El Gimnasio, esa Dimensión Desconocida

Llega el verano, esa época temida en la que tu piel morena sobre la arena, tu pelo suelto ondea al viento y cuando te miro… ¿me pongo contento? Bueno,  esto último depende, ya que andamos más cargados de complejos que de adornos un árbol de Navidad en el Rockefeller Center.

Una de las respuestas habituales de la población suele ser la de apuntarse al gimnasio (incluso mi adorada ex jefa, ahora una feliz jubilada, va a uno y ha contratado como entrenadora personal a una campeona de Karate –lo que daría por verlas en acción-) pero yo, que tengo la virtud de ir al revés del mundo, llevo semanas sin ir al mismo. Y no porque no me haga falta.

Más allá de que sigo pagando, me consta que no me echan de menos, pues está más lleno que un concierto de Lady Gaga. Y puede que hasta con más freaks. Me explico…

Algunas cosas alucinantes que se pueden ver en un gimnasio

->     Cuando iba a nadar había observado que los chinos se metían en la piscina con el móvil (y hablaban por el mismo hasta que el monitor les alertaba).

->     Una amiga comentó que vio entrar en la sauna a un tipo con unas latas de cerveza (eso es ser precavido y saber evitar posibles deshidrataciones) .

->     La Súper Maestra me relataba, admirada, que junto a ella, en la elíptica, iba una mujer con burka (¿será the ultimate experience para sudar y quemar grasa?), y que al llegar al vestuario se encontró a una tipa desnuda frente a un Mac y secándose el cabello con dos secadores, uno en cada mano (¿cómo teclearía?).

->     Otra amiga explicó que en su vestuario no hay separación entre las duchas, y que tras notar un olor peculiar –y un leve ruidillo- miró a su derecha, comprobando que la chica de su lado levantaba ligeramente la pierna para permitir una de las acciones más mencionadas por Mercedes Milá (hay que decir que cuando mi amiga le indicó que dejara de evacuar la chica paró pis-o-facto).

Pero claro, frikadas aparte, ir al gimnasio también tiene sus recompensas. Sin llegar al extremo de esas chicas que invierten todo su dinero en la matrícula de los gimnasios más exclusivos de la zona alta para encontrar marido (cierto), la sensación de liberar estrés y volver a casa con las carnes prietas es muy gratificante (por no hablar de la sensación de pagar el gimnasio para algo).

Recordemos, además, que a falta de otras virtudes, un buen cuerpo os puede solucionar la vida. Imagino que sabéis que hay más trabajo para estrippers que para investigadores en nuestro país.

De hecho, y aun a riesgo de plagio, os voy a confesar un negocio que la Musa Tímida quiere montar: strippers que mientras se desnuden corten, profesionalmente, jamón.

La Musa dice que unir comida y erotismo siempre ha funcionado, y que a todo el mundo le gusta el jamón.

A mí me parece una idea sensacional, y que podría ampliarse con strippers que supiesen escanciar sidra.

Ahora de lo que se trata es de hacer el casting. Yo creo que encontraremos muchos candidatos, puesto que este año da la sensación de que medio mundo se hubiera confabulado para mutar durante el invierno para mostrarse imponente por estas fechas.

Tanto es así que PITICLI, todavía en shock, dice que este año iremos a la playa sólo por la noche. Espero que no nos pase como a Dinio.

 

Disfrutad y… ¡sed muy felices!

 

Pd. Como alguien intente montar el negocio de los strippers antes que nosotros le caerá una demanda por plagio que ni las de Mila Ximenes 🙂

 

🙂 Grupo de Hong Kong Blues en FACEBOOK.

 

  • Mi gimnasio tiene 3 pisos, 6 clases y solárium, así que las posibilidades de encontrarte especímenes peculiares se multiplican. Aun así a mi me gusta, voy casi a diario y presumo de aquello de “a mi lo que me echen”, lo mismo TBC, que steps, que spinning…así que ayer probé una nueva clase “abdominales con entrenador personal”, llegar allí y ver 12 tíos mazas tendría que haberme desanimado, pero me quedé…esta mañana no podía ni levantarme de las agujetas…eso si se me está quedando un cuerpo de stripper…pero no sé cortar jamón..y claro lo de hacer ensaladas suena menos erótico…¿verdad?

  • “podría ampliarse con strippers que supiesen escanciar sidra.” >> Piticli te hizo ya una demostración y de allí sale la idea??
    Algo que no cuesta dinero: aceptarse tal y como un@ es, sin la dictadura de la imagen. Y tu eres un bombón!!!

    • Me gusta lo que dices: nada como aceptarse tal y como un@ es. ¡Así se habla!
      Aunque a veces sí cuesta dinero (terapeutas dixit, jaja)
      Y no, PITICLI no sabe escanciar sidra… y mejor que no lo intente en mitad de un show, jaja.
      ¡BESOS MUSA!

  • Astur-strippers YA!! qué gran idea…
    El gimnasio es la obligación más tonta que nos hemos impuesto. Sufrimos y encima pagamos por ello, tanto si vamos como si no! y te lo dice una que en 6 años de gimnasio habrá amortizado escasamente 6 meses…
    Ay qué borregos que somos…
    Astur-strippers YA!!!!!!!!!!!!!
    (me he reído en voz alta con el pis-i-facto… :-D)
    Buen finde churri

    • Jajaja, un día podríamos hacer un listado de obligaciones absurders… y no acabaríamos!
      Hubiera estado bien transcribir textualmente la reacción y comentarios de nuestra amiga cuando descubrió el dorado gesto de la compi…
      ¡Vivan los trippers temáticos!
      ¡Viva TÚ!

  • Yo solo me apunté a un gimnasio una temporada hace tiempo. No podía soportar las conversaciones sobre cirujanos plásticos de la mama y de Universidades privadas ( cual era la mejor), en personas que aprobaron la ESO con esfuerzo. Así que intento mantener mi cuerpo serrano, con jamón idem y corriendo cuando puedo…además de otros trucos ;-). Un beso!

    • JAJAJA, me ha encantado lo de la ESO con esfuerzo. ¿Será ése el único esfuerzo que queda ya en nuestra sociedad?
      ¡Viva el JAMÓN!
      ¡Viva TÚ!
      Me encantas.

    • Jajaja. ¿Se puede ser más claro? Lo dudo.
      Me has sorprendido con lo de tus hábitos en el domicilio. Me gusta. Y he de confesarte que yo también sigo tu ejemplo.
      Un abrazo INMENSO.

  • Pues creo que al gimnasio se puede ir sin caer en el tópico. Aunque es verdad que es la presión social y la tiranía de la imagen como valor que nos llevan a apuntarnos.

    Y sí, este verano se presenta muy duro. Ha llegado el momento del burka playero…

    • Me gusta tu actitud.Ésa es la idea (referente al gimnasio, sobre todo, jaja).
      Oye, imagino que no hay que confundir burka playero con burkini, ¿no? Más que nada porque este último marca mucho…
      ¡Besos!

    • Sí, no te preocupes, ya vi que sin querer habías escrito ambos en la misma entrada. ¡Pero la intención es lo que cuenta!
      Y es fenomenal saberte ahí.
      ¡BESOS!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer