Como resumen de mi estancia en Galicia, voy a compartir algunos recuerdos que me acompañarán siempre:
Un viaje retrospectivo al dolmen de Axeitos, una de las joyas turísticas de la comarca de Barbanza. A pesar de que nunca ha sido investigado en profundidad ni sometido a ningún tipo de intervención arqueológica, es uno de los más conocidos dentro y fuera de Galicia. Se trata de un sepulcro de 4.000 años de antigüedad. Las primeras referencias escritas son de Fray Martín Sarmiento en el libro “Viaje a Galicia” a mediados del siglo XVIII.

PAZO DE OCA- Una auténtica fortaleza del siglo XV. Su estanque alberga dos barcas de piedra: una de guerra y otra de pesca. Un conjunto de escudos, torres, jardines, laberintos, estancos y una capilla hacen que al Pazo de Oca también se le conozca como el “Versalles gallego” Este pazo fue declarado Bien de Interés Cultural en 1982 y es propiedad de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, se encuentra en A Estrada a unos 30 kilómetros de Santiago de Compostela y es muy visitado por los turistas que desean sumergirse en la historia de Galicia.

Pero siempre me acompañarán los hechos insólitos como el recuerdo de haber encontrado en el municipio de Mondariz a un antiguo alumno que, dijo, trabajaba en el ayuntamiento y el recuerdo del animal que cruzó la carretera el día que regresamos a Lugo. Y hay algo que olvidé mencionar en la reseña de “Lo que escondían sus ojos” y es que los marqueses de Llanzol pasaron unos días es ese mismo balneario que elegí este año. Forneas

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer