Cómo me cuido en el embarazo (parte 1)

¡Hola de nuevo! Me encuentro en la semana 26 de embarazo y ya tengo de nuevo instaurada mi rutina de cuidados. Por fin he retomado el ejercicio físico que tuve que dejar de lado los primeros meses porque no me sentía muy bien. Afortunadamente todo pasa y el segundo trimestre siempre suele ser el mejor. Te sientes con más energía, las náuseas ya han desaparecido y la barriguita, aunque ya es bastante prominente, no te impide llevar una vida activa. Así que aquí he resumido un poco en qué consiste esta nueva rutina pero tengo pensado hacer un ‘post’ más adelante mucho más detallado. Aquí va un previo.

¿Qué tipo de ejercicio puedes hacer cuando estas embarazada?

Fotos de Miriam Yeleq

Tonificación

Los ejercicios de pesas son muy recomendables durante el embarazo. Te ayudan a mantener tonificado el cuerpo y a crear músculo para poder evitar dolores de espalda. Por supuesto hay que usar poco peso y hacer movimientos muy controlados. Con mi entrenadora de dobleentrenamiento.com ejercitamos con mancuernas de 2 o 3 kg y nos centramos en bíceps, tríceps y hombros. La parte inferior (glúteos y piernas) la ejercitamos con gomas o tobilleras con pesas de 500gr y hacemos ligeros movimientos y en posturas donde no se sobrecargue la espalda ni las rodillas. Las sentadillas también son un ejercicio muy bueno. El abdomen es la zona a tener más cuidado ya que los músculos están muy distendidos. Los abdominales están totalmente prohibidos, pero sí se pueden ejercitar indirectamente a través de otro tipo de ejercicios.

En esta foto estaba embarazada de casi 4 meses… y sólo hice un par de saltos para la foto, no os preocupéis.

Cardiovascular 

El cardio es uno de los ejercicios más necesarios para mantenerse en forma durante el embarazo. Activa la circulación, relaja y te hace estar más ligera. Lo mejor son caminatas de 20 a 40 min 3 veces por semana, la natación o el uso de la elíptica. Nada de ejercicios de impacto como correr, saltar a la comba o montar a caballo. Salir de casa a hacer la compra, pasear al perro, subir escaleras… son actividades suaves, fáciles y que puedes incluir en tu día a día sin tener que ir al gimnasio.

Estiramientos

Muy necesarios para mantenerse flexible y evitar lesiones. Se pueden hacer modificaciones en yoga o pilates para adaptarlo a las embarazadas y es uno de los ejercicios más completos. En esta ocasión no me he animado a hacer yoga como en el embarazo anterior pero sí que estiro a conciencia después de cada entrenamiento.

 

Mi cosmética favorita

También he querido incluir un apartado de mis indispensables de belleza y cuidado de la piel del cuerpo, tan necesaria para mantenerla flexible y que en el post-parto se recupere mucho antes. Soy muy fan de la cosmética de farmacia, sé que no es la más natural pero a mi me funciona muy bien y me fío totalmente de mis marcas fetiche. Al final son fórmulas diseñadas específicamente para un fin y tienen muchísimas ventajas. La verdad es que conozco a muchas mujeres que simplemente usaron aceite de almendras o la típica crema grasa de toda la vida y les fue fenomenal. Yo lo he probado todo y he de decir que los aceites corporales, en invierno, no son lo mío. Me resultan incómodos de aplicar, que ensucian la ropa y, además, soy muy especial para algunos olores. Así que hoy me gustaría enseñaros los tres productos de farmacia con los que me estoy cuidando a diario durante estos meses. Ojalá os gusten y os vayan tan bien como a mí.

Atiestrías Isdin:

Mi crema antiestrías favorita, la usé durante casi todo el embarazo de Alan, desde los 4 meses, y es fantástica. Fácil de aplicar, se absorbe bien, huele bien, no es nada pegajosa y no tuve ni una sola estría. En este embarazo, como he notado antes que se me hinchaba la barriga pues la he usado desde el primer momento. Me la aplico de dos a tres veces al día, pero sobre todo, después de la ducha y antes de irme a dormir. Con una cantidad del tamaño de una nuez por toda la barriga y parte de las caderas y los flancos.

Gel de firmeza corporal de Mustela:

Las caderas y muslos son sin duda mi punto débil durante el embarazo. Sé que es inevitable y que no puedo luchar contra ello ya que el cuerpo reserva esa grasa para posteriormente usarla durante la lactancia. Me pasó anteriormente y a los pocos meses todo volvió a la normalidad así que no me preocupo. Pero lo que sí quiero es que la piel se vea lo más suave y tersa posible. He estado buscando un anticelulítico y reafirmante que fuera seguro usar durante el embarazo. Este, sin duda, pasa todos los controles y la marca es una de mis favoritas en el cuidado del bebé. Me lo aplico dos veces al día sobre todo en caderas y muslos para activar circulación y reafirmar los tejidos.

Crema de Rosa Mosqueta de Repavar:

Como comenté en mi ‘post’ anterior, unos de los síntomas que más me afectan es el acné. En mi caso se concentra en la zona de la espalda sobretodo en los hombros y las lumbares. Durante meses he tenido que lavar la zona muy bien para que estuviera limpia y sin grasa. Lo malo es que se quedaba bastante reseca y hay muchos productos antiacné que son peligrosos de usar. Afortunadamente, después de 5 meses los granitos han desaparecido por sí solos, pero han quedado unas antiestéticas marcas. Esta crema contiene aceite de rosa mosqueta que es muy regenerante. Me la aplico en toda la espalda una vez al día para hidratarla y que la piel se vaya renovando poco a poco. Llevo usándola sólo un mes y ya me noto la piel mucho más hidratada y las manchas están empezando a suavizarse. En un par de meses espero que hayan desaparecido por completo.

Espero que os hayan gustado mis consejos y que me contéis cuales son vuestros productos favoritos. Tengo pendiente un ‘post’ sobre alimentación en el embarazo que creo que os va a gustar mucho.

¡¡Un beso enorme y hasta el siguiente ‘post’!!

 

  • Helen se te ve estupenda, de verdad, radiante en las fotos que subes en las redes, al final va a resultar cierto que el embarazo embellece a las mujeres jajaja. Gracias por tus recomendaciones. Soy un poco escéptica con lo de la gimnasia durante el embarazo pero estoy segura de que nunca pondrías en riesgo la vida del bebé (por cierto, sabes ya si es niño o niña) y que estás en manos de una entrenadora que sabe lo que te aconseja. Yo estoy intentando quedarme embarazada…..y lo que hago es intentar estar sana y fuerte ahora, que también ayuda mucho si tu cuerpo está fuerte a la hora de quedarte embarazada. Enhorabuena de nuevo!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.