Restaurantes de Asturias: el mar y la montaña en la mesa

Covadonga y sus amiguinas se ruenían todos los jueves para descubrir un nuevo restaurante asturiano y luego jugar a la ruleta rusa. Afortunadamente las pesadas digestiones y la sidra evitaron males mayores.

Covadonga Von Mieres y sus amiguinas se reunían todos los jueves para descubrir un nuevo restaurante asturiano y luego jugar a la ruleta rusa. Afortunadamente, las pesadas digestiones y la sidra evitaron males mayores

 

Recomendar restaurantes en Asturias es un acto de osadía por mi parte. Especialmente cuando todo asturiano lleva a un crítico culinario feroz (y voraz) en su interior. No he conocido a ninguno que no indague, que no sea exigente y que no disfrute comiendo. Si les gusta un lugar repetirá una y otra vez, pero si les decepciona por lo que sea, cruz y raya.

Puedo prometer y prometo que mi suegra es la persona que más restaurantes ha pisado en Asturias. El día que haga una guía será un exitazo. Aquí, sonriente, porque habíamos ido a un lugar que le gustaba.

Puedo prometer y prometo que mi suegra es la persona que más restaurantes ha pisado en Asturias. El día que haga una guía será un exitazo

Hombres y mujeres, porque ahí la gente no se anda con tonterías. Ni rodeos. Digo yo que por eso hay tantos túneles que atraviesan montañas. Siempre me parecieron muy próximos a los vascos, pero más sonrientes.

Y como tienen esos quesos, esas carnes y esos pescados, pues más motivos de alegría.

Anxelina von Ribadesella y Caudal era una defensora a ultranza de la gastronomía astur. Por eso sometía a su hija, Honorina, a exámenes sobre productos asturianos cada tarde al volver del cole.

Anxelina von Ribadesella y Caudal era una defensora a ultranza de la gastronomía astur. Por eso sometía a su hija, Honorina, a exámenes sobre productos asturianos cada tarde al volver del cole

He de aclarar que hago este post en respuesta a las peticiones recibidas (ironías de la vida, también por muchos asturianos) pero que en caso de disconformidad por parte del público astur, lo negaré TODO.

Cuando varios asturianos me preguntaron por qué no dedicaba un post a recomendaciones de restaurantes en su tierra pensé: ¿y qué sucederá si meto la mata? Por ello mi suegra me ayudó a saber reaccionar frente a una posible represalia. Aquí en pleno rol-play

Cuando varios asturianos me preguntaron por qué no dedicaba un post a recomendaciones de restaurantes en su tierra, pensé: “¿Y qué sucederá si meto la pata?” Por ello mi suegra me ayudó a saber reaccionar frente a una posible represalia. Aquí en pleno rol-play

Antes de pasar a la lista de aquellos restaurantes que, por diferentes motivos, más me han gustado, es importante mencionar que:

–    Se come bien en cualquier lugar, así tenga aspecto pretencioso o todo lo contrario. De hecho, ¡algo fundamental es ir a un “chigre”!

–   Hay mundo más allá de la fabada, y es probable que cuando descubráis el “pote” le seáis infiel para siempre a la primera.

Las fiestas de cumpleaños infantiles de Ernestina Polina de Lenina eran míticas gracias a la sustitución del chorizo por huevos kinder.

Las fiestas de cumpleaños infantiles de Ernestina Polina de Lenina eran míticas gracias a la sustitución del chorizo por huevos Kinder

–   Existen más quesos que el cabrales, aunque quizá no recordéis posteriormente nombres como  “afuega’lpitu”. Por suerte, el queso clásico azul “de mesa”, el “peñasanta”, ya resulta orgásmico (el mayor regalo que me hizo una vez mi suegra fue un Peñasanta de tropecientos quilos enterito).

–    Si en vuestra ruta veis un cartel que ponga “espicha”, tomadlo como una bendición y seguidlo.

–   Para aquellos días en que os apetezca empezar con algo ligero, atacad el paté de cabracho (o el de oricio), pero os aviso, relameréis la tarrina.

Asturias es un lugar donde comer cocina tradicional clásica o reinterpretada. Aun así se pueden encontrar algunas alternativas "exóticas" de calidad. Aquí, orientaciones antes de iniciar un festín japonés.

Asturias es un lugar donde comer sobre todo cocina tradicional (clásica o reinterpretada). Aun así se pueden encontrar algunas alternativas “exóticas” de calidad. Aquí, orientaciones antes de iniciar un festín japonés

 

–   Lanzaos también a probar los oricios directamente (erizos de mar) y cualquier marisco de forma extraña y nombre divertido simplemente cocido (efectivamente, en el Cantábrico todo sabe mejor).

–   Si pedís ensalada o verdura: 1. Os preguntarán preocupados si es que estáis enfermos; 2. Os la traerán aderezada con tanto chorizo, queso, picadillo o morcilla que necesitaréis material quirúrgico para hallarla. Avisados quedáis.

Anxelina del Infiesto sedujo a sus siete maridos a base de Sopa de Pixín. Y fueron siete por su insistente manía en aderezarla con cianurín.

Xuanina del Infiesto sedujo a sus siete maridos a base de Sopa de Pixín. Y fueron siete por su insistente manía en aderezarla con cianurín

 

–  Alguien muy sabio evitó que se perdieran en el olvido los tortos y los recuperó (tortitas de harina de maíz tradicionales).

–  Como a la hora del postre os resultará difícil decidir entre el arroz con leche o los frixuelos, ¡frixuelos!

–  Siempre que podáis, probad la sidra, pero ojo, que es muy traicionera. Y diurética hasta límites insospechados.

 

En Asturias TODO se debate y decide alrededor de unas sidrinas. Y la bebida y la comida está a la altura de la calidad de su gente. Aquí una de tantas comidas bien acompañado en Xixón

En Asturias TODO se debate y decide alrededor de unas sidrinas. Y la bebida y la comida están a la altura de la calidad de su gente. Aquí en una de tantas comidas bien acompañado en Xixón

Y ahora sí, mis recomendaciones asturianas. Notaréis que obvio cualquier referencia a Oviedo y Gijón, porque hablar de ellas resultaría demasiado fácil y habitual.

Regalina de Redes fue pionera en organizar las primeras Jornadas Gastronímicas Asturianas que mezclaban Pijama Party. Eso sí, había que ir con cuidado con el serrín del suelo en algunos chigres.

Regalina de Redes fue pionera en organizar las primeras Jornadas Gastronímicas Asturianas que mezclaban Pijama Party. Eso sí, había que ir con cuidado con el serrín del suelo en algunos chigres

¡Vamos allá! ¡Aflojad vuestros cinturones!

Casa Morán, un lugar al que vuelves por los platos pero también por las geniales responsables

Casa Morán, un lugar al que vuelves por los platos pero también por las geniales responsables

CASA MORÁN, en Benia de Onís.

Gran clásico donde los haya. Más que un restaurante, un menú espectáculo. No busques la carta, pues dudo que haya. Se te presentará una paisana encantadora, te dirá de palabra lo que han cocinado (probablemente en jarras) y elijas lo que elijas acertarás. Te plantará una olla o una fuente sobre la mesa que haría palidecer a Obélix y entenderás su fama. El mejor pote que probé en mi vida. El pueblo es muy bonito, y no lejos queda Arenas de Cabrales.

 

Entrada a la Casa de Comidas Nina. No me digáis que no tiene encanto.

Entrada a la Casa de Comidas Nina. No me digáis que no tiene encanto

 

CASA DE COMIDAS NINA, en Avilés.

Visitar el Niemeyer puede ser la mejor excusa para conocer un casco antiguo espectacular. Avilés sorprende incluso a muchos asturianos. Recuerdo la primera vez que vi su mercado o sus palacios. O los soportales de Galiana. Y en pleno centro, subiendo unas escaleras, está esta “casa de comidas”. He de reconocer que siempre he sentido predilección por los lugares que se llaman así. Se trata básicamente de un comedor agradable, atendido con cariño. Y con uno de los mejores patés de cabracho que he probado nunca. Alerta: me comentan que quizá se haya jubilado ya Nina. 🙁

Si vais a La Casona y tienen sopa de pescado, ¡pedidla!

Si vais a La Casona y tienen sopa de pescado, ¡pedidla!

 

LA CASONA DE RIOSECO, Rioseco, Parque de Redes.

Poco a poco se va haciendo más publicidad de esta maravilla natural. La carretera lleva de una dura cuenca minera a un paisaje sublime prácticamente sin transición. Muy bien comunicados, la sucesión de pueblos reales con encanto (donde lo mismo ves arquitectura renovada, vacas o una señora “cuchando” –vamos, repartiendo estiércol-), cursos de agua y montañas de postal apabullan. En la “entrada” del parque está Rioseco, con su fotogénico embalse. Y la Casona. Puedo prometer y prometo que las truchas con jamón más deliciosas de mi vida las comí ahí. Y que compartí un plato de callos con mi suegra que afianzó nuestra relación.

Vista de Fuente La Lloba desde la carretera. Llegar tiene más miga que El Camino de Santiago. Pero vale MUCHO la pena.

Vista de Fuente La Lloba desde la carretera. Llegar tiene más miga que El Camino de Santiago. Pero vale MUCHO la pena

 

FUENTE LA LLOBA, en Huentes, Piloña.

Allí donde parece acabar el mundo, donde para llegar deberás tomar carreteras principales, secundarias, terciarias y si te descuidas hasta canoa, una pareja encantadora decidió montar el restaurante japonés más auténtico de Asturias. No me puedo imaginar nada más distinto al Tokio natal de uno de los dueños. Aunque ahora es un poco más fácil reservar, hubo una época en que sólo podías hacerlo si conseguías, de la forma que pudieras, el teléfono. Todavía tiene algo de leyenda urbana rural. Vale la pena hacer lo posible para disfrutar de una de sus ¿seis? mesas, de su menú degustación, de su jardín zen integrado en el valle, o de las vistas a los Picos de Europa.

El Patio es uno de esos establecimientos donde te alimentas también por los ojos.

El Patio es uno de esos establecimientos donde te alimentas también por los ojos

 

EL PATIO DE BALBONA, en Pravia.

Si no me equivoco, Pravia fue durante un tiempo capital del Reino de Asturias. Y algo que sorprende al llegar es su importante Patrimonio. La conocí en día de mercado (los jueves) y ciertamente vale la pena. Por no hablar de lo simpática que fue la gente con nosotros. No sé si por azar –o no- fuimos a dar con este establecimiento, ubicado en un edificio imponente, con un menú alucinante y un precio increíble. Los comedores se sitúan en los patios del palacio, ahí lo dejo.

Más o menos la vista desde el comedor es ésta. Colombres es tan bonito que parece un Parque Temático de Arquitectura Indiana.

Más o menos la vista desde el comedor es ésta. Colombres es tan bonito que parece un Parque Temático de Arquitectura Indiana

 

RESTAURANTE LA BARATA, en Colombres.

Aunque puede fallarme la memoria, juraría que fue en este restaurante donde probé por primera vez el pote. Por su parte PITICLI tomó una fabada de ésas que te hacen saltar las lágrimas. Y por si eso fuera poco aliciente, desde el entrañable comedor de la primera planta hay unas bonitas vistas del pueblo. Para quienes no lo sepan, Colombres viene a ser una especie de museo al aire libre de arquitectura indiana. Su espectacular Archivo de Indianos queda a pocos metros.

 

La ubicación del bar El Muelle no puede ser mejor.

La ubicación del bar El Muelle no puede ser mejor

BAR EL MUELLE, en Luanco.

Pese a que ha crecido mucho, Luanco conserva en muy buen estado su evocador casco antiguo. Cerca de la imponente iglesia y de uno de los palacios más soberbios de Asturias está el puerto de pescadores. Y allí, bien orientado al sol, una suerte de “chigre” con su serrín y su decoración cuidada de antaño, pero también con una terraza a dos pasos de los barcos pesqueros. Para sobremesas evocadoras y marineras.

Espero que disfrutéis tanto como yo. Estaba escribiendo y rememorando y me entraba un hambre del copón. Pero como os avisé, si no estáis de acuerdo, ya me podéis demandar que no me constará nada.

Para que luego digan que todo el tiempo llueve en Asturias. ¡Pedazo de sobremesa tuvimos en Luanco al sol!

Para que luego digan que todo el tiempo llueve en Asturias. ¡Pedazo de sobremesa tuvimos en Luanco al sol!

¡Sed muy felices!

¡Puxa Asturies!

Chigre: Llocal de negociu y d’espardimientu nel que se despachen toa clases de bebides y nel que la xente s’axunta pa esparder, pa xugar a les cartes, pa falar. Vía Uiquipedia en asturianu.

Xurdina Castropol ganó dos veces consecutivas el título de "seguidora de Hong Kong Blues en Instagram", claro que también me regaló un pañasanta y eso ayudó.

Xurdina Castropol ganó dos veces consecutivas el título de “seguidora de Hong Kong Blues en Instagram”, claro que también me regaló un Peñasanta y eso ayudó

¡Nos vemos  en Instagram 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer