COREAsidades

Sintiéndome Julio Iglesias en Seúl.

 

Corea del Sur es un país fascinante, precioso, lleno de gente amable (y guapísima). Y, como otros vecinos suyos asiáticos, con unos puntos freakys geniales.

.

Este monje leía el GQ. Palabra.

Visitar sus templos es una experiencia única. Encontrarte a un monje desayunando a tu lado en una cafetería leyendo un GQ con Fassbender en portada (¿sería el número dedicado a “cómo ser un Lama Hot”?) o a una monja espartana que de repente, en un momento y paisaje idílicos, saca el móvil y se pone a hablar (¿una llamada divina?) no tiene precio.

.

Idílica composición de monja sintiendo la Llamada Divina

Sin salir del tema “templo”,  cosas que se pueden hacer en un recinto sagrado, un-dos-tres-responda-otra-vez: pasear junto a tu pareja mientras vas vestido exactamente igual que ella; ponerte en forma haciendo trekking con un brío de vértigo aunque tengas 150 años; o maquillarte y enviar un whatsapp en una sala de meditación (lástima que de eso no tenga fotos).

.

Mi amiga Susana dice que en China es igual. Que tome nota ZARA.

.

Os la pongo porque me quedó muy bonita.

 

Claro que lo de ver a chicas maquillarse anytime allí es lo más normal del mundo. Hay una preocupación por la imagen espectacular (sí, es una sociedad muy competitiva en todos los aspectos). Al cabo de un par de días ya no te sorprendes cuando ves a la gente retocándose apresuradamente antes de bajar de una montaña rusa –hombres y mujeres-, o dependientas haciéndose tirabuzones en el pelo con la plancha entre cliente y cliente.

.

Tenía que haberlo grabado.

.

Esta dependienta es fake.

 

Las tiendas de cosmética tienen horarios amplísimos, los chicos llevan bolsos más grandes que sus novias y hay publicidad de operaciones de cirugía estética por doquier.

.

¡Oferta irresistible!

.

Bonita propaganda que te encontrabas en el hotel.

 

Además es el país con más espejos en lugares públicos. Y no lo dudéis: los usan.

No tiene que ver con el texto, pero pongo esta foto porque me gusta.

.

Así no importa que vayan a bares cafetería donde todo está a la vista, como en una casa de muñecas. ¡Siempre lucen bien!

.

Cafetería fantástica en Busán.

 

A nosotros lo que nos entusiasmó es que sintieran aún más pasión por el Karaoke que en Japón. Hay a montones, y aunque entenderse con la máquina/mando infernal en hangul cuesta un poco al principio (lo mismo que con los encargados del sitio) es una gozada poder soltar unos berridos mientras oyes a las gentes de las habitaciones de al lado desgañitarse en coreano.

.

Máquina programadora del infierno.

.

Dándolo TODO por Mocedades. Qué raro que no hubiese Camela.

 

Por cierto, la canción “Eres tú” de Mocedades estaba en todos los karaokes (aunque allí no es “el trigo de mi pan” sino “el trigo de mi pen”), e incluso nos la pusieron en un bar restaurante de montaña. Para flipar.

.

Nuestra amiga Lucía dice que allí Mocedades no tiene "pan" sino "pen drives"

 

Y hablando de bares y restaurantes, los hay, claro está, de todo tipo. Pero nuestras preferencias siempre fueron los locales populares, donde nos trataban más que bien y en los que frecuentemente la comida iba más allá de lo picante (excepto el pulpo, alimento que les encanta).

.

Galletas de "KK". Tampoco eran picantes. Muy ricas.

.

PITICLI no quiso probar las larvas :_(

 

.

Con una cocinera súper maja que nos preparó un marisco de rechupete.

.

¡Sabrosas chips sabor a pulpo! ¿Para cuándo en Galicia?

.

Si no vas a Mc Do, Mc Do va a ti.

 

No obstante, sí vale la pena destacar la bonita experiencia que es visitar el Hello Kitty Café de Seúl, y su lavabo (unisex) en particular. Hacer tus necesidades en el templo acolchado de la gatita roza lo bizarro.

.

Dulces sueños y empacho de rosa.

.

El WC inquietante.

 

Quizá deba aclarar que  la pasión por Hello Kitty en Corea del Sur es tal que han desarrollado merchandisings irreales. Vamos, que puedes encontrar incluso cuchillos jamoneros oficiales.

.

Molaría que los usara Arguiñano.

 

En la misma línea está la devoción por Doraemon o Totoro (de los que me declaro fan). Barbie, en cambio, está un poco desplazada, pero al menos sí puedes encontrar su maravillosa gama de tintes en los grandes almacenes.

.

Mi paraguas.

.

Mis amigos opinan que, SIN DUDA, hay que usar el de Barbie.

 

Quienes apenas usan tinte son los ancianos. Lucen unos cabellos blancos preciosos y son absolutamente activos físicamente. Nunca había visto a tanta gente mayor haciendo trekking, jugando a damas en los parques (hay tantos que parece Jurassic Park) o realizando abdominales, flexiones y sentadillas en una sauna (por cierto, el pudor es un tema totalmente desconocido en Corea del Sur, y lo aplaudo).

.

Jurassic Park.

 

Claro que tanto se esfuerza la gente allí que no es extraño encontrarse a personas dormidas en las situaciones más atípicas. Los que soban en el metro son un clásico. Lo que no esperábamos era encontrar a padres con hijos hechos polvo en un banco de un parque de atracciones.

.

Clásica imitación de "the ring" en el metro.

.

Este banco está ocupado por un padre y un hijo...

 

Habréis comprobado que hablo bastante de los parques de atracciones… es que… bueno, finalmente no fuimos a pernoctar al templo budista (sólo lo visitamos) y decidimos, en cambio, ir al Lotte World (equivalente a su Disney World) y de Shopping.

.

Aquí es donde fuimos al final...

.

Sorpresa en el parque.

 

En el Lotte (el parque de atracciones cubierto más grande del mundo) lo pasamos genial. Había una plaza dedicada a Barcelona e incluso atracciones inspiradas en una España llena de bucaneros y de Simbad el marino (allí Sind Bad, y parecía andaluz).

.

Juguetes que vendían en el parque. Ojo a la metralleta descontextualizada.

 

En cuanto al Shopping… bueno, es una de las aficiones preferidas del país. Hay infinidad de opciones y encima tuvimos la sorpresa de que nos pararon un par de veces los cazatendencias para fotografiarnos en el barrio de Gangnam (sí, el de la canción).

.

Estos dependientes eran unos guasones.

.

Uno de los momentazos de la tarde.

 

Aunque he de decir que no sólo en Gangnam causamos furor. En algunas de nuestras excursiones (especialmente en zonas rurales) los escolares nos trataban como si fuéramos un cóctel irresistible entre Xuxa y Justin Bieber.

.

Ni José Luis Perales con sus niños cantores.

 

Es justo decir, además, que la fascinación ha sido recíproca. He / hemos vuelto enamorados de sus gentes, de sus paisajes, de su capacidad de superación y de disfrute. Ha sido un viaje maravilloso. ¡GRACIAS!

.

Haciendo amigos desde la primera noche.

 

En fin, termino con una de las magníficas reflexiones de la Musa Tímida:

“¿Corea del Sur no es donde los chavales tienen tanta presión con los estudios? Pues yo creo que lo que habría que hacer es un convenio entre Corea del Sur y España, por el que grupos de diez jóvenes suyos viniesen aquí y diez de los nuestros fuesen allí. Así los suyos nos aportarían sus capacidades en un clima más relajado para ellos, y mientras a ver si nos espabilan un poco a los nuestros”.

Hasta la próxima 🙂

.

El fantástico turismo rural de Gyeongju.

 

¡Sed muy felices! (y que nos quiten lo bailao).

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer