Arde Lucus

Arde Lucus es un gran banquete con mesas distribuidas a lo largo de la Muralla que encierra el casco antiguo de la ciudad de Lugo y tiene un perímetro superior a los dos kilómetros y una anchura de cuatro metros y medio, con lo cual es costumbre muy apreciada dar un paseo por el adarve, al que se accede por una rampa y varias escaleras. Este año Arde Lucus tendrá lugar entre el 17 y el 19 de junio próximo. Los participantes se visten de romanos porque  la fiesta evoca el pasado romano de la ciudad y recibe el nombre de comilonum.

Por otra parte, el lema “Y para comer Lugo” tuvo éxito desde el principio y hace décadas -dicen- figuraba en las entradas de la ciudad. Tras una larga etapa de ostracismo, pasa ahora por una segunda primavera de la mano de la Asociación Nacional de Hostelería y con el impulso de las instituciones. Y es que la gastronomía es , en Lugo, algo más que una fiesta , aunque las fiestas gastronómicas abunden en toda Galicia como la “Fiesta del porco celta de Sarria”, y no hablaré del “pulpo a feira” que es el leit-motive de las fiestas de San Froilan, patrón de la ciudad.

En cuanto a la historia de la ciudad, algunos expertos dicen que fue fundada el año 25 a. de C. como un campamento militar romano y que Lugo es la más antigua capital de Galicia.  Lugo, ciudad sagrada de Augusto, vio como su extraordinaria muralla monumental, éra declarada Patrimonio de la Humanidad el 30 de noviembre de 2000. Su construcción que muestra la evolución histórica de la ciudad es muy posterior al nacimiento de Lucus Augusti, su denominación original. Es hoy una ciudad agradable y tranquila donde el visitante es acogido con hospitalidad

Cuando los romanos llegaron a las tierras del Miño, conocieron las propiedades curativas de la fuente de agua caliente que brotaba en la orilla izquierda del río Miño a casi 44 grados centígrados. Sobre el manantial natural existente habilitaron un complejo medicinal, las termas romanas que fueron declaradas “Monumento Nacional” en 1921. Y pusieron en uso una tradición termal que ha llegado hasta nuestros días. “SALUTEM PER AGUA”  (SPA). “Lévame a aquela fonte cristaina…”, dice Rosalia de Castro en “Folias Novas”: agua para el espíritu y el cuerpo, masajes que diluyen las preocupaciones cotiadianas.

En la Catedral se dan cita diversos estilos arquitectónicos: románico, gótico, barroco y neoclásico. Tiene el privilegio de mantener el Santísimo en exposición permanente. El Museo Provincial, instalado en el antiguo convento de San Francisco muestra  una exposición cronológica desde el Paleolítico hasta el final de la Romanización e importantes colecciones  de cerámica y vidrio, entre ellas valiosas piezas de la Real Fábrica de Cerámicas de Sargadelos, así como orfebrería prerromana y romana, torques celtas, arracadas , brazaletes y otrras piezas en oro y plata encontradas en yacimientos de la Edad del Bronce. Por último, el Ayuntamiento, situado en la plaza mayor, es un edificio del siglo XVIII, claro exponente del Barroco gallego.

Acabo de estar en Lugo, la tierra de mis padres, y me he traído el recuerdo de una brocheta de rape con zamburiñas, algo nuevo y delicioso. Y es que estoy muy acostumbrada y me parecen algo natural las deliciosas empanadas, el queso de Arzua, el lacón con grelos, el cocido gallego, el caldo, la tortilla de patatas (con huevos y patatas de la tierra), etc. etc.

¡Viva Lugo! Forneas

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer