Vestidos, Desnudos, Ganchillo

cuando calienta el sol aquí en la playa.jpgpara vestir elegante en la intimidad.jpg

Mucha gente de mi entorno duerme desnuda. A mí siempre me ha parecido muy natural y sensual, pero soy incapaz.


un catálogo a tener en cuenta.jpgMás que mojigato, soy tan friolero
que incluso en verano duermo tapado, y no digamos en invierno. No tengo pies, tengo FRIGOPIÉS.

 

Necesito dormir al menos con una camiseta y ropa interior (mona, a poder ser) pues si no, siento como si un aire enviado por el Yeti me azotara los lomillos, lo cual me resulta muy incómodo.

Que conste que lo he intentado, especialmente en las siestas estivales, pero no hay manera, para desgracia de PITICLI -más naturista que los naturistas-, que tiene que yacer junto a un helado con el envoltorio puesto. Lo que yo digo: soy el compañero ideal para el verano, pues emano frigorías.

 


ésta es un poco fresca, como mis Musas.jpgAunque más allá del dormir, también vivo rodeado de personas que creen en la desnudez a ultranza, y no sólo en la playa.

Mi musa Bruja y mi Musa Mexicana, por ejemplo, a la que traspasan la entrada de sus domicilios se desprenden de la ropa, como si el marco de la puerta disparara rayos láser fulminadores de los tejidos. Claro que ellas están tan “bien equipadas” que necesitan bien poco más, y en verano, pues no soportan el calor, llevan unos escotes que serían censurados hasta en las playas nudistas.


esto es para no dejar nada a la imaginación.jpgMi Musa Bruja los llama “Los Escotazos de la Muerte”.
Aquello no es mostrar canalillo, no, sino el Canal de la Mancha.

Si salimos por la noche, o vamos a cenar, a veces me avisa: “Agus, hoy llevaré un Escotazo de la Muerte”. Así yo ya sé que podré hablar con ella a ratos, entre moscón y moscón.

 

Mi Musa Escritora, otra gran defensora del porretismo doméstico, sabia ella, a veces se pone escote para distraer la atención del abogado de la parte contraria. Y suele funcionar. Como ya dije una vez, negoció la compra de mi minipiso enfundada en su traje de abogada versión “Instinto Básico”, y la cosa marchó tan bien que a mí hasta llegó un momento en que me daba pena que me
 resto es ir a la playa estilosas.jpgebajaran más el precio.

 

Por su lado, me contaba mi Musa Mexicana que un día sonó el timbre, ella abrió, y era un comercial -o algo así-. El muchacho le iba explicando el asunto, pero ella notaba que el tipo titubeaba al hablar, como si le pasara algo en la boca. Al final, ella se dio cuenta al verse en el reflejo del espejo del pasillo que le había abierto en cueros. Lo raro es que la historia terminara ahí, con lo lanzada que es ella.

 

A todo esto le andaba dando vueltas yo, que aunque a veces voy a playas nudistas, suelo ir a textiles, o que soy capaz de pasar una semana en una comuna hippy en Formentera vestido de Ken-Explorador, rodeado de gente más “al natural” que el bonito en conserva.

creo que han llevado al límite el vestir moderno.jpg¿Serán prejuicios culturales?

 

Por otra parte, y dado que le he acabado dando una gran importancia al vestir (lo considero un arte y una manera de expresarse ante los demás), ¿será que no he superado algún complejo todavía?

 

Y ahí andaba, dale que te pego al asunto, cuando recordé que existía una tercera vía, entre la desnudez y el vestir – semejante a lo que hacen Carmen Electra y Pamela Anderson-, la cual descubrí en un viaje a Ámsterdam.

 

Andaba recorriendo la ciudad con unos amigos, cuando decidimos entrar en una bonita cafetería de barrio que recomendaba la guía. El local era cálido y acogedor, aunque con una decoración más Kitsch que el lavabo de Alaska,
si hubiera aprendido a nadar antes no necesitaría flotador.jpgy en su interior se encontraban desde madres dando de merendar a sus pequeñuelos, hasta jóvenes y modernos de pro.

El dueño, un señor de casi setenta años muy simpático, nos contó su historia.

Resultó que él había sido una gran estrella del cine X, y había protagonizado infinidad de películas (nos enseñó, sin que lo pudiéramos evitar, los pósters), pero llegó un momento en que eso no le llenaba. Hasta que descubrió su verdadera pasión: EL GANCHILLO.

Desde entonces, se había dedicado a diseñar vestidos, bañadores, y cualquier prenda imaginable en ganchillo, a la par que regentaba el café.

 


fíjate tú con la de cosas monas que se pueden hacer.jpgSi uno se fijaba bien, efectivamente, aquellas cosas de colores chillones que colgaban del techo y de las paredes eran sus elegantísimas creaciones (más feas que un pecado de hermano). Y es que puestos a diseñar, claro está, prefería los colores vivos al aburrido blanco y negro. Imagino que en Ámsterdam la gente, acostumbrada a las substancias psicotrópicas, las vería de un color muy natural.

 

Aquellos vestidos (por llamarlos de algún modo) de color amarillo, verde, fucsia… eran tan calados (pero que muy, muy calados) que una vez puestos no debían de dejar NADA a la imaginación. Intuyo de dónde tomó la inspiración el ex-actor.

 

El señor, muy simpático pero insistente, intentó convencer a mi amiga de que se comprara -o al menos probara- uno de un refinadísimo rosa chicle, pero ella no accedió.


estos bañistas eran ya atrevidos.jpgDe hecho, yo hubiera sido capaz de ir a una playa nudista con ella, pero no de verla vestida-desvestida con esas pintas.

 

Quién me iba a decir a mí, pasados ya unos cuantos años, que quizá hubiera debido comprarle un pantaloncito o un mono de los suyos para ayudarme en la transición a la desnudez.

 

Habrá que volver a Ámsterdam.

 

Mientras… ¡Sed muy felices!

 

 

P.D. como el post me quedaba muy largo, no he contado la experiencia sobre el vestir y los modernos que tuve la otra noche, cuando acudimos PITICLI y yo a una fiesta CHIC y EXCLUSIVA a un hotel más CHIC y EXCLUSIVO aún. La reservo para el próximo escrito. Pero ya os adelanto que pudimos comprobar cómo aunque el moderno se vista de fiesta, se abalanzaría a una mesa de canapés cual IMSERSO-PEOPLE de pro.

 

  • Qué bien oír hablar de desnudez y bañadores en plena ola de frío!!! De sólo leerte ya estoy de mejor humor (hasta casi no siento el frío…).
    Estoy muy de acuerdo contigo en que vestirse es una forma de expresarse. Rechazo la idea de juzgar a los demás (por lo que llevan puesto o cualquier otra razón), pero la ropa que elegimos (y la que no nos ponemos), es más que una tarjeta de visita. Es una declaración de principios. Esto es algo que observo mucho en el metro: ya no es cuestión de asimilarse a un grupo de referencia; se trata de plantarse ante el mundo y marcar los límites. Eso creo yo.
    En cuanto al ganchillo, por mucho que Paris Hilton haya caído y por muy artesanal que sea, NO PUEDO! Afortunadamente, en mi casa no había ni abuela ni madre ni tías “ganchilleras” y pude librarme de los tapetes… menos mal.

  • Jajaja…Me has recordado a mi misma… Yo soy una fan de la ropa de ganchillo en verano, pero para ir a la playa. A mi madre la llevo loca tejiendo y tejiendo… Si que es muy sugerente, aunque debajo me pongo un bikini mono, claro…. porque no es lo mismo sugerir que enseñar…jajaja…Una vez mi madre me tejio un bikini de ganchillo. Que verguenza cuando se mojo!!!! Todavia me pongo colorada cuando lo recuerdo….Besos desnudos….

  • Querido Boni , como siempre super especial y con ese encanto caracteristico, quiero ir un dia contigo un Sabado a cenar y tomar una o dos copas a un lugar mega de esos que tu frecuentes quiero ser Kisisis o clan o pepis lo que sea quiero dejar los pañales por una dia .
    musa timida
    quiero salir salirrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

  • Genial UtWC: estoy totalmente de acuerdo en que el METRO es un escaparate fascinante de “tendencias” y grupos sociales. Yo he aprendido mucho en él! A veces cosas buenas y otras terroríficas!
    En cuanto a no haber tenido que “sufrir” los tapetes, he de decirte que yo, pese a que en un principio los rechazaba, con los años he desarrollado un amor por lo Kitsch que me hace fascinarme ante ellos, jaja. Qué me dices de los utensilios de ganchillos para cubrir los rollos de papel higiénico? O los móbiles?
    Un abrazo cálido!
    Maestra Gemma: eres la miscelánea personificada! Consigues aglutinar y armonizarlo todo!
    Aunque es cierto que ese biquini debió ser un tanto “atrevido”, jaja.
    Un besazo!
    Maravillosa Musa Tímida: tenemos que planificar bien esa noche y llevarla a cabo! Seguro que tus pequeñas lo entenderán!
    El mundo del glamour necesita verte en acción! Y yo también!!!
    Un beso enorme!

  • ¿Ganchillo? ¿En serio? Cuando vengas por Madrid a la sesión S&C en Le Petit Salon te llevaré al outlet de La Perla
    Bss
    Natalia

  • Maestra Mercè: me planteas un dilema importante, jaja.
    Creo que tanto una cosa como la otra son más llevaderas en función de la naturalidad con que las lleves!
    Un besazo!
    Amiga Natalia: jajaja, no! No va a ser necesario! Prefiero que me lleves al Círculo de Bellas Artes, que me gusta más! Jajaja.
    Besos!

  • Hola Boni , espero pronto esa noche admito todo ganchillo, puros habanos , pelucas, cine para adultos, sesiones de magia o parapsicologia hasta BIngos es un sitio que un tio como tu observador como yo de las mentiras de la humanidad tendrias mucho tema .
    cualquier cosa me va bien ,….
    Adios Salvador Claret.
    musa timida

  • Maravillosa Musa Tímida: hagámoslo todo! jaja, seguro que de ahí hasta saldrá el guión de una película!
    Eres la MÁS!
    Amiga Moi: especialmente too much los de “ese” diseñador, jaja.
    Un besazo y bienvenida de nuevo!

  • Querido colega Hong Kong: la historia de la estrella del cine X y orfebre del ganchillo es impagable, y te sugiero que incluyas dicho personaje en una futura novela, al igual que con la señora de pose digna de facebook, jaja…
    En fin, para gustos los colores y más, la ropa, con, sin, o de colores.
    Un fuerte abrazo para ti y para tus historias, o sea, un doble abrazo para ti.

  • Amigo Castelfranco: muchísimas gracias por tus abrazos y tus comentarios. ¡Sientan fenomenal!
    Contemplaré seriamente tu sugerencia, pero sí, será para una futura novela, pues en ésta, por el tema del que trata, dudo que tengan cabida, jaja.
    ¡Un abrazo para ti también!

  • Que fantástico ver un cuerpo desnudo y sin complejos, verdad? yo me apunto a lo de los escotes de la muerte, además me da igual de noche que de dia, para trabajar, recoger los niños en el colegio o hacer la compra!!! pasa que puede ser un pelín peligroso, cuando una (por trabajo) tiene un abuelito delante al que le estás explicando lo bien que se encontrará en una residencia y que fácilmente se adaptará a su nueva vida… con ese escotazo, no sabes si te ha entendido o asiente sin ni siquiera saber qué le has dicho!!!
    Una vez fui al médico con un escote de vértigo (no volveré a hacerlo) porque fue incapaz de visitarme mirándome a la cara, sabes donde miraba, no? la verdad es que perdió toda credibilidad!!! Yo considero al escote como la mejor ARMA DE MUJER!!!
    Un besazo,

  • Lo de los autobuses me pareció es increíble. Después de que el papamóvil vacío cruzó la ciudad de México cuando murió Juan Pablo II y la gente lo vitoreaba, el absurdo y el surrealismo hermanaron dos naciones.

  • Maravillosa y recuperada Laura: jajaja, ya te estoy imaginando realizando las tareas habituales con tus armas de mujer! Buenísimo!
    Me gusta verte así, tan segura de ti misma. Además de tu estupendo carácter, la genética ha sido generosa contigo.
    Eso sí, habrá que ir pensando en algún “aplique-cortinilla” de quita-y-pon, para ir al médico o atender abuelos. Aunque estoy seguro de ellos están encantados con la vista…
    Mil gracias por tu comentario y muchos besos!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer