DIEZ CONSEJOS PARA VIVIR UNA VIDA MÁS SOSTENIBLE Y RESPETUOSA CON EL PLANETA

Hace unos días escribí para otra publicación sobre las 10 posibles acciones que están en nuestra mano para mejorar el planeta, y sobre como podemos unirnos a la causa para conservar nuestro planeta y preservarlo de la destrucción

Hay que evitar este cambio climático con pequeños gestos que podemos hacer día a día. Es solo poner nuestro granito de arena, sumando uno a uno.

¡VAMOS A INTENTARLO!

El cambio climático, las devastaciones naturales, la polución, la escasez  de recursos naturales y las grandes diferencias económicas nos van llevando a la idea de ser cada vez más sostenibles y con ello la necesidad de proteger el planeta para las futuras generaciones.

Nosotros impactamos día a día en el planeta, cada movimiento de cada uno de nosotros va a impactar en más o menos medida sobre el planeta. Necesitamos actuar, con pequeños cambios individuales para conseguir un planeta mucho más verde.

Se trata de llevar un estilo de vida sostenible, reemplazando pequeños o grandes hábitos cotidianos.

1.- Menos consumismo, no gastar innecesariamente

Hemos llegado a un punto en el que salir de paseo es igual a salir de compras, todo se compra aunque no lo necesitemos. Propongo reflexionar un momento antes de adquirir cualquier cosa, hacernos algunas preguntas: ¿lo necesito? ¿es sostenible lo que voy a adquirir?

Debemos reciclar todo lo que sea posible y evitar al máximo todo lo que vayamos a tirar. Por ejemplo no tirar la comida, seguro que hay recetas buenísimas con las sobras de otros días.

2.- Alimentarse con alimentos locales

No solo será positivo para el planeta, en la que apoyaremos el cultivo local y el comercio local, también evitaremos los desplazamientos y los transportes de alimentos lejanos. Los alimentos orgánicos son mejores ya que se han cultivado de la manera más natural posible.

Nos ayudará a sentirnos más sanos, ya que llevaremos una dieta más simple, menos elaborada, con menos contenido en proteínas animales más fácil de digerir y que aporta más energía al organismo.

3.- Usa cosmética enrolada con el medio ambiente

La cosmética sostenible y con el mayor contenido en ingredientes naturales puede ser igual de eficaz que cualquier otra, se trata de la cosmética eco-friendly.

Podemos usar productos que tengan menor contenido en derivados del petróleo, evitar los que tengan muchos envoltorios, los que contengan plástico y dar prioridad a los que podemos reutilizar sus envases.

Del mismo modo que evitamos usar productos que no van a ser respetuosos con el medio ambiente en nuestra higiene y cuidado personal, debemos tener en cuenta que los productos que usamos para la limpieza de la casa deberían seguir las mismas características en la medida de lo posible.

4.- Evita usar los productos de un solo uso

Preferir productos que usaremos varias veces siempre que sea posible, como pueden ser usar algodones reutilizables, muselinas o cepillos de dientes de bambú.

Sí los tenemos que desechar que sean sostenibles, por ejemplo preferir el cartón al plástico, y siempre los materiales compostables, biodegradables y reciclables.

 

5.- Ves a la compra con tus bolsas y envases

¿Necesitas bolsa? Es una de las preguntas que nos hacen muchas veces y que tenemos que hacer en la farmacia cuando vienen a comprar los clientes, sería mucho más lógico olvidarnos de esta pregunta por ambas partes, tanto si eres cliente como sí estas de cara al público.

Es mucho más sostenible usar una bolsa de tela, os acordáis de la bolsa del pan que teníamos cuando éramos pequeños, ¿por qué la dejamos de usar?  Vamos a retomar esta costumbre cuando vayamos a la compra.

Pero no solo eso, al conservar los alimentos en la nevera, olvidemos los envases de aluminio o las bandejas de aluminio y usemos de nuevo los tupper de vidrio que son limpios, no tienen olor, conservan mejor los alimentos y hasta los podemos usar para servir en la mesa.

6.- No tires la ropa, ¿porque no usar ropa vintage? Es absolutamente cool

Tenemos los armarios a rebosar de ropa, y si nos fijamos en la moda del “todo vuelve” las hombreras desterradas de golpe vuelven a aparecer en la pasarela, ¿porque no la reutilizamos o nos la volvemos a poner?, algunas veces simplemente, se puede hacer un retoque de modista para actualizarla o  para ajustar la talla.

Si no vas a ponértelo, regálalo a otra persona que le sea útil u otra opción es venderla a través de una app de ropa de segunda mano.

7.- Reparar todo antes que tirar

Hace unos años llevar las cosas a reparar era lo más fácil del mundo. Conforme pasaron los años, se volvió imposible llevar a reparar los electrodomésticos y otros aparatos cuando ya pasaban unos años de uso por que no habían piezas o no encontrabas a nadie que lo hiciera. Por fortuna desde este año la UE obliga a que los fabricantes reparen los electrodomésticos al menos durante 10 años, facilitando las piezas que sean necesarias. Debemos aprovechar estar normativa  y así evitaremos el desecho de muchos de estos electrodomésticos que se amontonan en el planeta sin uso alguno.

8.- Andar más, menos coches

Los coches más antiguos son muy contaminantes, y no solo contaminan el aire sino también la acústica, es por ello que deberíamos pasarnos a los coches eléctricos.

Pero no todo son los coches, sino andar es uno de los gestos más sostenibles que podemos realizar entre todos de manera más sencilla. Cuando andamos conseguimos conocer mejor nuestro entorno, lo preservaremos de esta contaminación y además mejoraremos en salud, mejoramos el estado de ánimo, disminuimos el estrés  y estaremos más en forma.

No nos olvidemos del lema “quien mueve las piernas, mueve el corazón”.

9.- Haz ejercicio al aire libre, excursiones

Son absolutamente recomendables para darnos cuenta que el planeta necesita ser verde, vamos a aprender a quererlo más. Está demostrado que las personas que están mas ligadas a la naturaleza la cuidan y la quieren más.

Es por esto que hay que recuperar las excursiones a la montaña y el paseo al aire libre como el senderismo, ir a visitar pueblos, granjas o campos de cultivo. Enseñemos a nuestros niños que no todo es el asfalto, enseñemos a respetar la naturaleza y conocer lo mas bonito de la naturaleza.

Sin darnos cuenta, todos actuaremos y viviremos de una forma mucho más sostenible.

10.- Ahorra agua

Un gesto tan simple como cerrar el grifo va a ayudar a economizar, no sólo en la factura del agua sino en la pérdida del más valioso de los bienes que nos aporta la naturaleza. No se puede vivir sin agua, esta es escasa y el cambio climático está provocando una mayor escasez de agua.

Los gestos simples como ducharse en lugar de bañarse, poner la lavadora llena y con el programa adecuado o simplemente no dejar el grifo abierto sin más marcan una gran diferencia

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.