Gastando bajo la Lluvia

     “Si el dinero no te da la felicidad es que no lo estás gastando bien”. La Musa Escritora me dijo esta frase la otra tarde y me pareció fantástica.

     ¡Ay, el vil metal! (¡toma topicazo! ¡Parezco una zarzuela!)

     Ahora que ha pasado el sorteo especial del once de noviembre, allá donde vayas el tema es “con lo que habría hecho yo si me hubiera tocado…”. Y es que no el pedazo de premio no era para menos. Curiosamente todo el mundo pensó que le tocaría a él, y aunque hubo muchas ideas de utilización del premio, como no podía ser de otro modo una de las mejores respuestas a “¿Qué hubiera sucedido si hubiera ganado el dinero?” fue la de la Musa “S”. Reproduzco:

          “Lo primero, dejaría de trabajar, claro, pero acto seguido lo segundo sería irme a un hotel de muchísimas estrellas A PENSAR. Nada de viajes. No, no, y no. A un hotelazo cerca, sin tener que tomar ningún avión. Y allí, frente al mar -a poder ser-, empezar a decidir en qué lo gastaría y adónde viajaría (porque recorrería medio mundo, está claro, y siempre en alojamientos finos, que no quiero nada de **erdas). Pero mientras pienso la ruta, que me masajeen, me exfolien, me estiren, y me traiga la comida un mayordomo con guantes (siempre mejor con guantes) en un carrito de esos monísimos.

      Si eso no es una respuesta fundamentada y contundente que baje Budha y lo vea.

      La Musa “S” tiene clarísimo cómo emplearía el dinero, pero no es la única. Y hay quien ya lo ha dado por muy bien gastado. Uno de los ejemplos más fascinantes es el del jefe de una amiga, quien para SU cumpleaños regaló unos pechos a SU mujer. Y el hombre más contento que si se hubiera auto regalado la play. Espero que si se separan y llega el momento de repartir los regalos ella se quede con las prótesis… o no.

     Otro magnífico ejemplo de empleo del dinero es el de un amigo, que consiguió no sólo invertir estupendamente en felicidad, sino también romper todos los récords conocidos del ahorro. Me explico: hace unos días se fue a Disneyland con su mujer y los críos. PITICLI, que conoce bien el lugar, no paraba de decir que se iban a gastar una fortuna por ser Halloween, que le cobrarín simplemente por respirar… y se lamentaba de no haber podido orientarles en cuanto a fechas, descuentos, etc.

     Lo que PITICLI no sabía es que dicho amigo y su mujer forman un dúo formidable Anti Crisis. O lo que es lo mismo: gracias a provisiones ocultas y audaces reclamaciones… ¡lograron pasar 48 horas en el Mundo Disney sin gastar ni un céntimo!

     ¡Por Dios, que les den la cátedra de Economía y el Ministerio de ídem  YA!

     No quiero ni pensar qué hubiera sucedido de haber nacido en Colombia en vez de Cataluña… Nada, nada, son mis ídolos. Y es que el amigo ya ha lanzado un futuro reto: se ha propuesto volver con dinero la próxima vez -y seguro que lo consigue-.

     Cómo me gustaría tener sus súper poderes. Porque yo, tras un año un tanto peculiar, me he dado cuenta de una cosa: hay quien vive por encima del bien y del mal, ¿no? pues bien, yo vivo por encima de mis posibilidades –al menos, de momento-.

     Y recalco “de momento” porque como leo una y otra vez que la Ley de la Atracción dice que para convertirse en un RICO hay que vivir (y gastar) como un RICO (disfrutando de cada vez que adquieres algo) pues yo a rajatabla.

     Tan a rajatabla que cualquier día me van a atacar los pajarillos de la VISA cual nueva versión de la película de Hitchcock. Ya estoy viendo la escena: yo, paseando por un pueblo idílico y lejano, a punto de adquirir algo tan imprescindible como mi camisa número 50.000, cuando el bolsillo delantero de mi pantalón empieza a vibrar. Tras el sofoco inicial, y ante la sorpresa de todos, una bandada de palomitas plateadas y furiosas se desprende de sus correspondientes tarjetas con cara de mala leche (o alpiste) y me obliga a refugiarme en una cabina de teléfono. Pero como ya no quedan cabinas de las cerradas y todo el mundo utiliza el whatsapp, me dejan hecho un colador…

     Ay, esta visión me ha dejado un tanto desasosegado… ¿Tendré que frenar mi nivel de gastos? ¿Tendré que hacer como una compañera de trabajo, que cuando le regalaron EL SECRETO, automáticamente fue a la tienda a cambiarlo por una novela al considerarlo un timo?

     No sé qué hacer, no sé qué hacer. Porque yo gastarlo con placer lo gasto, pero no veo que se reproduzca el dinero, sino los gastos.

     Ni siquiera el hecho de no fumar me permite ahorrar demasiado. Sin ir más lejos hoy me saltó el botón del pantalón en el autobús (no sufráis, no hubo ningún herido) a causa del nuevo perímetro que está adquiriendo mi cintura. Así que lo que me ahorro en nicotina lo terminaré supliendo con ropa nueva o arreglos de la antigua. Por suerte tengo a Manoli que me lo apaña todo bien y barato. Pero no es plan. No puedo cambiar de talla, aunque sólo sea para poder ponerme el KILT escocés que he adquirido por Internet (y que confirma lo que dice PITICLI: “es que ya no sabes qué comprarte”).

     Por cierto, todo esto me recuerda a algo que le sucedió a la Musa Mexicana hace poco. Ella explica que iba caminando cuando notó una molestia a la altura de la cintura. Por encima de la falda asomaba un hilo, y como parecía esto la causa, tiró de él fuertemente. ¡Tanto que la costura se deshizo y su ropa interior cayó automáticamente al suelo en mitad de la calle!

     La Musa dice que consiguió salir airosa (y aireada, imagino) de la situación. Lo que no sé es si una vez descubierto el truco lo va a utilizar en próximas ocasiones…

     En todo caso, ella, que ha sido productora y sabe administrar muy bien el dinero, no sólo adquirió rápidamente ropa interior de repuesto, sino que nos demostró también cómo se emplea de forma inmejorable el dinero: colaborando con la mejora y mantenimiento del Centro Cultural El Tecolote, un oasis de paz y cultura en mitad de una zona fuertemente castigada.

     A mí, ironías de la vida, me encargaron “ilustrar” sobre redes sociales a uno de los líderes naturales del Centro y lo que descubrí es que aquel chaval de veinte años era tan sabio que lo único que yo podía hacer, honestamente, era aprender de él. Así que como por suerte me di cuenta pronto de ese detalle, le canjeé mi lección por invitarle a tomar un SPRITZ mientras me enseñaba él a mí. Y tan contentos los dos.

     Pero bueno, volviendo al tema del gasto, yo no pienso desistir. Ni en seguir sin fumar ni en dejar de invocar a la riqueza. Y si me preocupa el tener deudas, haré caso de los consejos de la presidenta de mi comunidad de vecinos, que es una argentina adorable que siempre dice: “¡Endéudense ahora, ché! ¡Éste es el momento, ante una posible depreciación de la moneda! ¡Háganme caso, que nosotros sabemos de esto!”

     Ahora que lo pienso, no sé si es la mejor persona para hacerse cargo de la Comunidad…

     Claro que como decía Keynes (y también el amigo que fue a Disneyland): si le debes un euro al banco, tendrás un problema, pero si le debes un millón, el problema será del banco”.

      Total, que pese a que en Cataluña se dice “que la mejor lotería es el ahorro y la economía”, de un tiempo a esta parte yo creo que el dinero está para gastarlo y disfrutarlo (con cabeza, ojo), que nunca sabes qué va a suceder.

     Por eso, y por aquello de “que nos quiten lo bailado” el fin de semana pasado nos fuimos a celebrar nuestro quinto aniversario a un lugar fantástico y absolutamente recomendable: El Hospes Villa Paulita.

     Una casa señorial con SPA frente a un lago, cuyas habitaciones disponen de bañeras que miden dos días y un amanecer. Sin palabras.

     Y para la cena de celebración, El bistrot d’en Sebas, en un entorno espectacular (la llegada a la masía, de noche, recuerda a “Eyes wide shut”). Sus huevos a baja temperatura con espuma de patata, foie y aroma de trufa son indescriptibles.

     Claro que por eso puede ser que me salte el botón del pantalón… menos mal que ya volvemos a nuestra dieta cuasi vegetariana / flexitariana.

     Y como varias personas me han pedido que hable de cuáles son nuestros restaurantes vegetarianos preferidos, ahí van:

           GOVINDA. Todo un clásico. Muy, muy céntrico. Su decoración es muy interesante, y su comida riquísima. Cuesta creer que sean ciertos sus canelones de foie vegetal, por ejemplo.

          ATZAVARA. Nuestro último descubrimiento. En el Eixample. Platos creativos y sorprendentes. Y cuando digo sorprendente me refiero, por ejemplo, a sus filetes de micro proteínas. Nunca probé nada igual.

          ORGANIC. Un local muy newyorkino con un menú estupendo. En el bufé de primeros encontraréis una crema (¿de manzana a la parrilla con ajo?) totalmente adictiva. Para beber, nada como su bebida de cola orgánica.

 En fin, a disfrutar mucho de TODO… ¡y a ser muy felices!

  • Hola Kongky!! Como siempre, divertidísimo!!! COnozco los tres restaurantes que comentas. Mira, mañana voy a hablar sobre la dieta flexitariana!!! Ay, el dinero, el dinero… que quieres que te diga… que no da la felicidad, pero ayuda mucho… jejejeje…. Y en cuanto al secreto.. a mi no me gustó nada… 🙁 Besos guapísimo!!!

  • Por cierto, Marta P soy yo.. tu compi de blog (Gemma)… Consecuencias de que mi pobre ordenador “pase por tantas manos”… Ains… Besos!!!

    • Jajaja. Gracias, GemMartaP. Qué gracia lo de tu nueva identidad 😉
      ¡Me ha encantado verte “por aquí”! Y tomo nota de tu próximo post, que tan de cerca me toca…
      ¡Besos!

  • Gastar, gastar, gasta sin parar… gastar y gastar y vuelta a empezar!!!
    Que gran e innecesario placer. Pero en fin, doy fe de que la sociedad hipertrofiada capitalisticamente hablando ha hecho una gran labor: soy un consumidor consciente y disfruto de gastar dinero, el que tengo y el que me deja VISA… quién está libre de culpa? El que lo esté que tire el primer extracto!!!

    Enhorabuena por tu aniversario. El hotel se ve estupendo así como los restaurantes que recomiendas, pero claro, no podíamos esperar menos de un bon vivant como Mr. HKB.

    A ser feliz (y si se puede ser feliz haciendo felices a los demás, doblemente feliz!!!)

  • Bueno comparto tu filosofía vital, ten cuidado con tu presidenta de comunidad y me encantó Villa Paulita, vaya sitio!!, tomo nota por si algún día me escapo por allí. Te felicito por tu post, me gusta mucho ese ritmo literario que adquieres y que te caracteriza. Un beso.

    • Querida colega: no sabes cuánto me alegra leer tus comentarios. Tengo el ego por las nubes (lluviosas). Toma nota, que yo también lo hago contigo. ¡Un abrazo inmenso y gracias de nuevo!

  • Oye, que me ha encantao el post… me ha abierto los ojos… no sólo tenemos que sufrir la situación tan precaria en la que vivimos, si no que cada vez que nos gastamos 1 euro encima nos sentimos culpables?? venga ya…
    Por cierto, he soltado una carcajada con el episodio de tu presidenta de la comunidad… 😀
    Un beso!

  • Pues si a mi me tocará la loteria, aparte de viajar y hacerme mi propia ruta “Eat, pray, …” , crearia una empresa…pero una empresa con un fuerte componente social( como en otros paises que no son España, claro! ). Hongky ( Puedo tutearte? ), me encanta tu blog, consigues siempre sacarme una sonrisa. Abrazos desde el frio, frio y falta de luz!

    • ¡Gracias por tus palabra! ¡Eres un SOL! Ay, cuánto me gustaría que te tocara la lotería, te pegaras el viaje de tu vida, unas cuantas alegrías pa’l cuerpo y que montaras esa empresa. Nos hace falta gente como tú. ¡Besos tuteantes!

  • Aysss, querido Agustin, demasiado bien conozco lo de “vivir por encima de mis posibilidades”, pero tengo mis argumentos…
    – Tengo un trabajo muuuuuuuuuuuy por debajo de mis posibilidades, consecuentemente…
    – un sueldo muy muy por debajo de lo que mi CV valdría…dicho esto, mato mis penas con compras…o MAAAATO a alguien (p.e. compañeras rancias de trabajo basura).

    Y es que lo lista que es la mente ahora que mi extenso horario no me deja tiempo para ir de compras, me he tirado a vente privee…vamos no os digo más…el otro dia compre por internet un mono de Berska…venga hombre…se puede ser más cutre…glups…igual si…horror de economia. Arriba el gasto innecesario!

    • Jajaja. ¡Veo que estás en una situación más desesperada que las “mujeres ídem”! ¡Resiste! ¡Y consume si eso te ayuda!
      Además, seguro que ese mono es una pieza muy interesante. Al menos para una anécdota da.
      ¡Besos y energía!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer