UNA DIETA MUY LLEVADERA, LEV

¡¡Hola amores!!!

Ya os he hablado en varias ocasiones de una dieta de adelgazamiento que, como os conté, FUNCIONA. Y vaya que si funciona. Conseguí adelgazar los kilos de más que acumulé durante el confinamiento duro de la primavera pasada.

Os animaba a probar el MÉTODO LEV por varias razones: el plan nutricional es súper completo, el control médico es prioritario, los coaches se desviven porque llegues a tus objetivos, la comida es increíble sabrosa, no es una dieta para nada sufrida y lo mejor de todo es ver cómo crece tu AMOR PROPIO.

Ahora continúo en la etapa de mantenimiento, pero hoy os quería hablar en detalle de las fases por las que se debe pasar para lograr los objetivos, con el fin de que podáis haceros una idea.

El primer paso es concertar la primer cita en uno de los centros Lev para que el asesor experto Lev realice un estudio gratuito que permite personalizar la dieta a cada persona.  Se recogen datos sobre la composición corporal así como a ciertos antecedentes, rutinas alimentarias y costumbres, algo muy importante para que sea efectivo. Además se fija un objetivo y se presenta un plan personalizado.

El Método Lev se basa en cuatro fases que son explicadas y planificadas en detalle por el asesor experto Lev.

Fase 1 — Adelgazamiento Rápido

Se trata de adaptar la dieta tradicional a una dieta de productos Lev, complementada con suplementos vitamínicos y minerales. Además, se recomienda comer muchas verduras como acompañamiento de nuestras comidas, así como beber varios vasos de agua al día. No solo para una correcta hidratación del cuerpo, sino también para eliminar toxinas.

Fase 2 – Adelgazamiento Progresivo

En esta etapa se introducen progresivamente alimentos como carnes y pescados magros y se disminuye el consumo de comidas Lev. Es una forma de “reeducar” los hábitos alimenticios. Cada 10 días se acude al centro Lev para monitorizar los resultados.

Fase 3 – Estabilización de Peso

A partir de aquí, se incluyen en la dieta alimentos de bajo aporte glucémico como frutas y lácteos. Y se comienza la práctica regular de ejercicio para maximizar los resultados. Pero no os penséis que es un entrenamiento muy duro. Yo sigo una rutina en la que combino fuerza y cardio a una intensidad moderada. Igualmente, se realizan controles en el centro Lev cada 10 días.

Fase 4 – Mantenimiento del Peso

Se vuelve a la alimentación tradicional completa y es cuando se ponen en práctica los conocimientos sobre buena alimentación adquiridos para mantener el peso ideal. Se pueden consumir comidas Lev siempre que se desee. Es más, cuando empecé la dieta siempre me preguntaba, si en la fase final podría darme algún caprichito. ¿Sabéis lo gracioso? Ahora mis caprichitos son  las chocolatinas, galletas y tostadas de LEV, me gustaron tanto que ahora son mi premio. Al ser comidas proteicas, bajas en carbohidratos y calorías, son el excelente complemento a la alimentación tradicional.

Para no perder la motivación se deben seguir concertando las citas en el centro cada 20 días.

Estoy orgullosa de cómo me he comportado y llevado la dieta, pero la verdad es que ha sido muy fácil, el mérito más bien creo que es del MÉTODO LEV.

Si estáis pensando en perder esos kilitos de más, os animo a que lo probéis. 

¡Cuidaos mucho!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer