FINAL DE VACACIONES Y VUELTA AL COLE, ¿DUERMEN BIEN LOS NIÑOS?

Esta semana es la vuelta al cole después de unas largas vacaciones en las que la mayoría de niños han cambiado los hábitos y los horarios,.

Qué costumbres ha podido ocasionar el trastorno del sueño

Es muy habitual que durante el año el niño tenga su habitación, pero en verano se comparte con los padres, con hermanos u otras personas cercanas, a veces hasta la misma cama.

El horario es más relajado, la hora de acostarse es mucho más tarde y muchas veces es a diferentes horas, ya que se relajan la rutina.

Suele haber más gente en casa, amigos, familiares, etc.

La hora de cenar es mucho más tarde.

Si viajamos en zonas con diferentes horarios, el jet lag puede ser un problema.

Una vez terminado el verano, hay que coger el ritmo para la vuelta al colegio y a las costumbres, por lo que debemos resetear estas rutinas para el buen descanso de los niños.

Los niños necesitan dormir más de 10 horas diarias, sobre todo los más pequeños, y es muy importante para su recuperación, su buen crecimiento y la atención escolar.

INSOMNIO EN NIÑOS

Además de los problemas derivados de los cambios de rutina y costumbres, el insomnio en los niños puede aparecer por otras causas, aunque en este post me voy a referir al problema de la vuelta de las vacaciones.

¿Qué es insomnio?

Es la interrupción del ciclo del sueño, cuando nos despertamos. Depende del momento, a veces incluso nos puede costar volver a dormirnos y mantener el sueño por lo que nos despertaremos demasiado temprano sin haber dormido las horas necesarias. Se trata de un desorden o trastorno del sueño.

Este problema en niños suele ser puntual y generalmente se soluciona de forma natural, aunque algunas veces es mucho más importante y duradero por diferentes causas que se deberían tener en cuenta en la visita al pediatra o un incluso acudir especialmente al pediatra para solucionar ese problema.

El insomnio puede deberse al estrés, preocupaciones que padece el niño, a dolores o problemas de salud, a algunos medicamentos, problemas específicos como la apnea, problemas respiratorios, problemas psicológicos …

Se puede considerar insomnio igualmente a los niños que les cuesta conciliar el sueño.

¿Qué puede provocar insomnio?

Tal como es el contenido de este post, hay varios puntos que provocan la aparición de insomnio en los niños.

  • Falta de rutina, que ha provocado un trastorno de horarios.
  • Problemas de estrés y preocupaciones del niño, como pueden ser problemas escolares, de amigos o de relaciones familiares que le provocan ansiedad.
  • Aunque las apneas, los problemas respiratorios como el asma o las alergias pueden también provocar insomnio, así como el síndrome de piernas inquietas, entre otros problemas, pero en esos casos debemos consultar al pediatra.
  • Digestiones difíciles o intolerancias alimentarias.
  • Problemas ambientales, como luz o ruidos.

Las pesadillas

Hay niños que las sufren a menudo y suelen ser de los 18 meses a los 6 años, aunque van desapareciendo normalmente con el crecimiento.

Estos sueños ocurren en la fase REM del sueño, la fase de rápido movimiento del ojo.

VOLVER A LA RUTINA DIARIA DE SUEÑO

Después del verano y las vacaciones en las que hemos perdido las costumbres, estos son algunos factores que lo que ha provocado insomnio en el niño muy frecuentemente.

Que duerma de nuevo en su habitación y cama

Muchas veces, por diversas circunstancias en verano, las costumbres cambian: dormimos más juntos por ejemplo. Para que el niño vuelva a tener independencia al acostarse, lo deberíamos hacer de forma gradual.

Algo que puede ayudarle es la música relajante, que la asocie con el momento del sueño. Se puede empezar a escuchar con el niño de forma tranquila hasta que lo vaya asociando. Pero la música no es la única opción: el peluche, una luz o mantita también sirven y poco a poco le dará la costumbre de que es el momento de dormir.

Dormir con el niño en la cama hasta que se duerma, aunque habitual, no es lo más adecuado. Lo mejor es que día a día vayamos alejándonos, al día siguiente en una silla por ejemplo, luego la silla más alejada o fuera de la habitación. Es importantísimo que se siga a diario la misma rutina.

Hablar con el niño: debe aprender que es el momento de dormir. Algunas personas lo dejan llorar o protestar, sin embargo si así lo decidimos, un truco es entrar y con voz suave y comprensiva explicarle que es la hora de dormir. Si vuelve a llorar, igualmente hay que esperar un poco y volver a repetir la operación.

Si se levanta por la noche y acude a nuestra cama deberíamos acostarle de nuevo en su cama y procurar ser firmes con esto, ya que la indecisión o el sucumbir a que este en nuestra cama de nuevo va a atrasar esa independencia al dormir.

Recuperar los horarios

Como ya he dicho antes, es muy habitual que los niños al igual que nosotros, perdamos esa rutina de horarios que hemos adquirido durante el invierno. Esa relajación puede hacer que al niño le cueste adquirirla de nuevo.

Algunas premisas:

La siesta. Si el niño va muy cansado y no puede hacer la siesta, provoca a menudo que durante la noche este más inquieto y le cueste más dormirse. Los niños descansados duermen mejor.

Es importante que se ajusten los horarios a las rutinas diarias de cada niño, al horario que va a necesitar para ir al colegio por ejemplo.

Lo más adecuado es ir progresivamente cambiando los horarios, si hasta ahora se ha acostado a las diez y debe acostarse a las nueve, cada día deberíamos ir adelantando la hora de dormir de forma gradual, por ejemplo cada 15 minutos diarios.

Del mismo modo deberíamos regular las rutinas, de cena, baño…

Lo más recomendable es recuperar esa rutina mientras estamos de vacaciones, los últimos días, aunque como muchas veces son cortas, eso no apetece o simplemente no es posible.

Que se duerma por si solo:

Durante el verano estamos más relajados y como muchas veces somos más, es más fácil que, si el niño se despierta llorando, nos levantemos y procuremos que se duerma de nuevo, incluso que lo llevemos a nuestra cama. Al igual que como he explicado al principio, le será más fácil si esta acostumbrado dormir solo.

Para ello se debe ser constante.

Sobre comer o el biberón al acostarse

Si te acostumbrsa a darle un biberón cada vez que se va a dormir, y en verano se ha cambiado la rutina, muchas veces se va a olvidar de este a medida que se lo vayas eliminado. De hecho, los niños se vuelven muy dependientes a ese biberón o a la leche antes de acostarse, todo depende de lo a menudo que se lo estés dando, para ello es importante el hábito o costumbre que tenga el niño, la rutina.

Muchos niños asocian el vaso de leche o el biberón con ir a dormir, incluso se pueden despertar a media noche, pidiéndolo y le costara dormirse si esta acostumbrado a ello, el niño igualmente puede usarlo como táctica para levantarse.

No es negativo darle un vaso de leche antes de acostarse si se tiene buena digestión, sin embargo crea “una relativa dependencia” a él.

CINCO PREMISAS PARA RECUPERAR LA RUTINA DESPUÉS DE LAS VACACIONES

1.- Establecer las normas

Se debe explicar que las vacaciones eran un tiempo especial y que se acaban y es necesario volver a las costumbres de lo que es habitual. Se pueden poner por escrito por ejemplo.

2.- Reforzar la rutina

Todos sabemos que en verano estamos más relajados y no hay rutinas, se debe ser más estricto para volver a empezar la rutina y no saltarse nada, por ejemplo los horarios que sean más estrictos, el tiempo de la siesta, del baño… de forma dulce haciendo entender estos cambios.

3.- Reanudar las actividades de la agenda

Es preferible que los niños no estén hasta muy tarde con actividades, es preferible que lleguen a casa temprano. Será más fácil estar tranquilo en el momento de acostarse, sin prisa, está bien plantear que al principio hasta que no este establecida la rutina se vayan a acostar algo más temprano, las actividades extraescolares se pueden empezar dentro de unos días, es preferible que antes se haya establecido esa rutina.

4.- Atención extra

Cuando estamos en vacaciones tenemos más tiempo con la familia, así que al volver a la rutina el estrés, el trabajo y demás hace que no podamos prestar toda la atención que quisiéramos con los niños. Debemos prestar atención a no disminuir el tiempo de compañía, se puede volver a la atención el fin de semana por ejemplo.

5.- Comprender este problema de adaptación al horario

Es normal que cueste algo volver a la rutina, se debe tener paciencia y muchas veces se necesita un tiempo en regular de nuevo estas costumbres.

ALGUNOS PRODUCTOS NATURALES PARA AYUDAR A QUE DUERMAN MEJOR

LAVANDA

El olor a lavanda es muy relajante, de hecho ayuda a tranquilizar el sistema nervioso, se puede poner una bolsita de tela con lavanda, incluso templarla algo para que se note más el olor.Si lo tenemos en aceite esencial se puede poner en una toallita (nunca en la piel), en la funda de la almohada, para que vaya desprendiendo ese olor relajante.

MANZANILLA

La infusión de manzanilla, ayuda a disminuir la irritabilidad, a tranquilizar, incluso en niños con problemas digestivos, unas gotitas o una infusión ayudará a disminuir los cólicos y que se pueda dormir más relajadamente.

FLORES DE BACH, RESCUE REMEDY

El extracto de diferentes plantas va a ayudar a relajar al niño y con ello dormirse más fácilmente. La dosis en niños es la misma que en adultos, se pone una gota de flores de Bach en un vaso de agua.

MELISA

Es una hierba que es tranquilizante además de antiespasmódica, ayuda a disminuir la ansiedad, ayuda igualmente a mejorar la digestión evitando gases.

FLORES DE TILA

Las infusiones de estas flores del árbol de tilo, son muy relajantes y con el sabor dulce que tienen ayudan a dormir, se pueden mezclar con la manzanilla.

OTROS PRODUCTOS

MELATONINA

Es el producto más especifico para regular el ciclo del sueño cuando este ha sido trastornado, pero no aconsejaría a un niño o bebé sin la autorización del médico, aunque se venda sin receta médica. Para los niños pequeños se debe dar en gotas y a dosis menores de 1mg.

ANTIHISTAMINICOS

Los fármacos que son antihistamínicos como los que se dan para la alergia o cuando se esta resfriado dan sueño, y es por ello como último remedio se pueden dar de forma puntual, y siempre con el consentimiento del médico.

De todos los antihistamínicos, las nuevas moléculas no dan tanto sueño, se puede pedir consejo al farmacéutico.

La dexclorfeniramina, clemastina, hidroxicina. El mismo efecto tienen los fármacos para el mareo del coche como el dimenhidrato.

MIS RECOMENDACIONES

BLEVIT SUEÑO

MAMA NATURA KINDIVAL

ARKO REAL JARABE SUEÑO

NEO PEQUES FELICES SUEÑOS

  • Buenos días y gracias por el post y toda su explicación.
    La verdad es que no entiendo como aquí es “habitual” que los niños duerman en la misma cama que los padres.
    Lo he escuchado y leído en muchísimos sitios. Y en mi entorno, es habitual que los niños se duerman tarde y en la misma habitación que los padres. Y para mi, es impensable.
    Tenemos un niño de 3 años y desde siempre (quito el primer mes que teníamos el capazo al lado de la cama para dar el pecho) siempre ha dormido en su habitación y en su cama.
    Ahora con 3 años, tiene su rutina desde hace mucho tiempo. A las 20h30 como muy tarde se apaga la luz.
    Sino, al dia siguiente es imposible despertarle. A estas edades es muy importante el sueño. Favorece su crecimiento y el desarrollo de su cerebro.
    Creo que se tienen que concienciar más a los padres, porque es ahí donde viene el problema. Sé que puede ser cultural pero es muy importante que se valoren estos detalles,
    Un saludo

    • Hola Marie , bueno tampoco es tan habitual , yo lo menciono aquí como anecdótico , como cuando se esta de vacaciones y estando mas relajados algunos padres lo hacen o simplemente duermen acompañados de otras personas en su habitación y hacen el cambio de casa o habitación . Pero tienes mucha razón con la rutina de sueño, las costumbres como bien dices y la educación y concienciación a la familia . Te agradezco mucho tu comentario y aportación . Un beso ,Meri

  • Mi hijo de 5 años antes de vacaciones con un besito y buenas noches se quedaba en su habitación eso sí con la puerta abierta, a dormir. En las vacaciones viajes en varios hoteles donde dormiamos juntos se debió acostumbrar y a la vuelta a casa teniamos el problema, se despierta como 2 o 3 veces a las dos, tres y cuatro de la madrugada y yo ya no sé que hacer. Lo he intentado todo, me quedaba con el hadta que se duerma, me he puesto un colchon al lado de su cama, le he dado Neo peques felizes sueños, luego he provado Melatonina. Al final a veces lo dejo llorar porque no tengo fuerzas de levantarme. Al rato se calma y empieza hablarme desde su habitación y despues se duerme. Pero me sabe mal que hemos de pasar todo eso. Dura ya des de 25.8. y estamos a 24.9.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.