Estar impecable en las trincheras (+ trucos)

Estar Impecable en las Trincheras (incluye trucos).elegance 1.jpg

 

Una cosa debo decir: Nunca hay que perder la elegancia. ¿Oído? ¡Nunca!.

Hay situaciones verdaderamente hostiles, en las que el mal ambiente, la tensión, se palpa. Situaciones tan cotidianas como por ejemplo una reunión de trabajo, el peaje de la autopista, o una asamblea de vecinos (¡Dios mío! ¿Qué sádico las inventaría?), suponen toda una prueba.

Uno puede ver las flechas u otro tipo de proyectiles por encima de su cabeza, y poco importa si no van contra nuestra persona, pues un mal gesto, o una palabra mal interpretada pueden dirigir el objetivo hacia nosotros.

Si uno tiene una buena réplica, adelante (ateniéndonos a las consecuencias). Si no se tiene, creo que lo mejor es seguir el ejemplo de una de mis compañeras de trabajo. Me explico: la señora en cuestión (edad impredecible bordeando los cincuenta; metro setenta y pico; pelo castaño claro en media melena; nariz ligeramente aguileña; ojos verdes y talle esbelto) se distingue por un porte impecable ya llueva, truene o haya un tsunami a su alrededor. Vayan los improperios hacia ella o hacia el público general de la sala, ella siempre parece acabada de salir de la Avenue Montagne. Yo no paro de decirle que la admiro, y ella, con su sonrisa inteligente, me mira condescendiente, sabiéndome en el buen camino.elegance2.jpg

Y es que este mundo nuestro está alcanzando unas cotas de violencia generalizada insospechadas. Que conste que no me refiero a la agresividad, impulso inherente al ser humano que se puede (y debe) canalizar de manera adecuada. Hablo de la violencia como manifestación de esa agresividad mencionada a modo de vía lícita para resolver situaciones. ¡Horror!.

Así que, si no podemos hacer nada más, al menos mantengámonos dignos y elegantes. Las personas capacitadas lo apreciarán.

 

No obstante, si aún queréis sobresalir más, voy a enumerar una serie de contenidos (reales y confirmados ante notario) que podéis utilizar en los momentos que creáis oportunos. Aunque abordaré sólo algunos temas, si queréis más, no hay más que pedirlo.

 

  1. Si os encontráis en una reunión en la que se habla de arte, y no sabéis qué decir, ahí va esto:
    1. Si queréis nombrar a un clásico cercano, decís: “me parece injusto que no se reconozca como se merece a Nicolás de Stäel, pues es fabuloso (y lo es)”art 2 nicolas estael.jpg
    2. Si queréis quedar muy contemporáneos, dos opciones: “la última exposición de Víctor Castillo es asombrosa, con esa mirada mordaz e inteligente” o bien “el juego de intercambio de personalidades propuesto por Cang Xin es genial”.

 art 2 victor castillo.jpgart 2 Cang Xin.jpg

Eso sí, para snobismo absoluto, confesaos devotos de los “Distressing Landscapes” (un dúo de artistas prácticamente desconocido).

 

  1. Si se está hablando de iconos de la moda, hay dos que no fallan, y se pueden utilizar indistintamente. ¿Que han dicho uno? Pues soltáis el otro:
    1. Kate Moss, pese a todo, sigue teniendo una intuición increíble para marcar tendencia
    2. Pero Chloe Sevigny va camino de ser la musa indiscutible de nuestro tiempoart 2 kate-moss.jpgart 2 chloe.jpg

En cuanto a los chicos, si bien no son tan generadores de tendencia, Jude Law, Beckham o Jonathan Rhys Meyers siempre te dejan bien.

art 2 beckham.jpgart 2 jude.jpgart 2 jonathan-rhys-meyers2.jpg

Por cierto, cualquiera de los y las nombradas son buenos ejemplos a seguir para quedar elegantes siempre en el vestir.Karl Lagerfeld - Les musiques que j'aime.jpeg

  1. ¿Que se habla de gustos musicales para estar a la última?:
    1. El último disco de Rufus Wainwright es redondo” (es cierto y no solamente por la forma del CD).
    2. Benjamín Biolay es el nuevo emblema de la música francesa” (esto no lo tengo tan claro, pero quedas impecable).
    3. Echa una ojeada al recopilatorio de Karl Lagerfeld “Les Musiques que j’aime” (todos los nombres suenan tan modernos que te harán quedar fenomenal).
  2. Si están hablando de arquitectura y ciudades:art 2 chicago.jpg
    1. New York es New York, sí, pero no hay que olvidar que es Chicago la que ofrece la mejor muestra de arquitectura” (¡Ea!).
    2. Como dice Foster, las megalópolis son un caos, pero a veces, como en Shanghai, ese caos es algo maravilloso” (ésta es de nota).
    3. Otra opción más latina es defender al “DF como Babel en la que confluyen todos los tiempos

 

Y para terminar la lección, si tenéis que llevar un vino a la reunión, presentaos con uno original, como el ARANLEON SOLO 2005 (de Utiel Requena). Seguro que a nadie se le había ocurrido llevar un vino valenciano.

 

¡Suerte!

   
      

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer