Moda baño en Marrakech

Hace un mes estuve trabajando en Marruecos para una sesión muy apetecible. Ese día desperté en un autentico vergel en medio del desierto rodeada de palmeras y rosales en plena floración. Había 30 grados a la sombra y no corría ni una pizca de viento, el calor era muy reconfortante. El olor a especias y la llamada a la oración creaban un ambiente exótico y singular. ¡Cómo me gusta Marrakech!

Continúa leyendo