RECOGIENDO LO SEMBRADO

¡¡Hola amores!!!

 Escribir este post me llena de energía por dos razones: por fin estoy disfrutando de unos días de vacaciones y además, he pasado a la última fase de la dieta del Método LEV!!!

 Ya os conté que el confinamiento me pasó factura, la verdad es que con el estrés y la preocupación que provocó el coronavirus me dio por comer no más de lo habitual, pero si peor. Mi cuerpo y mente están acostumbrados a un ritmo frenético, soy de las que no para, siempre de aquí para allá, y claro, estar 24horas en casa frente al ordenador no ayudaba demasiado, ingería más calorías de las que quemaba, era un hecho.

 Cuando decidí que la cosa no podía seguir así y viendo que el verano estaba a la vuelta de la esquina, me aventuré con el MÉTODO LEV. De las mejores decisiones que he tomado, si llego a saber antes cómo era este sistema y sus resultados no hubiese esperado tanto.

Por fin he llegado a mi objetivo, me he quitado los kilitos del confinamiento y un par más que había cogido en las últimas navidades…como no.

 Ahora estoy en la fase final, la fase de mantenimiento, en la que combino una buena rutina de ejercicio y una alimentación súper equilibrada. Estar de vacaciones en una isla hace que la dieta sea mucho más fácil y llevadera: que sí un pescadito a la brasa, ensaladas fresquitas, jugos de frutas naturales, almejas a la plancha…todo comida súper apetecible y lo mejor de todo, tremendamente saludable.

 Durante esta fase el equipo LEV no se olvida de ti y te van controlando el mantenimiento de tu peso, además cuando tengo alguna duda sobre alimentación (¿qué será mejor esto o lo otro?, puedo comer esto o no?) siempre les consulto para que me asesoren y sigan guiando. Cuando empecé la dieta siempre me preguntaba, en la fase final podría darme algún caprichito  ¿sabéis lo gracioso? Ahora mis caprichitos son  las chocolatinas, galletas y tostadas de LEV, me gustaron tanto que ahora son mi premio, o sea que esto es pan comido ¡y nunca mejor dicho! Al ser comidas proteicas, bajas en carbohidratos y calorías, son el excelente complemento a la alimentación tradicional.

 Cuando os hablo de una buena rutina de ejercicio, no os penséis que estoy entrenando como si me fuese a presentar a una maratón. Hago una rutina en la que combino fuerza y cardio a una intensidad moderada. Por ejemplo, estos días me doy paseos a buen ritmo por la playa o hago unos cuantos largos en la piscina.
Estoy muy contenta y orgullosa por cómo me he comportado y llevado la dieta, pero la verdad es que ha sido muy fácil, el mérito mas bien creo que es del MÉTODO LEV.

Si estáis pensando en perder esos kilitos de más, os animo a que probéis.

 ¡FELIZ VERANO A TODOS!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer