! 😛

 

¡Sed polifacéticos! Y… ¡Sed muy Felices!

Lady Laca, que también aterrizó en el pueblo para atender al abuelo. Aquí el momento de su llegada.

Lady Laca, que también aterrizó en el pueblo para atender al abuelo. Aquí el momento de su llegada.

 

¡Nos vemos  en Instagram 

Dedicado a mi abuelo y a todas las personas que han dedicado su energía al bienestar de los trabajadores.

Dedicado a mi abuelo y a todas las personas que han dedicado su energía al bienestar de los trabajadores.

 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

 

 

    • Ay, yo también creo que se merecería una asignatura, una película y hasta un monumento. ¡Mi abuelo Patrimonio de la Humanidad! Mil gracias por tus palabras

  • ¡Querídismo Agustín! Tu abuelo ya es mi ídolo. Admiro a la gente que en vez de quejarse disfruta de lo que le regala el día a día. Que resiste los envistes y cuida a sus amigos…¡Bravo! ¡Ha tenido que ser una escapada estupenda!

    Encantada de haber compartido selfie-fiesta contigo querido compañero de fiestuquis, gintonics y otros cacareos propios de los wannabe.
    I love you.

  • No he podido leer tu post en mejor día: 1 de Mayo. Hoy es la primera vez que he ido a la manifestación y he visto gente como tu abuelo, con muy pocas fuerzas pero las suficientes para sujetar una bandera…Gracias a estas personas conseguimos derechos que ahora estamos perdiendo…
    Además de un buen hijo, eres un buen nieto y un buen bloggero!.
    Un abrazo.

    • Ay compañera, tenemos tanto que agradecer a esa gente… y no nos damos cuenta. Debería darnos un poco de bochorno comprobar lo que estamos permitiendo que suceda… Por suerte nos quedan personas como tú, y como el resto de los manifestantes. ¡Un fuerte abrazo!

  • Yo no fui a la manifestación. No tengo tiempo ni para rascarme la nariz. Tam`poco tengo abuelos. Todos murieron ya. Sin embargo
    aprecio mucho la poesía que se desprende de tu post. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer