Un día entre viñedos

Siempre me han encantado las rutas en coche. Conocer lugares diferentes cada día, perderse por caminos y encontrar verdaderos tesoros paisajísticos. Este año tuve la suerte de poder hacer una durante el fin de semana de Semana Santa. Tres días en tres hoteles, con una buena amiga y con mi perrita Bella… ¿Os apetece el plan?

La primera parada fue el hotel Marqués de Riscal en La Rioja. Un hotel diseñado por Frank Gehry que no deja indiferente a nadie, o lo amas o lo odias. Yo soy más de las primeras. Me encantan las apuestas arriesgadas y los sitios que se salen de la norma.

Nuestra llegada se hizo esperar, ya que de Madrid a La Rioja fuimos parando, en numerosas ocasiones, para apreciar el paisaje o para buscar un lugar donde comer y que nos dejasen pasar con la perrita. Misión casi imposible. Menos mal que en la Sierra de Cebollera encontramos un antiguo caserío y hotel rural con restaurante llamado Venta de Piqueras donde se apiadaron de nosotras y nos dejaron comer en su terraza. Las vistas no podían ser más espectaculares y Bella disfrutó de la nieve por primera vez en su vida.

Llegamos al Marqués de Riscal al atardecer y fue como llegar al paraíso. Nos alojaron en una preciosa habitación con vistas a los viñedos y nos agasajaron con vino tinto, jamón y trufas… ¿Qué más se puede pedir? Ah sí, una visita al spa donde puedes hacerte tratamientos con vinoterapia o simplemente zambullirte en su piscina de agua caliente. ¡Además aceptan mascotas! No puede haber un sitio más perfecto para pasar un fin de semana.

Al día siguiente teníamos visita de las bodegas con un tour guiado. Nuestra guía fue simpatiquísima y nos explicó muy bien cómo se producía el vino y también cómo catarlo, muy importante. 😉 Eso sí, solo un par de sorbitos… jejeje.

Y es que después de la visita tocaba subirnos al coche y continuar con nuestra ruta… ¿Cuál sería el próximo destino? Tendréis que leer el siguiente post para averiguarlo…

IMG_0743

De camino a La Rioja paramos en Venta de Piqueras, un sitio fabuloso para descansar las piernas y disfrutar de las vistas de Sierra de Cebollera

IMG_0739

Un picoteo en la terraza, al solecito y con estas vistas… ¡¡Me apunto!!

IMG_0753

Hotel Marqués de Riscal

IMG_0846

Fue muy agradable pasear por los alrededores del Hotel Marqués de Riscal…

IMG_0867

Llevo abrigo de Yerse, camisa de Mango, jeans de Zara, bolso de Loewe, sombrero de Mango y botines de Fosco

IMG_0872

Me encantó el mar de romero que inundaba los jardines del hotel

IMG_0883

IMG_0901

Feliz de encontrar un hotel pet friendly de esta categoría. Bella disfrutó muchísimo

IMG_1534

Las vistas desde mi habitación…

IMG_0777

La terraza era el lugar ideal para tomar una copa de vino con la puesta de sol

IMG_0775

Las habitaciones son amplias, modernas y muy confortables

IMG_1542

Por la noche cenamos en el Bistró 1860 y pedimos el menú degustación con productos de la zona… buenísimo

IMG_1068

Las antiguas instalaciones de las bodegas Marqués de Riscal datan desde 1860

IMG_1049

Las visitas guiadas son muy instructivas y te enseñan todo el proceso de cómo se elabora el vino, desde la recogida hasta el embotellamiento…

IMG_1054

Es toda una experiencia visitar una bodega de estas características, se respira tradición e historia en cada una de sus barricas

IMG_1055

IMG_1063

Una de las bodegas más antiguas y donde guardan botellas de todos los años, desde su inauguración en 1864

IMG_1094

La visita guiada termina con una cata de vino, este es el reserva del 2011, ¡¡un año excepcional!!

IMG_1083

¡¡Salud para todos!!

¡¡Y nos leemos en el siguiente post!!

IMG_1012

Gracias Carol por ser además de gran amiga, una gran compañera de viaje… ¡¡Por muchos más!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.