Look otoñal en París

¡¡Buenos días!!

Uno de mis looks infalibles para esta temporada es el que combina el negro con el color caqui y los complementos en dorado. Aquí os muestro las piezas de mi look otoñal en mi último viaje a París. De vez en cuando aprovecho algunos días libres para ir a hacer castings y visitar a amigas que viven en la ciudad.

Cuando estoy todo el día de casting en casting, lo que busco en mi vestimenta es un aire casual pero arreglado y que sea muy cómodo. Una parka que me proteja del viento y el frío, un jersey negro de cuello vuelto y unos pitillos que me sienten como un guante suele ser la elección más acertada. Y, sobre todo, zapatos cómodos con un poco de tacón y un bolso grande donde quepa todo lo que necesito: mi e-book, el móvil, el paraguas, un plano del metro…

Y entre una cita y otra tuve tiempo de pasearme por una de las zonas más bonitas y famosas de París, la que comienza en la Place de La Concorde, atraviesa los jardines de Les Tuileries y se termina con una visita al Museo del Louvre.

¿Me queréis acompañar?

Llevo parka y jeans pitillo de Mango, jersey y cinturón de Zara, bolso Vince Camuto, reloj Thomas Sabo y botas Ash.

la foto 3

la foto 2

la foto 5

image[3]

image[2]

image

image[1]

la foto

la foto 4

la foto 1

 ¡¡¡Os deseo un feliz comienzo de semana!!!

¡¡Besos a todos!!

  • Hola Helen, precioso el look, es muy casual y eso es lo que mas me gusta a mi para el día a día.

    París precioso como siempre jeje, nunca lo he visitado y tengo unas ganas increibles después de haber visto ya varios post tuyos en esa ciudad. Que bonita es!!!

    Un besito preciosa y mucha suerte en los castings.
    Muuaks. Sonia.

  • De nuevo aparece París en tu blog como un escenario especial de tu presencia. Vuelve París, ha vuelto el otoño, el invierno… tus looks más sobrios de color, siempre discretos, siempre acertados. El verano parece haber sido un sueño reciente y sin embargo qué presente sigue estando ahora en mí, en este malestar íntimo por una gran ausencia, por un amor sin eco.

    Se me humedecen los ojos al recordar la última vez que escribí en este blog, todavía sin ser totalmente consciente del drama que necesariamente un día había de pasar.

    Me pregunto qué hago escribiendo aquí… y sólo sé que es como volver a mirar un lugar en el que alguna vez sentí una esperanza. Volver a un lugar por donde pasé antes de sentir este dolor que ahora me atenaza.

    Es inútil sollozar cuando sólo uno mismo puede sentir su verdadera pena.

    Muy buenas las dos fotos de detalle de los complementos y la secuencia final del salto. El texto perfecto, no hace falta más para redactar un buen post.

Responder a Gabriel Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.