Kimonos y Aperitivos

     Yo, que me creo muy listo, pienso que lo sé todo y luego me doy cuenta que no. Lo que pasa es que hasta que reconozco que no ostento la verdad absoluta ya ha habido tres golpes de Estado en el Mundo y Bisbal ha creado doce mil trescientos trending toppics.

     Menos mal que PITICLI sabe esperar sin enviarme directamente a la porra –sospecho que porque no sabe cocinar y yo sí- hasta contemplar cómo le tengo que dar la razón.

     ¿Existe algo más gustoso que TENER la RAZÓN? Lo dudo (excepto que estemos hablando del diario y entonces ganaría cualquier catálogo del sex shop).

     Y añadiría: ¿hay algo mejor que hacer feliz a los demás? –no respondáis libremente y decid “sí” directamente.

     Pues PITICLI ha aunado ambos éxitos de la humanidad en mi persona. ¿Cómo? Sorprendiéndome para mi cumpleaños con un viaje a (mi) medida.

     Yo, que me quejaba de que no conocía mis gustos. Yo, que cuando me dijo que mi regalo era un viaje ME RECREÉ DICIENDO QUE HABÍA DESCUBIERTO –porque yo me creía muy avispado, recordad- QUE ERA A MALLORCA.

     Yo tuve que callar la boca cuando estuve en el aeropuerto.

     Menos mal que mientras estaba preparando la maleta me sugirió sutilmente que sacara las esparteñas y los bañadores porque “igual íbamos a un destino más urbano”. Menos mal que me fijé en la ropa que ponía en la suya (a mí ya me extrañaba que para ir a Mallorca –aunque fuera a Palma- hubiera dado tal sablazo a su VISA comprándose unos modelitos tan sofisticados).

     Y claro, cuando me dijo “por si acaso pon la ropa que usarías si te toparas con Sartorialist”me acabó de descolocar. Yo, por si acaso, preparé un maletón que ni para presentar la Gala de los MTV.

     Porque me regaló un viaje a Milán. ¡A Milán! ¡Con las ganas que YO tenía de ir a Milán!

     Y no penséis que de cualquier manera, no: había reservado un hotel estupendo y ecosostenible en una de las zonas más interesantes y alternativas de la ciudad. Había hablado con sus colegas milaneses para tener direcciones de restaurantes. Y me había comprado la guía que yo quería de la ciudad.

     Tengo que deciros que he tenido uno de los mejores cumpleaños ever. Estaba tan contento que pensaba “ay madre, voy a colapsar de tanta felicidad”. Yo, que tiendo a la acidez, pensaba que me saturaría y no podría metabolizar tanto azúcar. A punto estuve de llamar a la escritora de “El Secreto” para decirle “nena, si es por tu libro, gracias”.

     Y lo que pasa en estas situaciones: entras en un bucle. Desprendes tanta felicidad que la gente de alrededor se contagia y todo marcha no bien, sino mejor. Aunque en ocasiones me embalaba / recreaba tanto que PITICLI me decía “frénate un poco, o diles cuánto te gusta TODO cuando vayas a pagar”, porque yo, cada vez que traían un plato o me servían una bebida les soltaba  invariablemente entusiasmado y acompañado de gestos: “oh, mil gracias”, “buenísimo”, “magnífico”.

 

     Pero me tendréis que entender:

          En el hotel nos dieron una habitación con unas vistas tan espectaculares que cuando levanté la persiana por poco los ojos me hacen como a Marujita Díaz. No pude reprimir llamar inmediatamente a recepción para agradecerla. Veíamos la catedral, las cúpulas de la ciudad, y hasta el cielo con sus golondrinas desde la bañera.

          Acabé teniendo una exquisita comida de cumpleaños FAMILIAR -porque coincidió que la hermana de PITICLI y su marido (a los que adoro) estaban en la ciudad, menos mal que eran ellos y no alguien de quien quisiera huir-. Y por supuesto en el restaurante me sacaron tarta con vela de cumpleaños.

          Tanto al ir a tomar el café como al ir a hacer el aperitivo a las plazoletas de la zona los responsables de los bares no me dejaban pagar el importe íntegro sino que insistían en hacerme descuento. ( Y recordad que NO hay mejor detalle Momento Aperitivopara un catalán).

           Durante la cena de la última noche –uy, esto suena muy Jesucristo Superstar- a los camareros (y especialmente a una camarera) les caímos tan en gracia que hasta improvisaron un mini pastel de cumpleaños con vela para que soplase.

          Aunque empecé el día de mi cumpleaños en un Cementerio (PITICLI quería ir al cimetero monumentale) -yo no lo encontraba lo más hermoso y simbólico precisamente- pude conocer finalmente el 10 Corso Como, hacer el chorra por el cuadrilátero de la moda… y ponerme los modelitos más creativos que se me ocurrían porque “al fin y al cabo estaba en Milán”. Incluso me puse la falda escocesa una tarde pese al temor de que no me dejaran entrar de esa guisa a la catedral. Afortunadamente llevaba una medallita de la Virgen que me sirvió de salvoconducto (y símbolo de devoción).

      Ay, no he podido tener mejor cambio de lustro (en las estadísticas ya figuro en el grupo 36-40).

     ¡Gracias PITICLI! ¡Y gracias a todas las personas –incluidos mis cuñados 😉 – que nos hemos encontrado en la ciudad!

 

–> Aquí os algunas direcciones por si os escapáis a esa magnífica ciudad: 

 

Hotel Ariston. Más que bien situado entre navigli y Duomo. Zona alternativa con tiendas y cafés interesantes. Servicio encantador. ¡Buen desayuno y disponibilidad de bicicletas!

Trattoria Montina. Vale la pena salirse del puro centro –aunque no está lejos- para descubrir este bonito restaurante auténtico, sin trampa ni cartón, en el que comer platos sensacionales entre milaneses. Los dueños son unos personajes tremendos.

Cantina Della Vetra. Todo el mundo la conoce allí -y con razón-. Ubicada en un bonito lugar, con agradable decoración,  atendida por personal muy amable… ¡y qué platos! Al ladito de una de las zonas nocturnas más animadas.

California Bakery. De acuerdo, no es un restaurante italiano, pero es un lugar al que va la gente de la ciudad. En una plaza preciosa. Buena decoración. Estupendos bocadillos. Vale la pena observar a la gente que pasa desde su terraza.

Café Saint George. Un rinconcito idílico en mitad de una avenida concurrida. El responsable dice que sirve los mejores cafés (y croissants) de la zona, y puede que tenga razón. Vía Torino 56.

Bar Principe.En una preciosa plaza céntrica, pero alejada del bullicio, podréis codearos con los habitantes del barrio y otros personajes interesantes. Vale la pena probar su aperitivo casero (no es bufé) y sacar el Voyeur que llevamos dentro viendo a los habitantes de los palacios salir de sus casas. Piazza Sant’Alessandro.

10 Corso Como. Sí, es un clásico del diseño que aparece en todas las guías, pero no decepciona. Al contrario. Fascinante librería. Interesantísimos espacios. Hay que ir aunque sólo sea para tomarse un café viendo a los clientes en su magnífico patio – jardín.

 

 

¡Sed muy Felices!

 

 

 

PD. 1: no sé si a vosotr@s os sucede, pero a veces, tras unas horas, el efecto “está bien, no siempre tengo razón” se me pasa, y vuelvo a mi convencimiento primero. Claro, igual tampoco os he dicho que antes de salir de casa, siguiendo una intuición, había echado la guía Wallpaper de Milán “por si acaso”.

PD. 2: La otra cara de la moneda: no sabéis el estrés que me genera ahora el cumpleaños de PITICLI, que llega en menos de un mes.

 PD. 3: Lady Laca ha vuelto y avanza que en breve se presentará en Barcelona para grabar nuevos vídeos.

  • Jajajajaj! Qué guay!! Menudo es Piticli paratener ideas..y qué guay que Os hayasi encontrado con Elena..qué casualidad!

    Sois geniales, no cambieis nunca.

    Ya le puedes dar a piticli un buen regalo…

    Muuuuuuuuuuaki!

    Mari tien blog

    • Ay Belenina Mari, no sabes la presión con su regalo ahora, jaja.
      ¡Y sí, ha sido un REGALAZO!
      Te mando un besazo, bloguera mediatiquísima 🙂

  • Boni,
    ¡¡¡¡que bien que tuviste un cumple feliz, feliz!!!
    No cabe duda que la buena actitud te atrajo gente que hizo lo posible porque siguieras en ello…. aprendizaje para mí.

    Saludos.

    • ¡Hola Aidé!
      ¡Qué bien encontrarte de nuevo por aquí! ¡OLE OLE!
      Sí, la buena actitud tuvo efectos increíbles. Ojalá aprendamos a mantenerla.
      ¡Un beso y mucha felicidad para ti!

  • ¡¡¡Guau, qué super cumpleaños!!! Eso sí que es cambiar de lustro en grandeur. Me alegro mucho de que lo disfrutaras (y de que hayas decidido compartirlo con nosotros).

    Muy bien por Piticli, ¡todo el mundo debería tener su Piticli en casa!

    • JAJAJA. ¡Gracias!
      Me das una idea con eso del “pon un PITICLI en casa”. ¿Crees que lo podríamos alquilar por horas? ¿O clonarlo?
      Eres un SOL.
      ¡BESOS y gracias por tus palabras!

  • Qué guay saber cuánto te gustó el regalo, tu post transmite entusiasmo puro, y es que ser agradecido es una gran virtud!! En mi humilde opinión, que dediques tantos elogios y agradecimientos a los que te dieron un buen momento también es un regalo en sí.
    Me encanta!!! 🙂

  • Bueno HKB, Piticli te ha puesto el listón muy alto, me alegro que lo hayas disfrutado mucho, además era una gran oportunidad para llevar tu falda, nada más y nada menos que en la capital de la Moda. 😉

    • Ay, querida colega, Y TAN ALTO que ha dejado el listón. ¡Ahora no paro de pensar cómo podré estar al nivel!
      Espero que se me ocurra algo que le guste.
      Sí, tuve oportunidad de ponerme la falda, el kimono, la camisa hindú… jajaja. Y me encantó ver que allí también les sorprendí 🙂
      ¡BESOS ENORMES!

  • Qué casualidad! Yo recién estoy estrenando el día de mi cumpleaños, pero de momento … nadie me ha mandado hacer maleta alguna ni siquiera con una sola muda! ¿Seguro que con buena actitud atraeré un regalo semejante? Espera, que me voy a meter en la cama y me concentro todo lo que pueda “un viajecito a milán porfa porfa porfa”… (y si es cuenca también vale).
    Agustín … si no me cae nada parecido, al menos que hayamos coincidido en tener un día igual de feliz, aunque yo los ojos como los de marujita diaz no quiero!
    Que cumplas muchos más (igual de bien)!!
    Un abrazo.

    • ¡ANA! ¡Que tengas un día tan FELIZ como el mío! ¡O MÁS!
      Visualiza, pero sobre todo mantén ese buen carácter que transmites.
      ¡Mil gracias por tus palabras y FELICIDADES!

  • Te escribí hace unos días, pero veo que no ha salido.
    Te escribo otra vez y mil veces más. ¡NO PARES! Sigue siempre así con esa chispa que tienes tan importantes.

    • Gracias por insistir en dejar tu huella aquí, y por insistirme a mí. No sabes lo halagado que me siento y lo estimulante que resulta.
      ¡Un abrazo ENORME!

    • ¿Pero era una bufanda de Alexander Mc Queen al menos?
      Si quiere un día le tomo la palabra y hacemos cambio. Veremos qué sucedería, jaja.
      ¡BESOS!

  • Querídisimo HKB quisiera felicitarle lo primero por su 36 cumpleaños, aunque en mi cabeza solo resuena Piticli, y decirle que me alegra que disfrutará de Milan, yo estuve el año pasado y me maravillo, pero solo puedo visionar a Piticli haciendo la maleta y que me alegro de que además encontraran “casualmente” a la familia, gracias por supuesto al esfuerzo y esmero de Piticli.
    Bueno, mira, lo voy a decir más claro y más rápido: Feliz Cumpleañós Agustín. Quiiiiiiiiiiiiiierrrrrrrooooo a Piticliiiiiiiii en mi caaaaaasa!! Quiero! Quiero!!

    • JAJAJA. Creo que este regalo es la mejor campaña publicitaria que nadie pudiera imaginar. No, si PITICLI se las sabe todas, jaja.
      ¿Ahora cómo me atrevo yo a quejarme?
      Ay, Milán, a ver qué día nos vemos para hablar de sus maravillas.
      ¡Besos!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer