Volviendo a montar a caballo

¡Hola a todos!

Los caballos siempre han sido mi pasión. Empecé a montar con 8 años durante unas vacaciones en Inglaterra y, a la vuelta a Lanzarote, me apunté a la única hípica que había en toda la isla. Allí empezó todo. Poco a poco fui cogiendo soltura y aprendiendo todos los trucos de la equitación. Durante los 15 años siguientes, montar a caballo se convirtió en algo básico en mi día a día.

Ahora, después de mucho tiempo sin subir a lomos de estos preciosos animales, he retomado mi afición preferida. Con gran ilusión he empezado a tomar clases para ir recuperando seguridad en mi misma y deshacerme de malas posturas. Afortunadamente es como montar en bicicleta, nunca se olvida. Sólo hay que despertar esos músculos entumecidos que no se usan en ningún otro deporte (y soportar las temibles agujetas) ;).

Tras varias clases he vuelto a sentirme como una niña. He vuelto a disfrutar de la brisa en el rostro, del traqueteo del trote y de la adrenalina del galope. ¡Estoy lista para esta nueva aventura!

Muchísimas gracias Hípica Green Bay de Villanueva de La Cañada por la gran profesionalidad y afecto que me estáis dando.

Una buena equipación es fundamental para estar lo más cómoda y segura sobre el caballo.

Os presento a Keaton, el “otro” pelirrojo de mi vida que me vuelve loca.

¡¡Que nunca falte el casco!! Salva vidas.

En breve empezaremos a dar paseos por el campo, estoy deseando que llegue la primavera.

Espero que os haya gustado el post de hoy.

Os animo a que probéis esta fabulosa experiencia, tan bonita, tanto para mayores como para niños.

¡Un beso enorme!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.