La primavera la sangre altera

La primavera la sangre altera. O eso dicen. Al menos en nuestro caso ha venido cargada de buenas noticias. Ya os conté que Andrea y Jacobo están esperando su primer hijo. A ello se han sumado el cumpleaños de mi sobrino Joaquín y de mi hermano Joaquín. El primer año siempre es algo especial, hace una ilusión inmensa ver que empiezan a ser personitas y que disfrutan del jaleo familiar. ¡¡¡La tarta una pasada!!! Un encargo especial que hizo su padre y que fue el detallazo que dejó a todos alucinados. ¡¡¡Perfectamente retratados!!! Joaquín y sus hermanos Diego, Gonzalo y Nacho.

image1

image2-2

Ahora que llega la época de comuniones es una gran idea. Pequeñas aportaciones que hacen que sea una ocasión única para los peques. La autora de esta por si os gusta es @jessitartas. ¡¡¡¡¡El realismo es impresionante!!!!!

Y también hemos celebrado la boda de mi primo Oliver con Mamen. Una ceremonia muy íntima celebrada en el sitio de sus sueños: Son Berenguer. Una casa de campo en Mallorca única, en la que hubo entretenimiento para los peques de la casa y emoción a raudales entre los mayores. Cuántos recuerdos y cuántos buenos momentos vividos juntos en esa casa…

image1-2

image2

Luego comida espectacular servida por Patrón Lunares, un imprescindible en la isla. Estar en Palma y no visitar ese restaurante sería una pena. ¡Os lo recomiendo! Estos son algunos de los cócteles, ¡pero el delantal con la típica tela de lenguas mallorquinas me pareció maravilloso! Enhorabuena a los novios.

image3-1

Un par de días después me ha tocado pasar por boxes. Dicen que cada embarazo cuesta una muela. No tanto, pero tenía que arreglar alguna cosita y no puedo dejar de recomendaros la clínica CIRO de los doctores Jimenez. ¡Salí como nueva! ¡Jajaja! Al menos haciendo el tonto…

image4

Pero también descubrí que es un paraíso para los pequeños de la casa. Yo ya no llego, solo con Amaro, hasta los 4 años la revisión es gratuita. ¡¡¡Y nada más importante que la prevención!!!

image1-1 image2-1

Así que el fin de semana tocaba cuidarse, y hemos aprovechado para estar en familia. Disfrutando de los primeros rayos de sol y de las buenas temperaturas que tenemos estos días.

Contener la energía de los niños es difícil. Mejor dicho, imposible. Y tener cerca una piscina y no bañarse es de las peores cosas que les puede pasar. ¡Estoy segura de que vosotras mismas lo habéis vivido en vuestras carnes o con los niños! ¡¡¡Así que ha caído el primer baño de la temporada!!! Amaro, siempre precavido, se puso el neopreno… Parece el entrenador del delfinario.

image3

Perdonad el retraso con el post, pero entre la muela y el traslado de mi madre, que os contaré otra semana, sumado a mi trabajo y mis hijos, me ha dejado poco tiempo y mucho cansancio. ¡¡¡¡Gracias por estar ahí!!!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.