Chinos, alcohol y otra gente en formol

ship_poster_ad_4

Lali Lú La-Lú era tan coqueta que para no estropear su maquillaje de ojos y pestañas pasaba de usar los prismáticos. Dicen las malas lenguas que luego manejó el Titanic.

 

Vivir cerca del Chinatown tiene sus ventajas. Al menos a veces. En pocos minutos puedes tener unas empanadillas, salsa para bibimbap o un cargador para el iPhone primo hermano del original.

Aunque también puede suponer algún problemilla. En mi caso menor: dígase que me hago tanto el simpático con las pocas palabras de mandarín que manejo que luego no me los quito de encima. Pero otra gente ha tenido que soportar la titánica tarea de aguantarlos más empapados en alcohol que el lagarto de la botella. Y si es en un karaoke tira millas, pero cuando trabajas de vigilante del parking en el que aparcaron todos sus coches eso ya es otro cantar.

Antes de convertirse en elefante como castigo divino, Susy Chan Pán se reencarnó en cinco aspirantes a cantante. Por desgracia, ninguna aprovechó lo suficiente las lecciones de canto.

Antes de convertirse en elefante como castigo divino, Susy Chan Pán se reencarnó en cinco aspirantes a cantante. Por desgracia, ninguna aprovechó lo suficiente las lecciones de canto.

 

Que se lo digan si no al vigilante que llamó a seguridad y seguridad terminó poniendo a caldo (¿sería sopa wan ton?) al vigilante. ¡Cómo se le ocurría tratar mal a los que mejor pagan!

Para mí que más que guarda era el ángel de la ídem, porque ingenuo se comportó un rato.

La próxima vez que se una a la tuna asiática y a disfrutar, que donde beben dos se quieren tres.

Gracias al destino, a un mechero y a unos oportunos gases, Carmencita de Cantón amortizó su pasión por el bebercio convirtiéndose en una magnífica lanza llamas.

Gracias al destino, a un mechero y a unos oportunos gases, Carmencita de Cantón amortizó su pasión por el bebercio convirtiéndose en una magnífica lanza llamas.

 

Al fin y al cabo más en común tenemos con los chinos en el alcohol que en el trabajo. Y entonado siempre se mantendrán mejores relaciones diplomáticas.

Yo últimamente estoy muy tunante asiático. Y donde otros echarían mano de valeriana yo se la echo al gin tonic. Una Musa dice que a partir de las seis de la tarde se puede beber pero es que yo ando “seis de la tarde en la península, las cinco en Canarias” y me tomo la copichuela a la hora de las Afortunadas. Que conste, no obstante, que es por el noble motivo de darme valor social. Sólo antes de afrontar determinados eventos, y nunca más de dos veces entre semana.

Hermosa instantánea de dos gin tonics unidos a sendos personajes que pretenden aparentar una reunión culta y literaria

Hermosa instantánea de dos gin tonics unidos a sendos personajes que pretenden aparentar una reunión culta y literaria

 

Sí, ahora ya entendéis mi chispeante desparpajo ante algunas celebridades y happenings de gente bella sin edad. O ante mi agente literaria cuando hemos de discutir sobre mis novelas. Como hoy, que tocaba reunión. Claro que al final ella también se unió al ritual, no sé si por solidaridad o por vicio. Si alguien tenía dudas, la relación literatura-alcohol es cierta. En todo caso, nos ha ido muy bien y nos han surgido un montón de ideas (ya veremos si cuando se nos pase el enchispamiento nos siguen pareciendo tan divinas).

Dos consejos: parad cuando veáis que os cuesta ligeramente construir una frase comprensible y llevad caramelos de menta. Bueno, y tampoco llevéis la Visa muy suelta.

Wen Do Lyn So-Hot ganó el concurso de frescas de su rellano. Se dice que el orujo de Lú-Gó fue su gran baza.

Wen Do Lyn So-Hot ganó el concurso de frescas de su rellano. Se dice que el orujo de Lú-Gó fue su gran baza para hipnotizar al jurado – gato.

 

Y si sois de no saber frenar, preservativos. No os vaya a pasar como al conocido de unos amigos.

¿Qué le sucedió? Os contaré qué le pasó y cómo me enteré.

Teresa Sín-Fín fue una importantísima experta en el lenguaje de los abanicos. Hasta que le dio por imitar a Sue Ellen y terminó más descoordinada que los Loco Mía.

Teresa Sín-Fín fue una importantísima experta en el lenguaje de los abanicos. Hasta que le dio por imitar a Sue Ellen y terminó más descoordinada que los Loco Mía.

 

La otra noche estaba cenando tan ricamente en un restaurante con PITICLI, una amiga nuestra embarazada, su chico y otro matrimonio amigo cuando en uno de esos silencios que siento que he de llenar no se me ocurre otra cosa que comentar que como se me caía bastante el pelo últimamente me andaba tomando unas pastillas estupendas que me había recomendado un lector. Por aquello de si a alguno de los asistentes le resultaba útil.

¿Cuál creéis que fue el comentario del matrimonio?: “¿Y no tendrás sífilis? Porque a un amigo nuestro se le caía y al final era por eso!”.

Cudeiro, famoso en el mundo entero, aquí sosteniendo mis libros para aprender la lengua de las naranjas. Así, de piedra, me quedé yo la otra noche en la cena.

Aquí vemos a Cudeiro, famoso en el mundo entero, sosteniendo mis libros para aprender la lengua de las naranjas. Así, de piedra, me quedé yo la otra noche en la cena.

 

De haber tenido un espejo delante probablemente hubiera visto que mis ojos incrédulos se entornaban más que los de los hongkoneses. Por suerte sí había frente a mí un poco de alcohol para ayudarme a encontrar una respuesta elegante para esa gente tan maja.

No perdáis la elegancia. Ni el humor.

¡Y sed muy Felices!

Las Gemelas Sin-Tón Ni-Són tenían dos grandes habilidades: detectar metales con fregonas y subir fotos a instagram a la velocidad del Dragón Khan.

Las Gemelas Sin-Tón Ni-Són tenían dos grandes habilidades: detectar metales con palos de billar y subir fotos a instagram a la velocidad del Dragón Khan.

 

¡Nos vemos  en Instagram 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

  • Anda, con el alcohol y los chinos. Ya se sabe que en Asia el pirriaque les gusta tanto como fumar y los juegos de azar. Pero, ¿tú también, hijo mío? Siempre podrás lanzarte al desenfreno etilíco para terminar dejándolo y escribir un libro de autoayuda que seguro será un bestseller lleno de ingenio y frases magníficas. Vamos, hilarante y muy tuyo.

  • Quizás tus amigos desconocían que la sífilis cuaternaria produce demencia y probablemente ellos se tenían que pedir la serología de lúes jajaja.
    Me encanta la comida oriental, yo voy a Lotus donde Juan que es un nombre castellanizado de Hwan, nos pone un pollo al limón y el Kubrat de gambas (no sé si se escribe así, me suena a príncipe de Bulgaria) que me encantan, casi tanto como tus post…
    Ah! No sé que pastillas tomas, has probado Medebiotin fuerte?
    Un abrazo.

    • Me encanta el Hwan –> Juan jaja. Tomo nota de lo que te tomas en el restaurante y de las pastillas. Qué bien tener amigas como tú! Besos!

  • Upssssssss…….qué peligro tener amigos así……pa mí que éstos ya venían más que hidrataos de casa y tú no te diste ni cuenta….saludos desde Asturias.

  • Agustín, el de las mil vidas. Cada post muestra una de tus vidas.
    Es una maravilla. Por cierto, puedes recomendarme a tu agente
    literaria? Estoy buscando representante para comercializar en el extranjero mi última novela “RECUERDOS” (Novela histórica de amor, toros, política y periodismo en el siglo XIX) que se va a publicar esta primavera. Me he informado y me dicen que es obligatorio tener un agente literario para publicar fuera de España.

Responder a forneas Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer