5 PUNTOS PARA MEJORAR EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Empezando el curso de nuevo, un curso en el que todos esperemos podamos superar la pandemia, y para ello una de los principales preocupaciones, es estar sanos, fuertes frente a las infecciones, y para ello necesitamos tener el sistema inmunológico fuerte, en el que las propias defensas naturales van a luchar frente las enfermedades.

Sabemos que con la edad, el sistema inmunológico está mucho más deprimido, es por ello las personas más mayores están mucho más expuestos y son más débiles frente a las enfermedades infecciosas, de hecho durante esta pandemia, los mayores han sido los que más han sufrido la infección por Covid.

Estas personas mayores son la diana de estas enfermedades, simplemente porque su sistema de defensa natural está debilitado.

FACTORES QUE DECLINAN LA POTENCIA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO

¿Por qué algunas personas no suelen enfermar y otras frecuentemente padecen infecciones?

Evidentemente, la higiene cuenta mucho sin embargo lo más importante es el sistema inmunológico débil.

Hay algunos factores que influirá específicamente en el sistema inmunológico débil:

  1. El paso de los años, con la edad existe un declive del sistema inmunitario
  2. Estrés, la depresión, desactiva el sistema inmunológico y la capacidad de defenderse frente a las infecciones
  3. Insanos hábitos de vida, una alimentación pobre en los alimentos frescos, alcohol, tabaquismo, sedentarismo va a provocar que el sistema inmunológico esté deprimido, son lo que decimos hábitos sanos que nos hará mantenernos sanos
  4. Fármacos o tratamientos farmacológicos, específicamente para disminuir el sistema inmunológico
  5. Enfermedades en las que está involucrado el sistema inmunológico

Un sistema inmunológico deprimido  va a ocasionar a ser mucho más vulnerables a cualquier infección vírica o bacteriana, pero del mismo modo va a ocasionar a ser mucho más sensible a los alérgenos y a la respuesta histaminas exagerada.

¿POR QUÉ EL SISTEMA INMUNOLÓGICO ES MUCHO MÁS DÉBIL EN MAYORES?

Cuales son los principales problemas en las personas mayores en las que el sistema inmunitario es mucho más débil.

Existen 4 puntos por los que este sistema inmune es más débil.

  • · Aparecen diferentes enfermedades autoinmunes:

    Son cuando el sistema inmunitario no está funcionando correctamente debido a que no es capaz de “activarse” frente ataques de sustancias infecciosas como los virus o las bacterias y no pueden diferenciarlo de las células propias, por lo que el sistema inmune por error puede atacar células propias sanas.
  • · Macrofagos lentos, es cuando los glóbulos blancos, que son los macrófagos que “engluyen” las células extrañas, con la edad, esta capacidad de englobar se ralentiza, tienen menos capacidad de captar
  • · Disminuir el contenido de glóbulos blancos, con la edad se reducen la cantidad de glóbulos blancos que disponemos, con ello es más difícil mantenerse alejado de las infecciones
  • · Los anticuerpos que se han producido para una enfermedad en concreto pierden fuerza para unirse a los antígenos, es como si se perdieran las defensas naturales que se producen cuando se sufre una enfermedad, la capacidad recordatoria de esta

Si vamos a adentrarnos en el que con la edad el sistema inmunológico está mucho más debilitado, son algunos factores que influyen y son cruciales:

  • · Sistema hormonal, y con ello todo el metabolismo en general es mucho más lento, debido a que existe una atrofia de algunas de las glándulas
  • · Dieta pobre, es muy frecuente que las personas más mayores, no tengan una dieta completa, por ejemplo, si es muy habitual que se disminuya el contenido de proteínas de calidad así como la de alimentos frescos crudos (mucho más ricos en micro nutrientes), ya sea por que no apetece, o porque existen problemas digestivos, lo que implica carencias nutritivas
  • · Aumenta el sedentarismo, y eso conlleva del mismo modo que el metabolismo se ralentice, y disminuye el vaciado y la motilidad intestinal, implicando directamente en la composición de la flora bacteriana
  • · Muchos mayores están poli-medicados o se padecen dolencias en las que el sistema inmunológico está implicado, influyendo directamente a su máximo rendimiento
  • · Depresión y bajo estado de ánimo, va a influenciar directamente en la que algunas hormonas como el cortisol van a aumentar
  • · El propio envejecimiento, en el que es un organismo mucho más reactivo, pro-inflamatorio y delicado que un cuerpo joven, en el que simplemente todos los sistemas y órganos del cuerpo son nuevos y  a pleno rendimiento

Aunque no tiene porque estar el sistema inmune deprimido al hacernos mayores para nada.

MEJORAR EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

No es necesario escribir mucho sobre ello, de hecho, si nos alimentamos correctamente, tenemos unos hábitos de vida saludables, va a ser de gran ayuda.

Evitar los niveles de cortisol muy elevados que provoca el estrés, provocando una inflamación exagerada.

Pero también podemos añadir suplementos nutricionales que ayudaran a garantizar la eficacia de este sistema corporal.

Como he explicado en el punto anterior, si es cierto que son varios los factores que influyen, sobre algunos en concreto podemos luchar, incorporando 5 suplementos nutricionales (no exclusivos en personas mayores).

VITAMINA C

Sabemos que la vitamina C es antioxidante por excelencia, pero también es muy importante en que ayuda a garantizar el contenido de fagocitos  (macrófagos, las células que engullen las toxinas), y de células T, que regulan el sistema inmunológico.

Cuando estamos resfriados o con gripe, muchas veces se suele recomendar vitamina C para disminuir el tiempo de duración de los resfriados y las gripes, aunque este punto es algo controvertido, y hay diversidad de opiniones, si bien la tradición indica que si, cuando estamos resfriados, aconsejamos vitamina C o alimentos ricos en vitamina C.

Se aconseja 1 gramo diario.

Las funciones a las que se relaciona la vitamina C.

  • · Neutraliza los radicales libres, por su poder antioxidante ,con ello evitamos el daño ocasionado por el estrés
  • · Ayuda a mejorar el crecimiento las células del sistema inmunitario, células T, fagocitos
  • · Aumenta los niveles de interferón, que activan el sistema inmunológico delante de una posible infección
  • · Mejora la producción de colágeno y con ello conseguimos que la función barrera de la piel y el sistema digestivo este más completa ya que el colágeno protege tanto la pared intestinal como la integridad de la capacidad barrera de la piel
  • · Ayuda a disminuir los niveles de histamina frente a una importante reacción alérgica, solemos aconsejar frente a reacciones alérgicas importantes, una dosis extra de vitamina C junto con la hidratación del organismo
  • · Ayuda a disminuir el proceso inflamatorio

QUERCETINA

Es otro de los extractos vegetales, más reclamados para mejorar el sistema inmunológico y también en los procesos alérgicos, gracias a su capacidad antiinflamatoria.

La Quercetina es un flavonoide, se trata de  un pigmento que se encuentra en muchas plantas como el Gingko Biloba, las cebollas, el te verde, las manzanas, el sauco (uno de las fuentes más populares de Quercetina), de hecho existe un componente llamado Sambucol que es en países anglosajones muy populares para evitar gripes u otras infecciones de vías altas o respiratorias.

Es efectiva específicamente en procesos respiratorios, sobre todo en resfriados, tos y problemas pulmonares, pero del mismo modo es muy efectivo en procesos alérgicos, en personas que sufren asma, alergias respiratorias como la alergia al polen, ácaros, etc

Según algunos estudios, en los que se ha incluido este producto como suplemento se reduce la incidencia de sufrir resfriados en un 30% y en que disminuyan los síntomas en un 36%.

Igualmente mejora la respuesta inflamatoria, que se provoca en infecciones digestivas como puede ser Salmonella.

La dosis aconsejada suele ser de 200 mg a 400 mg/día.

VITAMINA D

También es efectiva para fortalecer el sistema inmune, sobre todo en personas de más edad y deprimidas, en la que los niveles de esta vitamina D son más bajos.

  • · Interfiere directamente en la replicación del virus
  • · Ayuda a mejorar el sistema respiratorio, las vías pulmonares
  • · Mejora la producción proteica, para ayudar a luchar frente a las infecciones
  • · Disminuye la reacción inflamatoria en los pulmones
  • · Mejora el estado de ánimo
  • · Evita la absorción ósea y con ella ayuda a disminuir la incidencia de osteoporosis y osteopenia, evitando que disminuya la movilidad en personas mayores

Según algunos estudios directamente indican que ayudan a disminuir las infecciones del sistema respiratorio y la duración de los mismos.

Las dosis suelen ser muy variadas, totalmente dependientes de los niveles de vitamina D que tengamos en nuestro organismo.

La vitamina D se absorbe mucho mejor si se incluye la vitamina K2, por lo que la recomendación sería tomarla junto a esta siempre que no se tengan problemas de coagulación o se esté tomando anticoagulantes.

La dosis recomendad en una personas sin un problema de déficit de vitamina D varía desde 1000 UI a 5000 UI diarias, en una persona normal que desea aumentar estos niveles.

Hemos de tener en cuenta que se trata de una vitamina Liposoluble y que como tal se va a acumular en el organismo, es por ello a no ser que la dieta sea muy pobre o que haya una especial carencia de esta vitamina D, lo aconsejamos a temporadas incluyéndola y otras de descanso.

ZINC

Este elemento es fundamental para el metabolismo en el que cumple unos roles importantes en la reparación del organismo, tanto a nivel cutáneos como en el sistema inmunitario.

El zinc es el elemento importante en la reparación cutánea, lo solemos aconsejar para mejorar la cicatrización, o simplemente para evitar las infecciones cutáneas, siendo uno de los elementos ideales si se sufre acné.

Está demostrado que bajos niveles de zinc que con la edad suelen estar mucho más disminuidos, están directamente relacionados con un sistema inmune más deprimido, es por ello se aconseja incluir como suplemento.

Ayuda junto con la vitamina C a desarrollas las células inmunes y a su diferenciación.

www.ncbi.nlm.nih.gov

Incluir Zinc ayuda a mejorar la inflamación crónica en personas mayores.

PROBIÓTICOS

La flora bacteriana sobre todo digestiva es una de las partes más importantes del sistema inmunológico, podríamos hablar que quizás es la que va a influir más en la debilidad o no del mismo.

La flora bacteriana la podemos definir como la huella digital de nuestro organismo, con ella nacemos ,pero con la edad  y los diferentes cambios que vamos sufriendo va modificándose, como puede ser la alimentación variada, nuestro entorno, fármacos, enfermedades.

Quizás es por ello que personas que se alimentan de una manera u otra determinada, son más resistentes a unas infecciones que a otras.

La flora bacteriana, la componen microorganismos que son beneficiosos para nosotros ya que van a entrar en competencia frente a posibles ataques de microorganismos dañinos, actuarían en cierto modo de barrera (del mismo modo van a actuar en la piel  u otros órganos).

Por lo que es fácil indicar que forma parte directa del sistema inmunológico.

Cuando la flora bacteriana está débil también lo está el sistema inmunitario y nosotros mucho más expuestos a cualquier ataque.

Sabemos que los probióticos van a ayudar a mejorar el sistema inmunológico.

De hecho de las cepas más habituales:

  • · Bifidus Longum SP54
  • · Lactobacillus paracasei
  • · Lactibacillus Rhamnosus

Son recomendables s para mejorar infección por cándida, Helicobacter Pylori, E.Coli.

  • · Bifidus Lactis
  • · Lactobacillus Acidophillus

Recomendables en colitis ulcerativa, problemas digestivos, colon irritable, intestino permeable.

  • · Bifidus Breve
  • · Lactobacillus Plantarum

Específicos para la celiaquía.

En lo que estamos hablando los probióticos en general tienen la capacidad o directamente forman parte del sistema inmunológico

Los probióticos aumentan el contenido de inmunoglobulinas IgA, y sobre todo el probiótico Lactobacillus Rhamnosus el es especifico para estimular el sistema inmunológico, en resfriados, gripe, bronquitis o pneumonía.

La levadura Saccharomyces cerevisae también va a ayudar a mejorar el sistema inmune mejorando el sistema inmunológica, aumentando las IgA, igualmente mejora la respuesta a la reacción alérgica.

Por otra parte, los prebióticos son otra parte que pueden ayudar a mejorar el sistema inmunológico, al estimular y mejorar la flora bacteriana propia, que es dependiente de nuestra dieta, alimentación  y rutinas diarias. Los prebióticos son fibras insolubles que formarán la alimentación de los probióticos, así al ingerir esta fibra de forma natural estamos manteniendo y mejorando nuestra propia flora bacteriana.

MIS RECOMENDACIONES

UNIQUE PINK  COLLAGEN

IMMUNITY DOUGLAS

SOLGAR ULTIBIO IMMUNE

AQUILEA SISTEMA INMUNITARIO

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.