Disfrutemos el otoño

Se nos ha ido el verano sin darnos cuenta, porque cuando uno es feliz el tiempo pasa volando. Tiempo de descanso, familia y amigos, de relajarse y vivir sin prisa. Ahora a disfrutar del otoño con las pilas bien cargadas, sin quejarnos y siendo positivos, porque una sonrisa ayuda ¡¡¡y mucho!!!

Empieza un clima más suave, se caen las hojas y podemos aprovechar todo lo que nos ofrece esta nueva estación. Nosotros siempre que podemos compartimos con los peques de la casa paseos o excursiones, y el otro día fuimos a comprar verduras en un huerto, ¡¡¡cómo se lo pasaron!!! Ellos solitos fueron a buscar tomates, coles, zanahorias y la estrella de la temporada en nuestro hogar: ¡calabaza!

Intento que ellos solos vayan aprendiendo lo que es mejor para su cuerpo y a raíz de tener el huerto cerca y vivir la experiencia en primera persona han comenzado a probar cada vez más verduras y frutas. ¡Y mamá encantada! Toman conciencia de lo que les sienta bien, de la diferencia de sabor y de dónde sale cada cosa. Me preocupa mucho la alimentación equilibrada y sana, nuestra generación no tenía límites en esto y ahora ellos mismos nos aleccionan a los padres.

La semana pasada os comenté que iba a probar un plan de dietox y muchas personas me comentasteis que no necesitaba adelgazar, y en realidad no lo hice para ello. Lo cierto es que me encuentro muy bien con mi cuerpo pero me gusta darle un descanso y desintoxicar. Esto es lo que he conseguido, pero para bajar esos kilitos del verano podéis hacer unos cuantos días seguidos y después apoyaros en la plataforma que ellos mismos tienen de ayuda con recetas y menús para continuar el proceso. ¡¡Es genial!!

Otra de mis rutinas habituales es bailar. Ya hemos retomado las clases en la Escuela de Esther Bosch y vamos a tope, pero los que me seguís en Instagram y otras redes sociales sabéis que hace unos meses incrementé mi ritmo de entrenamiento. Poco a poco he ido aumentando el tiempo y la distancia porque me hacía muchísima ilusión ir a la Maratón de Nueva York. Para calentar motores me apunté a una carrera nocturna en Barcelona de 15 kilómetros. Tenía ya preparado mi equipo nuevo junto con el dorsal y estaba feliz, como una niña pequeña, con mi ropa con reflectantes para la noche y todo de Casall que sienta de maravilla…

El Tibidabo estaba precioso pero no pudo ser… Una lesión en la cadera me ha dejado fuera de juego para correr, aunque ya he mejorado bastante. ¡¡En breve espero que de vuelta!!

Lo que os recomiendo sin duda es Caldea, en Andorra. Escapada familiar para festejar un cumpleaños y aprovechamos para probar la experiencia con los niños. Poca gente, todo muy cuidado, personal muy atento ¡y todos felices! Los niños estuvieron en una zona infantil que se llama Likids donde hacen desde yoga hasta distintas pruebas en la piscina o experimentos. ¡Todo a su medida!

Mientras tanto mi marido y yo incursión en Inuú, la zona más especial y que no admite niños. Tiene una sala que puedes reservar solo para ti con dos camillas de masaje, hamman, sauna, jacuzzi, duchas especiales… y para finalizar te dejan un rato de relax con una copa de cava. ¡¡¡Nos vino de cine el momento romántico!!!

Brindo por vosotros ¡¡¡y por un otoño mágico!!! Hasta la próxima…

  • hola alejandra aca en la argentina estamos en invierno y hace mucho frio hoy a la mañana me fui a trabajar trabajo en una verduleria y fruteria eso si abrigadisima. del frio que hacia tenia las manos frias no me quedo otra que trabajar con guantes de goma un abrazo

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.