Corazones de Campaña

Juliette Raclette tenía un gran corazón, pero más grande aún era su pasión por los interfonos móviles y la moda. Aquí la vemos en pleno disfrute de sus aficiones.

Juliette de la Raclette Abundant tenía un gran corazón, pero más enorme aún era su pasión por los interfonos móviles y la moda. Aquí la vemos en pleno disfrute de sus aficiones.

 

Si de lo que se come se cría yo, tras unos días en Francia, tengo un corazón que no me cabe en el pecho. Ni el Dalai Lama.

No, no es que me haya nutrido hasta la saciedad de belleza y amor –que también-, es que una de las Musas nos recomendó un restaurante pintoresco en Toulouse, famoso porque se come con las manos, y el camarero, como detalle de cortesía, nos trajo una cazuela entera de…  ¡corazones de pato flambeados al ajo y perejil!

Philippe Citroën Picasso conseguía evitar comer algunos de los platos de su madre a cambio de obras maestras de la pintura. En este momento le entrega una escena costumbrista tras sortear unos callos a la islandesa.

Philippe Citroën Picasso conseguía evitar comer algunos de los platos de su madre a cambio de obras maestras de la pintura. En este momento le entrega una escena costumbrista tras sortear unos callos a la islandesa.

 

Pese a que nos cambió la cara al “modo Help! I need somebody Help!” y nuestra mente no dejaba de evocar a Indiana Jones en el Templo Maldito, le pudo la educación al vegetarianismo y no dejamos  corazón alguno por atender ni zampar. Con las manos. Como lo leéis. Madres del mundo, vuestros esfuerzos de niño funcionan.

Bueno, nos  acabamos la cazuela y todo lo demás, que no era moco de pavo pero casi sí el resto del bicho.

Sophie Orangine du Déserte sentía que el tiempo se le escapaba de las manos. ¡Ella, que siempre quiso mantenerse joven y bella! Solución, compró un montón de tiempo. Y otro tanto salchichón.

Sophie Orangine du Déserte sentía que el tiempo se le escapaba de las manos. ¡Ella, que siempre quiso mantenerse joven y bella! Solución, compró un montón de tiempo. Y otro tanto de salchichón.

 

Claro que para detalles gastronómicos curiosos, cuando fuimos a un Bar de Osos muy conocido de Burdeos en el que servían salchichón a 40 céntimos el centímetro con el gintónic. O sea, tenías al  DJ y junto a él una ristra de salchichones colgando del que iban cortando trozos. ¿Quizá también para ver si de lo que se come se cría?

Nunca entenderé cómo hacen los franceses para estar delgados con tanta crema de leche, foie,  patatas fritas y vino. Debe de ser cosa de la genética. Otra cosa más para admirarles.

Madeleine du la Bella Easó fue pionera en mejorar el paso de la fase capullo a mariposón. Primero experimentó con crisálidas y posteriormente lo hizo con seres humanos, ante notario.

Madeleine du la Bella Easó fue pionera en mejorar el paso de la fase capullo a mariposón. Y encima sin engordar. Primero experimentó con crisálidas y posteriormente lo hizo con seres humanos, ante notario.

 

Yo es que soy muy fan de los franceses. Recorrer su país en coche es una gozada. Y para los que teman toparse con gestos agrios y altiveces el sur es absolutamente recomendable. En Toulouse la gente es tan simpática y espontánea que te quedas boquiabierto, y Burdeos es tan increíblemente hermosa que nada más llegar la boca se te abre y ya no se te cierra.

Claro que tienen grandes retos con la integración y la polarización de las clases, pero qué país no.

En esta foto muestro cómo me integro con el tópico francés. ¡Sólo me falta la barra de pan!

En esta foto muestro cómo me integro con el tópico francés. ¡Sólo me falta la barra de pan!

 

Y hablando de integración, poco a poco voy integrándome yo en el mundo de los egobloguerismos y las marcas.

La verdad es que es una sensación extraña cuando se ponen en contacto contigo porque les gusta tu criterio (linda palabra que parece nombre de Emperador Romano o de zona del cuerpo pero que en realidad se refiere a algo más escaso que el  citrino) al vestir o para que colabores en una campaña. Pese a que soy un gran narciso, os aseguro que a veces me cohíbo y me entra fricalor.

Aquí me tenéis, inmejorablemente acompañado, encargándome de uno de los looks de hombre. ¡Ea!

Aquí me tenéis, inmejorablemente acompañado, encargándome de uno de los looks de hombre. ¡Ea!

 

Pero de perdidos al río y como si el río suena ego lleva, me he planteado darme la oportunidad de probarlo, y ahí me tenéis, buceando con la L de prácticas en los océanos de la tendencia.

Antes de la invención del "selfie", Lorraine Poulet Rostí había desarrollado un método similar utilizando la cámara kirlian. Los gestos no terminaban de quedar definidos, pero las imágenes conseguían iluminar un comedor si se iba la luz.

Antes de la invención del “selfie”, Lorraine Poulet Rostí había desarrollado un método similar utilizando la cámara kirlian. Los gestos no terminaban de quedar definidos, pero las imágenes conseguían iluminar un comedor si se iba la luz.

 

Actualmente me podréis encontrar en un concurso – evento organizado por L’Illa Diagonal (clicar aquí) , en el que nos pidieron a diferentes blogueros que confeccionáramos  los estilismos para unos maniquíes muy simpáticos, dispuestos para que la gente se fotografíe con ellos.  Os animo a que os paséis y poséis (hasta el 3 de mayo) porque  tenéis la posibilidad de ganar una tarjeta regalo por valor de 200 euros.

Así ha quedado mi aportación al evento. Bajo el blazer lleva un kimono, en honor al blog. ¡A por él! ;-)

Así ha quedado mi aportación al evento. Bajo el blazer lleva un kimono, en honor al blog. ¡A por él! 😉

 

Así da gusto ejercer el narcisismo.

Parecemos sacados de la película Clueless pero no, somos Patricia Sañes (de la que me declaro fan) y servidor, surtiéndonos para los maniquíes. El sueño de los shoppaholics.

Parecemos sacados de la película Clueless pero no, somos Patricia Sañes (de la que me declaro fan) y servidor, surtiéndonos para los maniquíes. El sueño de los shoppaholics.

 

¡Suerte y… sed muy felices!

 

Podría ser una metáfora de la escalada a la cima, pero no, es que quería mostraros (y recomendaros) la visita a la Duna de Pyla, cerca de Burdeos. ¡Impresionante!

Podría ser una metáfora de la escalada a la cima, pero no, es que quería mostraros (y recomendaros) la visita a la Duna de Pyla, cerca de Burdeos. ¡Impresionante!

 

¡Nos vemos  en Instagram 

No puedo evitarlo. Quiero parecer un "influencer" serio pero termino pareciéndome a la genial Martirio :-P

No puedo evitarlo. Quiero parecer un “influencer” serio pero termino pareciéndome a la genial Martirio 😛

 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer