LA MAGIA DE LA GRATITUD

El miedo se vence enfrentándolo de frente.  Mirándolo a los ojos y diciéndole aquí estoy y no puedes conmigo. Es fácil escribir esto pero quienes hemos sentido miedo y poco a poco lo hemos superado sabemos que es un largo camino que hay que recorrer y un día sin saber como ni porqué decides hacer del miedo tu aliado y plantarle cara.

Hace algunos años, pasé por una de las situaciones más traumáticas de mi vida. Una situación que literalmente me la cambió en todos los sentidos. En ese momento yo no tuve miedo, no dejé ni siquiera que se me acercara y le planté cara, pero una de las consecuencias que me trajo fue el vértigo y el pavor a ciertos ruidos.

Hasta que ocurrió lo del COVID estaba subida siempre en un avión, con lo cual no son las alturas lo que me dan miedo sino que prefiero mirar al cielo en lugar de hacerlo a la tierra. Tal vez ese es mi verdadero miedo.

Cuando el vértigo se apodera de mí, simplemente me paralizo, lo que ocurre que esto normalmente me ha ocurrido en momentos donde paralizarse no tenía sentido puesto que no cabía más remedio que bajar y había que hacerlo sea como sea.

Recuerdo una bajada en esquí en Austria como una auténtica pesadilla pero al final bajé, como pude, pero lo hice y esto me sirvió para darme cuenta que cuando te subes al pico más alto tienes que elegir muy bien a tu compañero de viaje. La vida te pone a prueba constantemente y no solamente hay que echarle un pulso sino observar muy bien quien lo hace contigo. En esto radica gran parte de la superación del miedo.

Hace unos días me subí a una roca, trepé hasta lo más alto, me situé justo al borde del precipicio y por un instante sentí la necesidad de tirarme al mar. Esta vez miré al cielo, al mar y a la tierra. Finalmente decidí no dar el salto ya que para vencer el vértigo no es necesario tirarse desde lo más alto, sino simplemente con asomarse el paso está dado.

Con esto quiero deciros que cada uno es quién para poner sus límites, es solo una cuestión de actitud y de fortaleza interior.

Con esta pequeña introducción en primera persona, quiero recomendaros un libro que como dice su autor, Juanjo Fraile, pretende que lo hagáis vuestro y plasméis en sus experiencias y miedos las vuestras propias.

La vida se trata de vivir experiencias, de saber reconocer nuestros errores y de no pensar tanto. Es curioso, yo pienso demasiado y tal vez por pensar tanto he dejado que otros pensarán por mí.

Leyendo este libro, que más que un libro de autoayuda es un libro de sentimientos, de pensamientos realizados en voz alta y un libro donde mi percepción me dice que el autor lo escribió para superar sus propios miedos, me he encontrado reflejada y he pensado. – No estoy sola. Esto no me ocurre solo a mí. Todos tenemos miedos, momentos negativos, positivos o de desconcierto, pero todos tenemos nuestro propio mundo interior y cada uno canalizamos nuestros sentimientos de diferentes maneras.

La perfección no existe y el mundo del “fenomenal“ suena hasta aburrido. Ser cínico frente al resto de la humanidad ayuda a superar situaciones y a ponernos una coraza, pero cuando estamos solos no podemos jugar al mismo juego.

Toca mirarse al espejo y hablar con uno mismo ya que ese dolor tarde o temprano sino se habla acabará saliendo de alguna manera y normalmente lo hace a modo de enfermedad. Cuando te dicen que te quedan seis meses de vida, el corazón te da un vuelco.

Lo material pasa a un segundo plano y lo personal se impone frente a todo. Yo también viví esta situación, no en mi persona pero si la viví y os puedo decir que estos son momentos que nunca se olvidan pero si bien es cierto que no olvidar es importante tampoco el miedo nos puede impedir no luchar. Esto fue lo que le ocurrió al autor de La Magia de la Gratitud.

Respirar, mirar el problema de fondo, ver cada día como un nuevo reto y escucharnos a nosotros mismos hace que podamos convertir momentos y situaciones desgraciadas en una oportunidad para hacer cambios internos y si es como en el caso de Juanjo Fraile, superar un cáncer gracias a su fortaleza mental, actitud positiva y a la increíble tenacidad de su mujer e hijas y afrontar una pesadilla física y mental como una segunda oportunidad y símbolo de un nuevo renacer.

“Tienes en ti mismo las herramientas e ingredientes más potentes del mundo para mejorar tu propia vida y lograr todo lo que realmente deseas de ella. Únicamente debes conocer y aplicar los secretos y el funcionamiento del poder y de la Magia de la Gratitud para desarrollar todo tu potencial  y el mundo que te rodea en todos los aspectos que tú quieras.” Juanjo Fraile, La Magia de la Gratitud. Editorial Alienta.

Os dejo con una frase del libro del autor, dicha por, (Soren Kierkegaard): “La vida sólo se puede entender mirando hacia atrás, pero sólo se puede vivir mirando hacia adelante.”

Este verano me ha traído momentos mágicos junto a gente mágica y estoy segura que la gratitud y el carpe diem se han puesto de acuerdo para hacer magia.   

La magia de la gratitud, Juanjo Fraile, fundador de Talentya, el ágora de innovación  creativa y desarrollo personal más innovador del mundo hispano, lleva más de veinticinco años profundizando en conocimientos y técnicas de mejora personal.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer