Locuras y Autobuses

hacendosa y feliz.jpgcomo Lady Laca y su mail.jpg

 

Dicen que es más fácil ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Y algo de razón tienen.


está seguro, señor doctor.jpgEl otro día ingresó un chaval, al que llamaremos “Sujeto 1”, en la planta de psiquiatría con sospecha de esquizofrenia. Pues bien, en la planta coincidió con otro chaval, al que llamaremos “Sujeto 2”, con el mismo diagnóstico. El Sujeto 1 pasó los primeros días intentando aparentar estar estupendamente, colaborando con todo, echando un cable a enfermería, etc. y cuando parecía que en realidad lo que le pasaba era otra cosa, va y suelta:

          Creo que a mí me sucede lo mismo que al sujeto 2.


dos pacientes curándose tan ricamente.jpg
         
¿Ah, sí? Aquí todo el equipo, maravillado, pensando para sus adentros que el Sujeto 1 estaba siendo consciente de su enfermedad.

          Sí. El sujeto 2 dice que tiene poderes.

          Ah… aquí andábamos todos intrigados.

          Sí, pobrecito, está loco. Pero lo que él no sabe, y no se lo quiero decir para no frustrarle y porque está mal, es que los suyos no funcionan, pero los míos sí. Yo enfermera, veo doble.jpgSÍ tengo poderes

          ¡?”?·?!”·)Q=$ cara de póquer del equipo

          Además, él cree que es Dios, y eso no puede ser.

          Ah… más intrigados todavía, y esperando cualquier cosa.

          No, claro que no, porque Dios soy yo. Pero no le quiero decepcionar.

          Momento en el que el equipo se apoya en la pared para no caer.

 

Parece de chiste, pero fue verdad. El sujeto 1 (que por poco acaba “sujeto”), no sólo dijo todo aquello, sino que decidió no usar sus poderes telekinéticos para no asustarnos (todo un detalle), y me dio un buen tema para pensar.

¿Quién no se ha parado a pensar sobre el tema de que quizá lo que más nos molesta de los otros es lo que no vemos propio?


una familia que sabe superar crisis.jpgYo desde luego es algo que me suelo plantear, especialmente con lo que critico de mis padres. Y en tiempos de crisis, es bueno hacer estas reflexiones para dar más trabajo a los psicoanalistas.

 

En mi caso, y gracias a la inestimable ayuda de PITICLI, que me muestra mi lado más oscuro de la fuerza, he llegado a la conclusión, muy a mi pesar, de que he heredado dos aspectos fabulosos de mi madre:

          La fijación por un suelo limpio.

          La predisposición a montar shows en los autobuses.

 

Cuando vivía en casa de mis padres, presenciaba cómo la maravilla del hogar.jpgalgunas visitas quedaban fuertemente impactadas por el brillo de su suelo. Mi madre no sólo barre sobre limpio, sino que encera, pule, y hasta debe de hacer imposición de manos sobre el mismo. Una vez, una amiga le soltó:

          Si algún día llevo falda y no recuerdo el color de mi ropa interior, sólo tengo que mirar a tu suelo de pie. (No sé si lo llegó a comprobar).

 

Yo, sin darme cuenta, soy igual, aunque no he llegado a tales extremos (pero tiempo al tiempo). He desarrollado una especie de impulso frenético que reacciona automáticamente ante la visión de una bola de pelusa sobre las baldosas. De verdad, es muy freak. Yo intento contenerme, pero es superior a mí. Puedo estar cenando, charlando, escribiendo… pero como vea una maru feliz.jpguna o varias de esas bolitas, me abalanzo sobre ellas, armado con toallitas atrapapolvo o sin ellas.

Os aseguro que verme en acción vale la pena. Pruebo a reprimirme, pero mis músculos actúan, se tensan y preparan, siguiendo una única y clara directriz de mi vulnerable cerebrito: ¡Ataca! ¡A por ellas!

Lo peor o lo mejor del caso es que no paran de reproducirse, por mucho que incluso limpie las suelas de las zapatillas. Como veis, soy todo glamour en casa.

 


antigua esforzada.jpgCuando viví con mi Musa Escritora aún no había eclosionado en mí este don pelusero, pero me dejaba arrastrar por la versión de mi Musa: ella cada dos por tres tenía que pasar el borrador mágico de Don Limpio por los refregones de las paredes. Al final hasta lo hacíamos con música. Vernos debía de ser maravilloso.

 

En cuanto a los shows de los autobuses, tuve la confirmación de la herencia materna el pasado viernes. Aunque más que shows, debería decir que tendemos a la reivindicación proletaria con los mismos.

A saber. Hace un tiempo, Lady Laca me contaba que estaba indignada por el cambio de recorrido que había sufrido el bus que tomaba para ir a trabajar. Según parecía, habían estado haciendo obras en la vía, y el autobús tenía que dar un rodeo hasta llegar a su destino, lo que implicaba que la parada en la que bajaba
autobús moderno moderno.jpgquedaba anulada, debiendo apearse mucho más lejos.

Sin embargo, una vez las obras terminaron, el bus no retomó su recorrido original, ni, como les dijeron, pensaba hacerlo.

 

Pues bien, como Lady Laca tiene un don de gentes superior al de Naty Abascal, y como con todo el mundo habla, constató que a muchas de las usuarias del bus (casi todo eran mujeres, porque según ella, a esas horas sólo van las Kelis -las que limpian- o las llamadas Reinas del Mocho) también les perjudicaba el nuevo recorrido.


las estupendas Kelis.jpgAsí que Lady Laca sacó su vena revolucionaria y agitó el gallinero, bueno, a las Kelis (mi madre dice que lo de Reinas del Mocho no le gusta, pero que Keli, sí), que empezaron a gritar y agitarse dentro del bus. El conductor, aunque se asustó bastante (y quién no) dijo que no podía hacer nada, que eso debían hablarlo con la compañía.

 

Por lo tanto, Lady Laca empezó a repartir tareas: todas las Kelis, por grupos, irían llamando a diferentes horas a la compañía, para quejarse a los diferentes números que les dieron (sospecho que las querían marear).


este mail es un poco viejuno.jpgComo esto no fue suficiente, pasaron a la siguiente ofensiva: negarse a montar en el bus + lo que consideraron el ARMA DEFINITIVA, escribir un mail de queja. Yo no sé lo que ellas pensaban que era un mail, pero imagino que en su imaginario era igual a enviar un sobre con ANTRAX.

Si bien plantarse fue fácil, enviar el mail no lo era tanto. Ninguna tenía conocimientos de informática. Así que Lady Laca utilizó sus artes: convenció a la adolescente cuyo cuarto debía dejar como una patena para que la ayudara, a cambio de eliminar cualquier rastro sospechoso de la habitación. Dicho y hecho. El mail se envió.

Quién sabe si fue por eso o no, pero el caso es que el bus retomó su recorrido original, y Lady Laca fue vitoreada por todas las Kelis en el interior del mismo, convirtiendo a mi madre en algo así como la Pasionaria del Mocho Rojo.

 

un bus del trabajo.jpgToda esta historia volvió a mi mente el pasado viernes, saliendo de trabajar.

Nos encontrábamos mi Musa Roja, mi Musa Bruja, mi compañero bailongo y servidor esperando el bus a la salida del trabajo, cuando éste nos pasó de largo, argumentando que no cabía nadie más. Tras recuperarnos del shock, decidimos esperar al siguiente (ni mi Musa Bruja ni yo teníamos ganas de caminar). A los diez minutos vimos acercarse el siguiente autobús. Ya a lo lejos vimos algo extraño: el bus se detenía tímidamente antes de la parada. Resultó que también iba hasta los topes (alguna vez ya comenté que la línea que nos lleva al trabajo está emparentada con la de Nueva Delhi en cuanto a funcionamiento y número de usuarios). El conductor, desde la cabina, nos hacía señas de que esperáramos al próximo. (Más o menos como en el vídeo de la maravillosa Leevon Kennedy)

 

 

Nosotros no nos lo podíamos creer. Y mientras nuestra mente asimilaba la situación, algo surrealista sucedió. Una anciana que estaba en la parada se plantó delante del autobús, impidiéndole el paso. La entrañable señora, con su cabello blanco y su mochilita a la espalda, decía que el bus no se iba si no abría las puertas. Sin pensárselo dos veces, mi Musa Roja (que ya tiene experiencia en estos menesteres) se unió a la anciana, situándose, con las manos en cruz, delante de la cabina del conductor.


mujeres con dos ovarios.jpgYo veía y no creía, pero menos aún el conductor, que ponía unos ojos como platos que traspasaban las gafas de sol.

Servidor intentaba mentalmente asimilar todo lo que le iba espetando mi Musa Roja, sin parar, a grito pelado. Era algo así como:

          ¡Este bus no pasa! ¡Que se entere el alcalde! ¡Esto es una vergüenza! ¡O subimos o el bus no se mueve! ¡Tres buses hemos tenido que dejar pasar ya! (aquí se le vio el deje andaluz) ¡Que no me muevo!

 


con éstas no me metía yo.jpgLa gente en la parada estaba enloquecida, y las apoyaba. Aquello, como decía mi Musa Bruja, recordaba, salvando las distancias, al estudiante frente al tanque de Tian An Men. El conductor debía de imaginarse que nos íbamos a poner todos a zarandear el bus hasta volcarlo.

 

En una de éstas, abrió las puertas traseras para que bajase la gente, y mi compañero bailón (que no es por nada, pero tiene una pinta de chico modosito y educado que-pa-qué) se acerca y empieza a gritar algo como:

          ¡Venid por aquí! ¡Subiremos por detrás! ¡Haremos que quepa la gente!

 

En un santiamén fueron todos para allá. A mí me costó reaccionar, pues no asimilaba del todo el surrealismo de la escena, pero recuerdo que una horda de ancianas enfurecidas me arrastró hasta el interior del bus. Entramos unos diez. Dentro, pese a que el transporte iba lleno de adolescentes con festival de hormonas, no se oía ni una
chica guerrera como pocas.jpgmosca (y he de de decir que  generalmente hacen mucho escándalo).

Sólo resonaba la voz de mi Musa Roja, que no cesaba en su papel:

          ¡Esto es una vergüenza! ¡Que se entere el alcalde! ¡Si hasta había un asiento libre! (y más que nos cedía incluso algún viajero, pero ella no aceptó ir sentada, cosa que mi Musa Bruja y yo sí hicimos) ¡Tú, conductor, tú tienes que ser nuestro interlocutor! ¡Explícaselo a la empresa!

 

El conductor consiguió llegar al final del trayecto más o menos dignamente, que no celebración viejuna.jpges poco. Pero nosotros estábamos tan excitados que no podíamos irnos a casa así como así, de forma que decidimos reunirnos en el centro con PITICLI, a rememorar la historia, y tomarnos un copazo (a las cuatro de la tarde). Impresionante cómo se nos fue la castaña. Y lo que nos llegamos a reír.

 

Lo dicho, igual no vemos la paja porque la viga es tan grande que hasta hace sombra. Pero una cosa está clara, necesitamos reír, descargar. La gente tiene ganas de alegría, y más en estos tiempos que corren. Busquemos, como en el vídeo, cualquier excusa.

 

 

Mientras… ¡Sed muy felices!

 

P.D. os comunico que mi Musa Heidi ha creado un grupo de seguidores en FACEBOOK de Hong Kong Blues, así que si os queréis unir, ¡seréis muy bienvenid@s! Próximamente he pensado colgar en él también noticias sobre la novela que preparo.

http://www.facebook.com/home.php?#/group.php?gid=57459587866&ref=ts

 

  • Excelente lo de la novela ! yo me pirro por pegarme empujones para ser la primera del fnac en comprala !
    tienes que contarme sobre qué va…..
    no sabes cuanto me distraes, y cuanta razón tienes … y es que lo que la gente necesita es alegria .Deberiamos imponer clase de risoterapia en el cole , menos educacion para la ciudadania y más juerga .A saber divertirse también se aprende … y desde luego mejor sería si desde pequeños nos indicarán por donde se va al lado coca-cola de la vida.
    Ultimamente me he dado cuenta de que la mayoría de la gente no sabe disfrutar de las cosas simples de la vida. Lo que cuentas de la cola del bus , y quedar para celebrar la hazaña de colaros … es estupendo … e insisto … deberían añadir la asignatura
    educación para el buen humor!!!!!!!!!
    educación para la risa
    educación para el placer
    educación para el optimismo
    educación para la esperanza
    educación para la nocturnidad …..quien leches necesita la ciudadanía????????
    al fin y al cabo … ………………LA VIDA ES UNA FIESTA , NO ?

  • Felicidades!!!!!has superado con creces mi aventura surealista con los autobuses, a ver si va ha ser contagioso!!!! me explico, hace un par de años, me fui a la “Capital” a celebrar una despedida de solteros (pobrecillos), en fin que vivo en Sitges y a esas horas solo hay un autobús directo por autopista que sale cada hora desde cerca de la plaza Catalunya, en fin,llego, pago mi billete, me subo, suelo tener costumbre de ponerme en la fila de la derecha nada más entrar, por ver las vistas, al principio todo iba bien, pasamos Plaza España y pa Sitges, enfin, pocos psajeros, bastante dormidillos, hasta que una señora (que pulsó el botón de parada)ve como el chofer pasa de largo su parada…?, la señora empezó a increpar al conductor, entonces descubriomos que no entendía nada de castellano ??? (era magrebí), llegó un momento que otro pasajero le indicó (en francés) que tiene la obligación de pararse, mientras los ánimos se caldeaban, especialmente los de la pasajera, que empezó a exigir que le llevara a su parada, en fin, pensmos todos, en la próxima parada bajará y tomará un taxi o autobús de regreso, con el consiguiente cabreo de la pasajera, pero no!!!!!, para sorpresa y estupor de todos los pasajeros, vemos como el chofer se mete por un lateral, y da la vuelta!!!!!!!, volviamos a Barcelona!!!!!!!!, paró en el otro lado de la carretera a la pasajera, bajó, entre gritos e insultos!!!, pero lo más fuerte es que el chofer era la primera vez que hacia la ruta!!!!!! y no se conocía Barcelona!!!!!, no sabía como volver a Sitges, y decidió llegar a plaza españa y girar!!!!!socorro, un viaje de 35 mitutos, ya se habia convertido en 1 hora, y regresabamos!!!!!, ante los insultos de un pasajero que iba al trabajo y llegaria tarde y otro totalmente histérico porque había quedado con no se quien en la estación de Sitges (por la pinta necesitaba hechar un polvo, intenté calmar los ánimos y le hice entender al chofer que no era necesario llegar hasta plaza españa para girar, por fin lo conseguí y se metió por un lateral (en que mala hora me puse ha hacer de guia, sin plano, ni GPS, ni poder ver la constelación de orión, ni brújula), evidentemente se perdió, a la al altura del prat del llobregat, yo que se solo dabamos vueltas, suerte que retomé las riendas de la situación (justo antes que me lincharan el resto de los pasajeros), y en una maniobra fuera de la ley le hice saltar una mediana y se reincorporó en la dirección de Sitges, a eso que ya habian pasado más de 1 hora y 45 minutos de viaje!!!!, en fin el resto del pasaje literalmete histérico empezaron a obligarle a correr!!!!!más de prisa, más de prisa, que llegamos tarde!!!!!!, vo veia como en velocímetro pasaba de los reglamentarios 80 Km/h, a 90, 95, 100, 110!!!!! socorro!!!! que este tio nos mata!!!!!!! recordando alguna campaña de la DGT, imploré que lo importante es llegar (sobre todo sanos y salvos) mierntras el resto del pasaje nos insultaban, y nos amenazaban con ponernos un pleito (no entiendo por que a mi) bueno, si por bocas!!!!, por salvador, y supongo por proximidad al chofer, que con una cara de espanto, solo hacía que repetir, me despedirán!!!!me despedirán!!!, y el resto del personal histérico, no favorecían especialmente el peculiar clima de sosiego y aplomo apropiado en estas ocasiones, finalmente llegamos a la estación de sitges (vivos!!!!), y 3 horas después de salir, fue bonito ver amanecer!!!!, fue abrir las puertas y poner piers en polvorosa!!!! a paso ligero a casa, de reojo miraba el conato de disturbios montado por el resto de los pasajeros!!! alguno me gritó, todabía no se por qué, yo solo intenté ayudar, en fin, llego a paso ligero a casa, mi pareja ya estaba despierta y le explico la historieta, a dia de hoy sigue sin creerse el motín en el autobús (según su versión me lié con el chulazo que salió de la tarta), doy fe, que lo que he explicado es cierto!!!!, básicamente porque el chulazo, ni me miró, en fin…..
    Moraleja!!! sin duda las experiencias paranormales en los autobuses existen!!!!! todo el munto tiene una , o dos, los que tienen más, son un fenómeno, enhorabuena!!!! a todos !!!! y cuaidado con los virus de las guaguas!!!!!!

  • Efectivamente, querido Hong Kong Autubus!!!
    Lo que más nos molesta de los otros es lo que no vemos propio…….y nunca lo aceptaremos, claro está!!! Besos y enhorabuena…. leerte es una gozada!!!

  • Hay que tener cuidado con las ancianitas, que las carga el diablo… y que decir de Rebelión en el Bus by Kely mob… eso sería un corto estupendo, con la hija de Kennedy y Marilyn como guess star. Ya lo estoy viendo.
    Por cierto, el vídeo final me parece precioso.

  • Amiga Sonia G: jajaja, cuánto tiempo sin oír esa frase de nuevo! Me alegra saberlo! Besos + Tena Lady!
    Genial Tala: de verdad, me ha parecido fabuloso tu comentario. Debería servir de referencia para mucha gente (me refiero a la enumeración final, aunque claro, el interés por la novela tampoco estaría mal, jaja).
    Un besazo enorme, genio!
    Divertidísimo El Nuevo Jesús: qué buena la historia! Jajaja, es que te leía y te veía. Cómo no, tú interviniendo en la situación. Como si no te conociera, jajaja.
    Menuda anécdota!
    Besazos.
    Maestra Mercè: no quiero decepcionarte, pero mucho glamour no tuvieron ni nuna ni la otra revolución, jaja. Eso sí, humor, a raudales!
    Besos!
    Maestra Gemma: para gozada, los piropos que me echas. Me voy a sonrojar!
    Sí, debemos hacer más ejercicios de autoconocimiento, conciencia, aceptación… y querernos desde lo realista!
    Un abrazo enorme y energético!
    PITICLI de mi corazón: No! No me digas eso! Acaso no ves que es por el bien de los dos? Menos pelusas = suelos más limpios = menos gérmenes = mayor bienestar = mucho más amor!
    Jajaja. Haré lo que pueda, amor!
    Adoradísima Veruca: cómo me alegra oír eso! Estaba en deuda contigo, porque mira que me he llegado a reír yo con tus posts! Genia!
    Genial UtWJ: tomo nota de tus propuestas cortometristas. Me parecen explosivas! Jajaja. Me lo estoy imaginando y casi me da miedo y todo, jaja.
    A mí también me encanta el vídeo final. Me deja un buen sabor de boca estupendo, como tus comentarios.
    Un fuerte abrazo!
    Maravillosa Enid (Musa Mexicana): posiblemente fue mejor así. De haber estado tú no sé si nos hubiéramos montado en el bus, pero desde luego salimos en los periódicos!
    Jajaja. Seguro que tu experiencia con los peseros nos hubiera resultado muy útil.
    Un beso enorme para ti y para México!

  • Hola Hong Kong!! Soy Eugenia ,gracias por escribir en mi blog. Que gracia me hace las cosas que dices… estás como una cabra…
    De lo de la sugerencia del Feng Shui,no te preocupes que llegará…soy una ferviénte seguidora…y lo aplico en mi casa..Un beso gordote

  • Colega Eugenia: ay, me dejas preocupado con eso de que “estoy como una cabra”… Creo que consultaré a algún compi de la planta, jaja.
    Un abrazo enorme y gracias por comentar.
    ¡Viva el Feng-Shui!

  • deberiaís haber llevado también a tomar copazo al conductor del autobús ( obviamente al acabar su turno) ¿cómo llegaría el hombre a su casa? con las pienas temblando y explicando….

  • Acertada Rateta: tienes toda la razón. Se merecía venir y echarse unas risas para destensar, jajaja.
    ¡Espero que la anécdota le diera conversación para unos días, para deleite de sus amistades!
    ¡Un abrazo y gracias por comentar!

  • Colega Antía: los Sujetos 1 y 2 son reales como la vida misma. De hecho, me suelo reprimir y contar pocas cosas del trabajo, pero si lo hiciera… ¡mucha gente no se lo creería! jajaja
    ¡Un fuerte abrazo!

  • Como siempre aquí que me confesaré y contaré mi trauma con los autobuses… porque podría decirse que nunca cojo el autobús, en la Town básicamente porque no es necesario, voy a todos lados andando y pero cuando estoy en la Capi, Capi, Capital del Reino, en BCN, en PAris, en Londres o dónde quiera que sea hago todo lo posible por evitar coger el autobús.., ¿por qué?… muy sencillo -o no- me da vergüenza.
    Sí, sí, es pensar en coger el autobús y me empiezan a saltar dudas de si será ese el correcto o no, cómo saber en qué parada concreta he de bajarme, si será esa o la posterior, si le puedo pagar al conductor directamente o debería llevar ya el billete o bonobus conmigo, si, si, si… y al final pues como que no, que el autobús no lo cojo salvo caso de necesidad extrema y única solución.
    Yo soy más del yo me lo guiso y yo me lo como, del metro, de saber muy bien dónde tengo que coger mi billete, de tener mi planito explicativo, de entrar y de moverme a mis anchas o, como mucho, de coger un taxi y decir: a tal sitio, y en tal sitio verme al cabo de unos minutos.
    Eso sí, pese a todo no me he librado yo de jornadas reivindicatorias y reivindicativas en los autobuses. En mi época de estudiante, cada vez que me movía de la ciudad donde estudiaba a la Town para pasar los fines de semana allí que yo iniciaba mi retaila de quejas y protestas porque pese a que en los últimos años casi todo el trayecto ya se podía hacer por autopista y así lo ponía la publicidad y horarios de la empresa autobusera (La Town-Ciudad Universitaria / Ciudad Universitaria-La Town por autopista)pues como que así que había una o dos personas de algún pueblillo previo pues allí que el bus se salía de la autopista, allí que se desviaba al pueblo, allí que al muchacho o muchacha lo dejaban delante de la puerta de su casa y allí que el resto del bus quedaba irremediablemente condenado a la pura carretera nacional, a las vueltas y reviravueltas y al súmele vd. casi media hora más de trayecto para llegar a su hogar… total que sería yo muy insolidario con el estudiante del pueblo previo pero allí que desde el primer momento en que a la pregunta del conductor al respecto de si había alguien de pueblo previo alguno y así que em percataba que uno o dos brazos o algún “sí” sonaba en el bus, pues como que ya empezaba yo la queja y el mitín, el “es una vergüenza!!, todo un bus desviado por una persona, es una vergüenza!! qué culpa tengo yo de que viva allí??!!!, acaso a mí me dejan en la puerta de mi casa??? noooo, a mí noooo, yo me tengo que bajar en la estación de autobuses y allí me las den todas y yo me las componga!!…”
    En fin, insolidario que era (y es uno)… ¡uy!, ¿qué largo me ha quedado esto hoy, no?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer