Cómo triunfar en una fiesta

Eleonora Cubertalia fue la socialité más famosa de su tiempo gracias a su gran magnetismo. Ni las cucharas se le resistían.

Eleonora Cubertalia fue la socialité más famosa de su tiempo gracias a su gran magnetismo. Ni las cucharas se le resistían.

 

¿Quieres triunfar en una fiesta? ¿Necesitas pistas sobre cómo comportarte o qué llevar? ¿Cansad@ de destacar menos que el ficus? ¡Toma nota! Años de empirismo han revelado las claves.

 

Peter Güisquidik conquistó a docenas de chicas gracias a su maravillosa sonrisa, que le servía para evitar que se fijasen en su hernia

Peter Güisquidik conquistó a docenas de chicas gracias a su maravillosa sonrisa, que le servía para evitar que se fijasen en su hernia

 

Sonríe. Nada peor que parecer altiv@ o sos@. No quieres parecer una persona indignada de la vida, ¿verdad?, ¡pues muestra tu comedor! Y si eres tímid@ y se nota, mejor, eso tiene mucho gancho.

 

Los Smithson-Smithson nunca sabían si en la fiesta haría frío o calor, así que cada uno iba de una estación. Así se aseguraban al menos el 50% de acierto.

Los Smithson-Smithson nunca sabían si en la fiesta haría frío o calor, así que cada uno iba de una estación. De este modo se aseguraban al menos el 50% de acierto.

 

Elige bien tu vestuario. Lleva algo que te distinga (a poder ser, positivamente). Pero sobre todo cúrrate la parte de arriba porque recuerda: entre la multitud ni tus zapatos ni tu falda o pantalón se verán, por muy especiales que sean. Lo siento, pero es verdad.

 

Cansada de que la acusaran de mostrar demasiado su anatomía, Otoñalia Selenagomes juró que por siempre jamás iría a las fiestas tapada y de paño, así fuera verano. Su método no era práctico, pero adelgazaba una barbaridad.

Cansada de que la acusaran de mostrar demasiado su anatomía, Otoñalia Selenagomes juró que por siempre jamás iría a las fiestas tapada y de paño, así fuera verano. Su método no era práctico, pero adelgazaba una barbaridad.

 

Si optas por mostrar anatomía, elige: arriba o abajo. Nunca recortes de ambos extremos, que para eso ya está el Gobierno. Si pese a todo quieres enseñar lo máximo posible, evita dorados, lycras o tornasolados. O invéntate un gen ruso.

 

Los hermanos Pinzones von Gotham se tomaban demasiado en serio lo de llevar algún detallito a las fiestas. A ésta llevaron globos, pero una vez fueron apisonadoras.

Los hermanos Pinzones von Gotham se tomaban demasiado en serio lo de llevar algún detallito a las fiestas. A ésta llevaron globos, pero una vez fueron apisonadoras.

 

Lleva un detalle. No te presentes con las manos vacías (y aquí no vale remitirse al punto anterior). No hace falta que sea algo caro, pero sí que se note que lo has pensado.

 

En algunas ciudades dormitorio de Mississippí la putivuelta evolucionó a formas más complejas. Aquí observamos la ensaladillarusavuelta, en la fiesta de los Mitocondry von Lab.

En algunas ciudades dormitorio de Mississippí la putivuelta evolucionó a formas más complejas. Aquí observamos la ensaladillarusavuelta, en la fiesta de los Mitocondry von Lab.

 

La putivuelta. Esto es clave. No te quedes toda la noche en el mismo sitio. Si los barcos pesqueros se mueven en busca del mejor banco de peces, tú también. Recorre el espacio las veces que haga falta. Pero hazlo con gracia.

 

A Rob Lowewe-Ahá-Lowewe siempre le sucedía lo mismo: como no se movía no se enteraba cuando le quitaban las sodas (o la cartera)

A Rob Lowewe-Ahá-Lowewe siempre le sucedía lo mismo: como no se movía no se enteraba cuando le quitaban las sodas (o la cartera)

 

Apartheid NO. Recuerda que por suerte fue abolido. Así que evita aislarte del resto de la gente, o centrarte únicamente en una persona. No te cierres oportunidades y piensa que has ido a socializarte.

 

En las fiestas de la Clínica de Deshabituación Nuestra Señora del Agua del Carmen eran frecuentes los Role Playing que imitaban fiestas plagaditas de alcohol. Aquí una escena.

En las terapias de la Clínica de Deshabituación “Nuestra Señora del Agua del Carmen” eran frecuentes los Role Playing que imitaban fiestas plagaditas de alcohol. Aquí una escena.

 

Bebe. Si no tienes contraindicación médica, bebe. Pero con moderación. La gente que no bebe genera suspicacia. Además, destensa. Si tu problema es que destensas demasiado, ten un cómplice en la fiesta que te ayude a frenar antes de mutar en Sue Ellen, o que se asegure que llegues a casa en un estado aceptable.

 

Los eventos en el Hogar de los Fordynayers eran muy aplaudidos. Su éxito: inventaron los cubitos de hielo con sales de fruta incorporadas.

Los eventos en el Hogar de los Fordynayers eran muy aplaudidos. Su éxito: inventaron los cubitos de hielo con sales de fruta incorporadas.

 

Come. La gente que no come  -por mucho que se lleve la delgadez- no gusta. Pero no te pases, a no ser que sea un entrenamiento para el IMSERSO. Evita digestiones difíciles y vigila con los alimentos que puedan dejar restos en los dientes. Fotos y espinacas son malos aliados. Si llevas ortodoncia olvida el paté.

 

En Oslo tuvo muy buena acogida la fiesta para rarunos asociales que organizó María Autistav de Norvége. La que más disfrutó fue la televisión.

En Oslo tuvo muy buena acogida la fiesta para rarunos asociales que organizó María Autistav de Norvége. La que más disfrutó fue la televisión.

 

Habla. Ok, ir de Gioconda también puede servirte, pero da más juego si hablas. Halaga sinceramente a otras personas. No mientas (ni sobre ti ni sobre los demás). Pregunta. Si es la primera vez que vas a un sitio, infórmate antes del anfitrión o el contexto (tendrás bazas y minimizarás sentirte fuera de lugar). ¡Y cuida tu vocabulario!

 

Falconetta Mutis era tan tímida que desarrolló un sistema de clonación para practicar cómodamente consigo misma la interacción social. Y de paso veía cómo le sentaban otros vestidos.

Falconetta Mutis era tan tímida que desarrolló un sistema de clonación para practicar cómodamente consigo misma la interacción social. Y de paso veía cómo le sentaban otros vestidos.

 

Como dice una amiga: hay gente que se descubre y gente a la que hay que descubrir. Busca situarte en la postura media. Si notas que estás hablando demasiado de ti mism@, aunque sea un tema fascinante, para.

 

Cansados de que les gorronearan tabaco, los Winstonobel instalaron armas láser en las lámparas que fulminaban a cualquiera que les pidiese un cigarrillo. Fue efectivo, pero generaba mucho humo.

Cansados de que les gorronearan tabaco, los Winstonobel instalaron armas láser en las lámparas que fulminaban a cualquiera que les pidiese un cigarrillo. Fue efectivo, pero generaba mucho humo.

 

Si fumas, lleva tabaco de sobra (seguro que alguien te pedirá) y localiza la zona de fumadores (uno de los mejores lugares para conocer gente). Si no fumas, lleva caramelos. Los chicles están absolutamente prohibidos, a no ser que seas la única persona en el mundo que sea capaz de mascarlos sin resultar vulgar (además te ahorras el buscar dónde tirarlo después).

 

Las trillizas Saltleiksiti nunca iban a una fiesta separadas. Dicen que porque les impactó demasiado Los Ángeles de Charlie.

Las trillizas Saltleiksiti nunca iban a una fiesta separadas. Dicen que porque les impactó demasiado Los Ángeles de Charlie.

 

Kit de supervivencia. Colirio, ibuprofenos, antihistamínico y Almax pueden resultar muy útiles, y no sólo a ti. Echar un cable a alguien necesitado en la fiesta también te dará puntos. Y si eres muy optimista, echa preservativos.

 

Los Aspirin-Fernández tenían muy mala baba. Muestra de ello era su menú de marisco cuando sabían que alguno era alérgico.

Los Aspirin-Fernández tenían muy mala baba. Muestra de ello era su famoso menú de marisco cuando sabían que alguno era alérgico.

 

Lleva tarjetas de contacto. Si no tienes, hazte unas que “hablen bien de ti”. Y no te cortes, entrégalas. En estos tiempos incluso los mejores contactos profesionales pueden surgir en eventos lúdicos.

Tan importante como la llegada a una fiesta es la partida. Por ello los Verdi Verdi disponían de un coche preparado para camuflarse entre los bosques por si tenían que salir de incógnito.

Tan importante como la llegada a una fiesta es la partida. Por ello los Verdi Verdi disponían de un coche preparado para camuflarse entre los bosques por si tenían que salir de incógnito.

 

¡A triunfar! 

¡Y a ser muy felices!

Puedo prometer y prometo que la camiseta se ve más heavy a causa del flash.

Puedo prometer y prometo que la camiseta se ve más heavy a causa del flash. Imagen de una de las últimas fiestas a las que fuimos (en honor a unos diseñadores, de ahí el derroche de barroquismo)

 

¡Nos vemos  en Instagram 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer