Mi Verano en Barcelona

Incluso Batman viene a BCN 🙂

 

Barcelona en verano me gusta, por ejemplo, porque…

 

Concierto nocturno en La Pedrera

De noche puedes tomarte una copa de cava mientras recorres la Pedrera o la Casa Batlló al ritmo de la música en vivo que tocan en sus terrazas, y sientes que has superado la fantasía de Woody Allen.

 

Momentos impaguéibols

Los museos de la ciudad programan un montón de exposiciones y amplían su horario de visitas. Así, puedes ir un domingo tarde al Caixa Forum, y al salir encontrarte frente a las fuentes de Montjuïc iluminadas + el Pabellón Mies Van der Rohe envuelto en una estética de cine total. La piel de gallina.

 

Os aseguro que a mí me siguen emocionando

Descubres pequeños tesoros en forma de restaurante como el Red Ant (y vuelves una y otra vez para disfrutar de su Mapo Tofu o su Crumble de Yogurt con té verde), y de repente no sabes si quieres divulgarlo o reservarlo sólo para ti.

 

¡Somos fans totales del Red Ant!

Es la época del Festival Grec, y pese a que siempre hay un montón de propuestas atractivas, no hay nada comparable a ir a un espectáculo en su teatro griego. Subir a la montaña, pasear por los jardines y disfrutar de un concierto o una obra de teatro como si estuvieses en Epidauro es orgásmico.

Más contentos que un ocho en el Grec

Disfrutas de charlas sin prisa con amigos mientras las horas se alargan en terrazas tan bonitas como la del PISAMORENA, donde los precios siguen siendo de barrio, el trato estupendo y las bravas y el vermouth exquisitos. O en decorados tan extraordinarios como la terraza del W al atardecer, con una copa de vino rosado mientras contemplas cómo el sol se pone desde el mar.

 

Cualquier día nos dan el carné del Pisamorena

A la hora que quieras (haga sol o haga luna) puedes irte a la Barceloneta, a tomar un baño estupendo, mezclado con gentes de todo el mundo (incluida la del barrio). Y al marcharte, regalarte un helado de roquefort con nueces (acompañado de manzana o dulce de leche).

 

La Barceloneta desde el W

Si te apetece dejar a un lado la comida fusión te puedes ir al magnífico Mercado de Santa Caterina, y en sus Cuines refrescarte entre plantas y arquitectura industrial mientras te comes unos huevos rotos con foie, unas verduras al carbón con torta del casar, o lo mejor de la cocina catalana.

 

Lo suyo, además, es compartir mesa con "foreigners"

Hay muchas opciones para ver cine al aire libre. En la playa, en los parques, en las plazas… pero ninguna como la Sala Montjuïch, con su concierto antes de la función, su pantalla en el foso del castillo, y la tradición de cenar de picnic durante la proyección. Subir una noche calurosa de verano, tener que ponerte manga larga, compartir platos con amigos, y bajar contemplando la ciudad desde lo alto es impagable.

 

PITICLI dice que un verano sin Sala Montjuïc no es verano

 

Puedes dejarte llevar por un impulso –conteniendo tus miedos- y probar el Paddle Surf. Subido en la tabla, a doscientos metros de la costa, las vistas son una gozada, la sintonía con el mar increíble, y las agujetas al día siguiente de órdago. Pero repetirías.

 

A nosotros nos tocó un día de más oleaje :-S

Hay montones de personas de todas las edades yendo de un lado a otro en patines, skate o bicicleta. Y claro, te animas a imitarles. Recordemos que desde hace un tiempo la ciudad está adecuada para ir en bicicleta y sólo Ámsterdam la supera en Europa.

 

Fotaca afanada del fotolog de a dos pasitos

Viven tantos italianos que ya no es difícil encontrar un lugar donde sirvan un buen SPRITZ. El último que probamos, en Casa Paco.

 

A PITICLI le gusta más el negroni (¿irá con segundas?)

Sigue habiendo oasis céntricos casi desconocidos por los turistas. Como la bonita plaza de Sant Pere, con su iglesia, sus fachadas italianizadas, su farola-fuente modernista… y el restaurante LA CANDELA, en el que cenar piruletas de calamar con butifarra mientras te reencuentras con amigos y evocas la lluvia tropical.

 

Ciertamente el emplazamiento de La Candela es insuperable

Alguien te avisa de que en el bar de debajo de tu casa (ése al que tantas veces vas porque te encantan sus dumplings) está cenando el mismísimo Ferran Adrià. Y descubres que en tu propio barrio pasan cosas, y que no te hacía falta ir a El Bulli.

 

Aspecto de El Mosquito desde fuera

Si te apetece pasar un día divertido con tus ahijados y no quieres quedarte en la ciudad, no hace falta irte muy lejos. El pasado domingo estuvimos en la Isla Fantasía y no recordaba habérmelo pasado tan bien tirándome por toboganes acuáticos en años.

 

Hay que reconocer que quien hizo esta foto le dio un aire Kubrik al parque sorprendente

¡Y encima siempre hay algún amigo que recala en la ciudad durante sus vacaciones 🙂 !

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=knXxurBWKvQ[/youtube]

Para que luego me pregunten si me desagrada tener que trabajar / pasar el agosto en Barcelona.

 

Hay que reconocer que Mariscal y Barcelona se complementan

¡Sed muy Felices!

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer