Situaciones Atípicas

menudo bronceado.jpglista para el verano.jpg

 

Hay maneras de empezar un día, y formas sorprendentes de hacerlo. Y si no que se lo digan a la Musa 100, que me soltó:

          Sí, tengo cara de cansada, pero es que empecé el día dentro de un contenedor de basura.

con cara de container.jpg          ¿¿?¿!?”¿

          Verás, es que me levanté pronto, con un poco de resaca, porque había quedado para ir a la playa, y al ir a tirar la basura con las llaves en la mano lo acabé tirando todo.

          ¡NO!

          Sí, yo miraba desde arriba y casi no podía reaccionar. Allí dentro, entre unos plásticos y otras cosas que mejor no te cuento, las llaves relucían…

          Así que entraste.

          Bueno, tú no te imaginas lo difícil que es trepar a un bicho de esos, y menos en estado resacoso y con un vestidito playero. Lo peor, de todas formas, es hacerlo mientras las señoras mayores del pueblo te están observando atentamente…

          ¿Y no te ayudaron?

          No, no, ellas estaban allí mirando a ver qué hacía esta vez la “nueva” ésta que se llevó al mejor partido del pueblo (porque así es, la Musa no fue tonta) seguramente para contárselo a mi suegra.

          ¿Y lo conseguiste?

a ella le va el estilo tuttifrutti.jpg          Sí, sí, conseguí entrar. Yo ponía los pies sobre unos plásticos, con mucho cuidado, pero aquello se iba hundiendo, y cuando intentaba coger las llaves, éstas más se hundían en la basura. Al final, cuando las alcancé, el problema era otro… ¿dónde las pongo para poder utilizar las manos al salir?

          Por Dios, no me digas que en la boca…

          ¡No, hombre, no! caí en la cuenta de que podía atarlas al tirante del sujetador… pero ya te digo que salir de un contenedor tampoco es fácil.

 

Pobre Musa, aquello debió de ser épico. Como una nueva versión “trash” de COCOON, o ALIEN, con los extraterrestres saliendo, viscosos, de sus huevos…

Por si fuera poco, tras ducharse, tuvo que volver a trepar, aunque esta vez a una verja, pues la de la casa no se abría. Fijo que llegó a la playa con un cuerpo firme – firme tras tanto ejercicio de barras. Ni Nadia Comaneci. Claro que así traía la cara que traía.

 


sin temor a engordar.jpgSu comentario desbancó automáticamente al del compañero bailongo como situación surrealista (bueno, hubiera desbancado al de cualquiera), y eso que él no se había quedado corto mientras nos explicaba que su hijo pequeño no sólo no había querido ir a dormir para ver el partido de la Selección con sus padres, sino que de vez en cuando les llevaba una pelota para que se la tiraran (cual perrillo), y terminó echándose a dormir en el suelo echo un ovillo. Si eso no es llevar una “vida perra” no sé yo qué es.

 

Y siguiendo con situaciones atípicas, yo también me he visto estos días viviendo una experiencia surrealista (o al menos nueva para mí).

Fue durante mi segunda sesión de depilación láser, en la que decidí hacer caso a los sabios consejos recibidos comprando la famosa crema anestésica.

con los perniles al fresco.jpgLlego al centro, le comento a la técnico que deseo aplicármela antes de la sesión (sólo recordar el dolor en ciertas zonas al disparar “a pelo” -nunca mejor dicho- me asaltan unos lagrimones que-pa-qué) y Mireia, que es un cielo, se presta amablemente a aplicármela.

Si ya era un poco chocante para mí estar de pie, vestido únicamente con un taparrabos de papel mientras me aplicaban el producto en el pecho (y en otras zonas que el pudor me prohíbe delatar) más lo fue cuando comprendí que la efectividad de la crema dependía de que me envolvieran en film transparente, cual bocata para llevar.

 

También he de decir que mientras esperaba a que hiciera efecto, tumbado en la camilla, cubierto por entero de film bocadillero y rodeado de revistas, aproveché para cultivar mi intelecto hasta límites insospechados, descubriendo cosas absolutamente sorprendentes y necesarias.

En una revista, por ejemplo, aparecía un interesantísimo y elegante reportaje sobre el hermano de un poderoso gobernante oriental, el cual había desviado una ingente cantidad de dinero público para comprarse dos enormes yates, a los que llamó (ojo al detalle exquisito): “Tetas” y “Tetas 2”. Divino. No sé cómo había podido vivir hasta entonces sumido en la ignorancia.


informático listo para el verano.JPGTampoco sé cómo fui capaz de sobrellevar de forma natural la escena posterior
, en la que la eficiente técnico me daba conversación y me preguntaba sobre mi segunda novela a la vez que iba desenvolviéndome y disparando a mis posaderas. A la porra el glamour.

 

El resultado, eso sí, ha valido la pena, pues incluso me han dado permiso para tomar el sol lo que queda de verano. Ahora no sólo puedo mostrar públicamente el resultado de su trabajo (bueno, alguno sólo en la intimidad o en las playas nudistas) sino que me puedo socializar de manera normal.

Hasta ahora o no podía ir a la playa o tenía que ir con el “burkini”, por no hablar del efecto que mi blancura resplandeciente provoca cuando vives en una ciudad mediterránea en la que la gente no está morena, sino un grado más allá, pareciendo el hermano no reconocido de una Geisha.

 

Porque ése es otro tema, el del verano, que ya está aquí con toda su potencia y todo lo que comporta en una sociedad donde criticar es un deporte nacional. Las inseguridades son directamente proporcionales al número de centímetros corporales mostrados.


Comunicación_no_verbal_1 reducida.jpgEl otro día debatía con las Musas sobre esto, y había de todo, desde la que pasaba olímpicamente de los “qué dirán” hasta las que andaban absolutamente metidas en la “operación bikini”.

Uno de los comentarios más brillantes fue el de una Musa a quien lo que no le gustaba es que la llamaran “Señora” cada vez con más asiduidad, o aparentar envejecida. Según ella, puestos a que te llamen algo, mejor “Leona” en vez de “Señora”. Total.


relajadica al sol.jpg 

A mí lo que más me ha fastidiado de esta temporada (aparte de que también cada vez me dicen más “Señor”, en vez de “chico” para desgracia de mi ego) ha sido descubrir, al sacar la ropa de verano, que muchos de los pantalones no me cerraban. ¡HORROR!

Así que no sé si por coquetería o por “espíritu catalán” (tengo tanta ropa que sería una pena no poder reaprovecharla) he tomado cartas en el asunto. Y como soy un vago (a diferencia de PITICLI que decidió ponerse a punto para la época estival activándose y hace más deporte que Sydney Rome) decidí volverme vegetariano. Bueno, PITICLI también se ha unido al carro y se está poniendo más cañón si cabe.

Cuando se lo comenté a Lady Laca me dijo:

          ¿Vegetarianos? Jajaja. ¿Con lo que os gusta comer? ¡Os va a durar dos días! Bueno, como todas esas neuras por las que os dan. En todo caso, comeos primero los tupperwares que os llevé no se vayan a estropear, ¿ok?

          Sí, no te preocupes… (pero es mentira cochina, pues sus tuppers con cocido, judías pasándose a la fruta.jpgestofadas, morcilla, etc. están guardaditos en el congelador).

 

Al final hemos encontrado una solución estupenda: somos vegetarianos excepto cuando no lo somos. Lo que se traduce en que al igual que la Musa S, generalmente comemos más forraje que las vacas, pero cuando puntualmente hay que saltárselo nos lo saltamos tan ricamente. Y punto.

Gracias a que nos hemos permitido esas excepciones hemos podido conocer dos lugares que nos han sorprendido enormemente y que voy a compartir con vosotr@s. ¡Os los recomiendo!

 


cartel.jpg
         
DANS LE NOIR?  Es una propuesta interesantísima. Diferente. Sus responsables dicen que no es un restaurante, sino una experiencia sensorial, social… y no se equivocan. Primero porque comes en la más absoluta oscuridad (increíble cómo han conseguido el efecto) y segundo porque los camareros son personas con discapacidad visual total. Te asignan a un camarero / a y a partir de ahí comienza la experiencia. Te dirige a oscuras a la mesa, te sirve, atiende tus necesidades…
entrando a la sala.jpgcon una calidez y un saber hacer admirables. Como cliente desconoces la composición del menú, y uno de los momentos más divertidos es cuando intentas adivinar a posteriori qué has comido o bebido. Porque incluso los exterior.jpgmás entrenados, sin ver, confunden los vinos o las carnes. Experimentar para creer. E ideal para una cita sin complejos de por medio. Además resulta muy interesante comprobar cómo uno se relaja de convencionalismos sociales y empieza a entablar una relación más cercana con comensales de otras mesas. O con los de la propia. Por supuesto, vivir una situación de “inversión de roles” en la que una persona invidente es quien tiene más control sobre la situación que tú te hace replantearte muchas cosas.

 


Cupcakes by merendolas.com.jpg
         
LOLITA BAKERY. Los amantes de las cupcakes, los golosos, los mitómanos de Sex and the City… o todos a la vez estamos de enhorabuena. Cerca del Born, en una calle que se convertirá en el epicentro de la modernidad, ha abierto este establecimiento en el que puedes encontrar unas propuestas riquísimas elaboradas artesanalmente
Interior Lolita.jpg(cupcakes de todas las combinaciones imaginables; pasteles de cuento; galletas de todo tipo -fantásticas las de crema de cacahuete- ; bagels…), un espacio con un diseño tremendamente evocador (te tomas tu café y tu cupcake y te cesta picnic.jpgsientes en pleno SOHO) y unas responsables encantadoras que no sólo son simpatiquísimas sino que hasta te prestan cestas para que hagas un picnic en el parque cercano. ¿Se puede pedir más? Lo dudo. PITICLI y yo nos hemos vuelto devotos totales.

 

Así que ya lo sabéis, disfrutad del verano, de las vacaciones, de vosotr@s… ¡y sed muy felices!

 

  • Querido HK Guru!!!… Qué bueno leerte… Yo tambien soy vegetariana de esas… O sea, que lo soy, hasta que no lo soy, y me como un chuletón (es un decir)!!! jajajaja….y más tarde lo vuelvo a ser!! Fantástico!! jejeje…. Besazos!!!

  • Agustín querido…hacerse el laser y mantener intacto el glamour son dos expresiones que no pueden ir juntas…por experiencia…y dolor solidario…el tema es engorroso y antidigno a más no poder.
    Este año llego tarde a la operación bikini, así que como soy de las que hasta los 100 gr. de más de un gofre, me van a la barriga; pues lo soluciono paseando con las manos puestas en el inicio del estomago; asi cuando me cruzo con otra gente me sonrien amablemente porque piensan que estoy contribuyendo a perpetuar la especie…si…ya lo sé…muy cutre, pero funciona, antes “preñadita” que “barrigona”…llamalo “gestión de conplejos”.
    Me parece una idea genial lo del restaurante a oscuras, así puedo pedir filete sin darme cuenta por sus rojeces que está más vivo que los toros de los San Fermines…
    Un besito.

  • Que grandes momentos para la historia! Parecen pequeños pero eso es lo que hace la vida tan “colorida”. Aún no me he repuesto de la historia del contenedor… pesadilla total. Pero peor es estar en tanga y envuelto en un plástico como preparación para que te frían al ast, porque al menos aquí tienes un contexto que da sentido a la situación; pero salir de un contenedor embadurnada de basura con las llaves atadas al sujetador y esperando la puntuación del jurado más cruel, las vecinas, no tiene contexto que lo sustenga!
    Y que pedazo de propuestas!!! I can’t wait! C-U-P-C-A-K-E-S ! ! ! Que les den el Premio Príncipe de Asturias, como a la Roja… (que somos campeones y no has contado como lo has vivido!?) ;-P
    (Seguro que estás igual o más estupendo que de costumbre!)

  • Tu también disfruta del verano. Y no te preocupes por no estar del todo moreto, pues sigues teniendo tu glamour. Y además tan moreno no se lleva. Porque según como uno parece un “chulo piscina”. ! Que tienes muchos encanto !
    Te quiero.

  • Mi querido Mr. Kong ¿no se hizo unas fotos con el taparrabos y envuelto en plástico? Iría fenomenal para la portada del NEO 2! Eso definitivamente lo elevaría al Olimpo de los creadores de tendencias, porque estoy segura de que, hasta hecho un sandwich, está usted monísimo. Si lo ve Scott, lo flipa. Un besico.

  • A mí, no me gusta la idea de comer a oscuras, eliminas uno de los sentidos más importante para comer, como es la vista. Me parece una sofisticación más de ésta sociedad, como la carta de aguas. Bueno, HKB, aunque hoy no esté de acuerdo contigo, me ha encantado tu post, como siempre. Buenas vacaciones!!!

  • Maestra Gemma: jajaja, ahora me dejas más tranquilo y… ¡convencido!
    Genial Alicia: pa’verte paseando así. ¡Eres total!
    Incomparable UaAS: pues lo más curioso como celebración es que Lady Laca trajo fotos firmadas de los jugadores, jajaja.
    Musa Saly: si tú, que todo lo sabes en belleza, consideras que no debo ponerme muy moreno, NO LO HARÉ.
    Idolatrada Rosa Palo: le aseguro que no caí en hacerme la foto. ¡Menudo descuido!
    Amiga María Cortés: así me gusta, que cada uno dé su opinión. ¡Ole!
    Colega Bon Voyage: ¡Eso está HECHO!

  • Te aseguro que a medida que te leía y leía lo de tu musa, las llaves y el contenedor mi mente no podía hacer otra deducción más que “llaves en la boca”… me ha alegrado comprobar que no sólo tú también lo pensaste sino que la Musa fue mucho más inteligente que ambos juntos. Supongo que en nuestro caso, al ser extraño que llevemos vestido siempre tendríamos un bolsillo a mano, si no… nota mental: en la boca, aunque sea tu primera reacción, no.
    Lo de la depilación… no sé, Agustín, nadie se conoce mejor que uno mismo pero lo de la aplicación de la crema y el film trasnparente me ha dejado en Shock… suerte que ahora tenemos a Tetas y Tetas2.
    Besotes!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer