La Primera Comunión de Adriana

Adriana se ha hecho mayor. No taaaan mayor, pero se me ha pasado tan rápido desde la primera vez que la tuve en mis brazos hasta hoy que me parece un sueño. Es una niña feliz, cariñosa, dulce, inteligente… ¡qué os voy a contar si soy su madre! Y ha recibido la Primera Comunión junto a sus compañeros del Highlands School Barcelona en la Basílica de Santa María del Mar: ¡una maravilla!

Reconozco que he pasado nervios, lleva mucho tiempo preparándose con la señorita Mercedes y ver cómo comprende y asume lo que significa me impresiona. Tanto, que quería que saliera todo a la perfección. Y así ha sido: una ceremonia íntima y sentida con el resto de amigos y una celebración con toda la familia en casa. ¡Lo que nos gusta reunirnos!

Empezamos temprano yendo a la peluquería, Adriana decidió cómo le gustaba su pelo y el resto de detalles. Gracias a Pasión de Alberto Cerdán que la conoce a la perfección, consiguió las ondas que le gustaban. Un poco recogido y la corona igual que la de sus compañeras.

image1-1

Después, un ratito de tranquilidad en casa y a correr: vestido sencillo y elegante que llevan todas las niñas igual, la cruz que les regala el colegio, medias y bailarinas, y ayudar a sus hermanos con los botones de las mangas. Fue algo mágico ver cómo los tres vivían su momento cómplice. Tanta emoción que la piel se me ponía de gallina a cada instante.

image2-1

Estaba serena y feliz, Alejandro y Amaro no podían apartar los ojos de ella, mirándola con orgullo y admiración. Las abuelas aprobando sus gestos con cariño. Y Adriana ahí, en el altar esperando su turno para comulgar pacientemente. Una ceremonia tan bien preparada y bonita que finalmente las lágrimas asomaron en mis ojos. Acompañarla un paso más en su camino, Juanma y yo, a su lado, cargados de sentimiento y ver su aplomo fue precioso. Pequeños detalles para los padres y la familia, un agradecimiento y unas líneas escritas por ella expresando lo que sentía nos acabo de emocionar. ¡Gracias Adriana!

image1

image2

De allí directos a casa, donde nos esperaban familiares que no habían podido acudir a la ceremonia. Abrazos y besos de todos, y complicidad con sus amigas. Es único ver las cartas que le escribieron quienes ya habían recibido la comunión otros años, una magia que crean entre ellos que me parece emocionante. Además a Adri este tipo de cosas le hacen muchísima ilusión, y estaba radiante de felicidad.

Se cambió de vestido porque le hacía ilusión lucir el que ya llevamos mi hermana Andrea y yo en su día y que mi madre ha conservado intacto. ¡Una auténtica joya! Y una coronita de flores en tonos rosas de Lacroixe que escogió también ella. ¡¡¡Desprendía luz!!!

image3

image4

¡Poco más! Fue todo muy íntimo y relajado, decorado en rosa y blanco, escogido todo pensando en ella ¡y en las cosas que más le gustan! Muchos detalles pensados por Tania Fernández (@taniasthings) y un menú delicioso de Moncho’s que se esmeró al máximo ¡con un montón de cosas muy chulas y personalizadas!

image5

image6

image7

image8

¡¡Y unas pegatinas hechas con su dibujo que quedaron ideales!! Las utilizamos para decorar varios detalles.

image9

image10

Muchas felicidades Adri, te quiero muchísimo

image11

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.