LA JUSTICIA (NO) ES IGUAL PARA TODOS

La Audiencia Nacional ha condenado a penas de prisión a los 65 acusados por el tema de las tarjetas black de Caja Madrid, pero sólo 19 tienen una condena superior a los dos años. La otra noticia del día, de la semana y del mes: las ‘¿condenas?’ del Caso Nóos a Iñaki Urdangarín y a Diego Torres.

La primera me inquieta porque yo conocí a uno de los acusados, cuyo nombre no voy a citar porque apenas ha salido en los medios, pero ha salido. Yo le conocí cuando daba clase en la Facultad de Ciencias de la Información de Madrid, y por asuntos profesionales. Quiero que conste que era una persona normal, de izquierdas y muy agradable. Nunca pude imaginar que, tiempo después me lo iba a encontrar envuelto en ese lío morrocotudo de las tarjetas black. Creo que aquí se hace verdad el dicho de que “El mejor escribano echa un borrón” Ahora bien, no es que yo disculpe el delito, es que he visto tantas cosas a lo largo de mi vida…

El segundo caso me duele más porque nada más conocerse que ya iba a salir el fallo del Tribunal, yo aventuré que iban a exonerar a la Infanta y que su marido no iba a entrar en prisión.

Aparte de todas las consideraciones que se han hecho: inteligentes o estúpidas, que de todo hay, yo dije que la Infanta debería responder al Tribunal más o menos así: “Ustedes creen que con cuatro hijos que tengo, la casa y mi trabajo, me quedan ganas de interesarme por algo más. Llego a casa muy cansada porque mi trabajo me exige mucho y yo no quiero quedar mal. He ido cumpliendo años y estas cosas se notan. Llevamos once años con este asunto y yo sigo queriendo a mi marido y sufriendo por toda mi familia. Yo no soy de piedra y me duelen mis padres (mi madre es una verdadera santa) mi hermano es también un santo varón y yo le quiero mucho. Llevamos mucho años de destierro y tengo nostalgia de mi país. Mis hijos se están educando en el extranjero, lo que es bueno, por un lado, pero muy triste por otro”.

Volviendo a la realidad, me gustaría añadir que yo (la abajo firmante) no critico la sentencia actual porque es PROVISIONAL. Es decir, ahora se habla de que la Infanta se va a trasladar a Lisboa por su trabajo, y yo me digo que aunque los mayores campen a sus anchas, los dos hijos más pequeños necesitan una estabilidad. Tienen que cambiar de colegio cuando acabe el curso actual y se precisa tiempo para conseguir nuevos colegios, aparte de que cambiar de casa y de país siempre es complicado.

Es resumen, yo pienso en los hijos y en lo que puede ser mejor para ellos y en ese matrimonio, enamorado a pesar de todo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer