Compás en la sangre

Hay una familia que por su sangre corre el  “compás” que los tempos los marcan, los toques de guitarra y el idioma con el que mejor se expresan son las bulerías, los tangos, alegrías y demás palos del flamenco.

Su abuelo, el patriarca de la familia, desde muy pequeños les dejó la mejor herencia que les podía dejar a golpe de bastón, les marcaba esos compases, esos tiempos. Repiques y redobles que ellos han paseado con orgullo por todo el mundo para grandeza del flamenco y satisfacción nuestra de poder ver ese arte, el flamenco en estado puro sin concesiones a la galería, introduciendo pequeñas innovaciones pero siempre respetando lo que mandan los cánones.

Una familia donde se respeta su sangre por encima de todo y se respeta el patriarcado incluso asumiendo ese papel al que le corresponde en una muy temprana edad.

Una familia que gracias a esos consejos de su abuelo y a su hambre de mejorar no se han acomodado en esas frases hechas que muchas usan muchos como excusa: “¡Es que los gitanos somos así!”.

IMG-20160923-WA0005

Esta familia se encierra en su estudio a trabajar, tocan la guitarra, el cajón, el piano, componen la música de sus espectáculos y no solo eso, enseñan a sus músicos cómo deben tocar esa melodía que una noche soñaron obligándolos a saltar de la cama para coger la guitarra y hacer realidad ese sueño.

Esta familia de profesionales, porque eso es lo que son y lo demuestran cada vez que salen de gira teniendo una disciplina como cualquier músico clásico, eso sí… el arte es su estado más puro, les rebosa por los cuatro “costaos”.

Esta familia unida incluso en los momentos más duros que la vida nos da.

Hay errores en la vida que están a la vuelta de la esquina para todos nosotros, que a veces por la inmadurez y un mal consejo no se sabemos sobrellevar en un principio. Hay errores que nunca, gracias a Dios, o eso espero, sepamos lo que es llevarlos clavados en el alma. Hay errores que te marcan la vida y lo sé de buena tinta porque la tristeza del arrepentimiento más absoluto no se puede ocultar de una mirada sincera, que esa cruz siempre la llevará en silencio y sé que cada noche en sus oraciones hay un recuerdo para los que siempre sufrirán ese momento de esa mala suerte, de esos momentos  que nunca entenderemos por qué pasan.

IMG-20160923-WA0001

Pero esta familia no ha dejado de luchar, incluso después de pagar ese error con la sociedad y llevar el resto de su vida esa cruz, sigue sintiendo ese odio de tantos que no saben juzgar ni perdonar.

Es muy difícil resurgir de las cenizas y este hombre lo ha hecho como ave fénix porque muchas veces parece que de sus pies sale fuego.

Siempre he declarado lo orgulloso que me siento de tener ese goterón de sangre gitana en mi sangre, eso sí, ese arte de esta raza imagino que lo sabré expresar en la plaza de toros porque lo que es bailando o cantando… mejor ni hablar.

Pues bien, me encanta cuando me llaman primo. Es más, ellos son mi familia, porque además de la amistad tengo la enorme responsabilidad y el grandísimo honor de ser el padrino y Lourdes la madrina de la hija de uno de ellos.

Por eso sé que esta familia es un ejemplo para todos de sacrificio, de unión, de profesionalidad.

Es cierto que el principal ingrediente del éxito es la constancia pero queridos, en la vida hay quien cuando nace, Dios le toca con la barita y lo hace diferente, y en esta familia da la sensación de que Dios está pendiente de ellos para que cada vez que nazca un nuevo miembro tocarlo con esa barita porque qué barbaridad.

IMG-20160923-WA0000

Los niños normalmente juegan a la pelota, las niñas a las muñecas… Pues bien, en esta casa se juega a hacer compás, a bailar por bulerías, cantar por tangos… vamos, una barbaridad, casi incluso antes de que aprendan a andar aprenden a bailar.

Esta familia lleva el concepto de hospitalidad hasta puntos indescriptibles, uno sabe cuando llega pero nunca cuando se va. Para ellos ver una mesa sin comida es como un jardín sin flores, eso sí, prohibido llevar reloj. De hecho en casa ya me dicen: “¿Qué vas, con tu compadre? Bueno pues ya llegarás a casa…”. Y yo siempre digo lo mismo: “Noooo, voy a comer con él y vuelvo pronto…”. Nunca lo he conseguido.

Me acuerdo un día que fuimos a ver la corrida de rejones en Sevilla y al salir nos fuimos a la feria a la caseta donde se venden los mejores buñuelos del mundo, ese año no toreaba yo en la feria así que allí fuimos. La idea era buena, vamos, nos comemos unos buñuelos y prontito para casa… Llegué a las nueve de la mañana del día siguiente… Pero quién se va cuando hay tanto arte en un sitio, y como allí todos cantan, todos bailan y todos tocan la guitarra menos yo, pues eso, que estos ratos de arte es lo que nos vamos a llevar.

Esta familia son los Farruco, gitanos de pura raza. Uno baila como es, al igual que uno torea como es. Sus espectáculos son un tributo a su sangre, a sus enseñanzas, a sus raíces. Esa fuerza nacida de esa pasión, ese amor por el flamenco te hace sentir cosas muy grandes desde tu butaca, de pelos de punta.

IMG-20160923-WA0002

Juan “Farruquito”, Antonio “Farru” y Manuel “El Carpeta” son los dignos herederos de esta familia, son a día de hoy los mejores embajadores del arte del flamenco llevando sus enseñanzas y su pasión por todo el mundo.

El otro día fuimos a ver el espectáculo de “Farru”, que paradójicamente estaba fuera de la programación de la bienal de flamenco de Sevilla, cosas que no se entienden ni comprenden. Pues bien, allí fuimos y qué alegría de haber ido, todavía se me ponen los pelos de punta al recordarlo, qué manera de darlo todo, desde luego derramo toda su esencia para gusto de los presentes.

Esa elegancia, esa fuerza, ese tío tan guapo, y ya no digo esa velocidad endiablada a la que taconean, lo que es muy difícil en todo en la vida son los tiempos, el temple eso queridos lectores es lo mas difícil del mundo, el temple, y ellos lo llevan como parte de su ADN.

Al que le guste el flamenco que no pierda nunca la oportunidad de ir a verlos y al que no le guste que vaya porque va a sentir cosas que ni él mismo sabía que se podían sentir, nadie se queda indiferente ante este huracán de pasión y compás.

Loading the player...

Loading the player...

  • Ole por la gente con temple y compás!!!
    Ole por los que saben perdonar, signo de la honradez!!
    Ole por los que sentimos el flamenco!!
    Y ole tú, maestro!!

    No se si es impresión mía,pero en cada post que publicas haces que tus seguidores podamos sentir una mezcla de sensaciones increíbles; risas, alguna que otra lagrimilla y el conocimiento de temas totalmente en desconocimiento para algunos.
    Puedes estar orgulloso de SABER TRANSMITIR, en todos los sentidos.
    Mi más sincera enhorabuena!!
    Besos desde nuestra ciudad, la ciudad de los sueños…

  • Querido Francisco:
    Me alegre’ sinceramente leer tu nuevo post, porque asi entiendo que estas totalmente recuperado………….sufrimos mucho cada vez que te haces mal. PROMETENOS QUE DE AHORA EN MAS, CADA DECISION SERA’ EN FUNCION DE PRESERVAR TU SALUD…………
    y…………………SI……..es bueno destacar ” estas familias” que son aquellas instituciones que…en via de extincion……..hacen grande las raices……………………….es bueno porque el mundo esta’ cambiando y se esta’ ” revolviendo mucho” ..por eso hay que preservar doblemente ” estas personas”………………………….seguro seguro que iremos a verlos para vibrar junto a ellos……………
    GRACIAS POR EMBRIAGARNOS DE TRADICIONES…………………QUE NOS HACEN GUSTAR CADA DIA MAS SEVILLA……….
    UN ABRAZO ENORME ,CUIDATE, CUIDATE……..
    LILIANA

  • los tres son puro arte que les sale por los pies, gitanos como ellos solos pero también abiertos de mente y respetuosos con quien piensa diferente, como demuestra la total aceptación por parte de la familia a la relación del pequeño de los hermanos. Farruquito y el Farru están casados por la ley gitana con gitanas tradicionales, mientras que el Carpeta tiene una relación con Aguasantas, la ex nuera de Raquel Bollo, que no es precisamente una gitana tradicional, pero si una niña maravillosa que se ha ganado a toda la familia

  • ¡Hola Fran!

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Son los más grandes y merecen el puesto que les corresponde arriba del todo. La gente no perdona, pero tampoco entiende. Yo sólo sé que es ver a esa familia en el escenario y que hay pocas cosas que puedan emocionarme tanto. Esos pies … qué arte más grande!

    A Madrid apenas vienen, pero si puedo no me lo pierdo. ¡¡La rabia que me da verlos en Nueva York, en París, en Londres … y que es su país no pisen los mejores escenarios. Donde merecen estar.

    En fin. Son muy, muy, muy grandes. Y algunos lo sabemos y lo sentimos.

  • Yo vi uno de sus espectáculos en Barcelona, hará más de diez años y aún tengo los pelos de punta al recordarlo, y eso que yo no era una gran amante del flamenco. No veo la hora de volver a ver a Farruquito y el Farruco en un escenario.

Responder a LILIWEI Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer