Todos los detalles del desfile de Ion Fiz

¡¡Hola a todos!!

Estoy muy feliz ya que este fin de semana he cumplido varios sueños. Por un lado, he podido abrir un desfile de la MBFWM con el gran diseñador Ion Fiz, algo casi inalcanzable para muchas modelos y que he podido hacer 8 meses después de ser madre. Me encanta que cada vez más diseñadores apuesten por modelos como yo, mujeres perseverantes y luchadoras que no se dan por vencidas hasta conseguir sus objetivos.

Muchísimas gracias por todos los comentarios que he recibido a través de las redes, ha sido un día muy importante para mí.

Y es que además gracias a su colaboración con Rowenta también he podido diseñar por primera vez una prenda exclusiva con fines benéficos. Me siento una privilegiada de poder trabajar con dos grandes de la moda y la tecnología como son Ion Fiz y Rowenta y que juntos hayamos podido crear algo tan bonito. Es una de las iniciativas que más ilusión me ha hecho sentir y que me encantaría explicaros con detenimiento en otro post.

Hoy quiero contaros cómo viví este maravilloso desfile que además también tiene fines solidarios. Toda la colección DAHIA ha sido confeccionada por una asociación de mujeres en riesgo de exclusión llamada Lal La Buya, que se encuentra en Melilla.

Los preciosos bordados, la pedrería y la minuciosa confección fue tratada con el máximo respeto por las expertas manos de todas estas costureras. Tuve la oportunidad de hablar con ellas y la ilusión que sentían por ver su trabajo sobre la pasarela era de lo más emocionante. Bravo por todas ellas y bravo por Ion por darles esta maravillosa oportunidad.

El día antes del desfile realizamos el fitting (prueba de ropa en inglés). Es fundamental asegurarse que la ropa queda impecable y tener tiempo de reacción si fuera necesario corregir algo. Allí, dentro del box, ya se palpaba el nerviosismo que precede a un desfile de estas dimensiones.

¡¡Cómo mola mi look de apertura!! 😉

Últimos retoques a mi segunda salida. Un precioso vestido fluido con capa.
Ion quiso dar unas puntadas él mismo a mi vestido para que quedara perfecto. Todo estaba cuidado al más mínimo detalle.

De mi maquillaje se encargó José Belmonte, tan simpático como siempre, y consistió en una tez muy natural y resaltando mucho los ojos con trazos en negro.

El maquillaje y peinado se realiza normalmente una hora antes del desfile entre una marabunta de periodistas que quieren retratarte paso a paso mientras te van transformando. Allí te codeas con el resto de las modelos y es el único momento que puedes desconectar un poco.

Beatriz Matallana terminó mi look beauty con un peinado de efecto mojado,
retirado hacia atrás y recogido con unas horquillas en una coleta hacia dentro,

dando la sensación de que tenía el pelo corto.

¡¡Ha llegado la hora de vestirse!!

Cada modelo tiene en su rincón para cambiarse dentro del box su “composite” (foto con medidas) y las fotos que se realizaron durante el fitting para que las vestidoras sepan exactamente cómo se compone el look. Si os fijáis también vienen anotaciones en rojo, para corregir cambios de última hora, y un número, ese es el turno de pasarela.

¡¡Y empieza el desfile!!

La sensación antes de subir a una pasarela es indescriptible. Muchos nervios, estrés, ilusión, emoción, prisas… saber que tienes todas las miradas puestas en ti, que hay más de 600 personas observando cada uno de tus pasos, más miles que te verán a través de la tv o las revistas… Es una gran responsabilidad pero al mismo tiempo te hace sentir que eres otra persona, como si estuvieras interpretando un personaje.

A pie de pasarela había un estudio de fotografía que formaba parte del show del desfile. Por allí íbamos pasando las modelos cada vez que salíamos a desfilar. ¡¡¡Me pareció una idea muy original!!!

Mi primer look era un conjunto de falda y camisa muy sofisticado con un precioso cinturón y unas maxigafas. La falda estaba hecha de fibra de carbono pero era superligera. Es una de las primeras veces que se ha usado este material en prendas para un desfile.

Mi segundo look era un vestido de ensueño. Hecho de gasa y con incrustaciones de piedras me sentí como una verdadera princesa árabe.

En la segunda salida ya estás un poco más tranquila, has roto el hielo, y ahora puedes disfrutar más. Entre las carreras desde la pasarela al vestuario, el cambio de ropa y volver a encontrar tu sitio en la fila de salida, se te pasa todo de golpe.

En definitiva, el desfile de Ion Fiz by Rowenta, ha sido para mí un torbellino de emociones y sentimientos. Un día que ha aunado muchísimos detalles y ha abierto un gran ventanal para futuros proyectos.

Para el resto ha significado también una apuesta a la solidaridad, al trabajo bien hecho y a las colaboraciones que nos hacen a todos más grandes y más fuertes.

Gracias a todos por leerme y por formar parte de esta pequeña gran familia del blog. En unos días os contaré cómo surgió mi colaboración con Ion y Rowenta y cómo es el diseño solidario que hemos creado. ¡¡¡Creo que os va a encantar!!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.