Entrevista Neolife Doctora González

¿En qué se basa el método de la clínica Neolife?

Neolife es una clínica de medicina antienvejecimiento, basada en la medicina preventiva y en la reposición hormonal bioidéntica. Nuestro objetivo es asegurar un estado de salud óptimo para evitar complicaciones graves en el futuro, pues el paso del tiempo no tiene por qué acompañarse de un declive de nuestras capacidades.

Mediante un chequeo inicial de salud, determinamos los problemas actuales del paciente, que pueden ser desde síntomas (cansancio, apatía, libido baja, etc.) a enfermedades (por ejemplo, aterosclerosis, diabetes, etc.) o parámetros alterados (colesterol, vitamina D, melatonina, homocisteina, proteina C reactiva, porcentaje de grasa y de músculo). Tras el chequeo, definimos un programa de seguimiento personalizado para cada paciente, con tratamientos que giran en torno a los 8 pilares de la Age Management Medicine: Medicina Preventiva y Terapéutica, Hábitos de Vida (ejercicio, salud conductual, desahabituación tabáquica y tóxica), Nutrición, Suplementación Nutricional, Equilibrio Metabólico y Hormonal, Descanso y Estrés Oxidativo y Control Longitudinal de Biomarcadores.

La caída de los niveles hormonales se asocia con la aparición de enfermedades. Por eso en Neolife apostamos por la reposición hormonal bioidéntica, porque es segura (siempre y cuando la supervise y la ajuste un profesional formado en este campo) y porque garantiza beneficios que se no obtendrían completamente con fármacos. Para realizar un manejo integral del paciente, otras de las piezas vitales de nuestros tratamientos el sueño y la dietética.

¿Para qué casos está indicado?

Hombres y mujeres, a partir de los 35 años, son aptos a hacerse un chequeo en Neolife, por ser este el momento en que comienza el proceso de envejecimiento. Cada etapa de la vida requiere determinadas actitudes preventivas, no vamos a manejar igual a una persona de 40 años que a una de 50. Sus necesidades son distintas, pero en ambas haremos todo lo posible para que recuperen la vitalidad de un individuo joven.

¿Qué pacientes acuden a nosotros? No tenemos un prototipo particular, es decir, entre nuestros pacientes encontraremos mujeres que están pasando una menopausia muy sintomática, varones y mujeres de 50 años que notan empeoramiento en su rendimiento, sexual, físico o  intelectual, personas de 40 años aparentemente sanas pero con margen de mejoría y con síntomas de cansancio o estrés, gente de la tercera edad que desea mantener una vida sin complicaciones médicas que los conviertan en dependientes, etc. Nunca es tarde para empezar a cuidarse y prevenir.

¿A qué edad debemos empezar una dieta anti-aging?

La dieta anti-aging debe instaurarse desde la infancia. Varios estudios han demostrado que niños obesos ya tenían placas de colesterol, una patología propia de un adulto añoso. Lo ideal es una dieta variada y equilibrada, que aporte cantidades suficientes de proteínas, hidratos de carbono y lípidos, que van a formar parte de nuestros tejidos y estructuras celulares. Es necesario, además, asegurar la ingesta de vitaminas y minerales en dosis apropiadas, pues son compuestos indispensables para el correcto funcionamiento del organismo, y la mayoría no pueden ser sintetizadas por el cuerpo humano. Déficits de algunos de estos compuestos pueden influir o incluso desencadenar la aparición de enfermedades como la arterioesclerosis, la osteoporosis y el cáncer. La alimentación que va a hacernos envejecer menos es la que nos evita el desarrollo de enfermedades.

La dieta mediterránea en general aporta una cantidad bastante equilibrada tanto de proteínas, hidratos de carbono y lípidos como de innumerables vitaminas y minerales. Se debe limitar el aporte de hidratos de carbono, escoger grasas saludables como el aceite de oliva, reducir al máximo o eliminar el consumo de azúcares solubles, variar los alimentos, comer pequeñas cantidades y dar color a nuestro plato (los alimentos pigmentados aportan substancias beneficiosas como los polifenoles). Además, allí donde la nutrición no llega, nos apoyamos en suplementos nutricionales para compensar estos déficits.

Tres consejos para evitar el envejecimiento

Deporte, dieta y equilibrio hormonal, esa es la máxima -aunque para Neolife se queda un poco limitada: añadiríamos sueño, estrés, estado de ánimo, suplementación nutricional en caso necesario, tóxicos y supervisión médica especializada-:

  • No es un secreto, la mejor arma contra el envejecimiento es la actividad física. Cuando ejercitamos nuestros músculos secretamos hormonas, factores neurotróficos, endorfinas y mejoramos nuestro metabolismo basal (un individuo entrenado quema en reposo más calorías que uno no entrenado). Y no acaban ahí las ventajas: prevenimos enfermedades como la osteoporosis y el cáncer.
  • No nos cansaremos de decirlo, una dieta equilibrada y saludable nos protege frente a numerosas enfermedades, desde una esteatosis hepática (acúmulo de grasa en el hígado por llevar una alimentación demasiado abundante) hasta una diabetes mellitus tipo 2.
  • A partir de los 30 años, nuestros niveles hormonales empiezan a disminuir. Y ya comienza a no ser suficiente (aunque sí necesario) la dieta y el deporte. La optimización hormonal permite controlar la temida grasa visceral, mejorar nuestras cifras de colesterol, evitar la  osteoporosis, proteger nuestras arterias de complicaciones que nos llevarían a desarrollar infartos, ictus, demencia vascular, reducir nuestro riesgo de Alzheimer y de cáncer.

Consejos para este tiempo de pandemia y encierro.

Lo primero, respetar las directrices del Ministerio de Sanidad para evitar los contagios, y después mantener un sistema inmune sano para hacer frente a la infección por COVID-19, tanto una respuesta inmune excesiva contra el virus como una insuficiente pueden llevar a un cuadro grave. La evidencia científica disponible recomienda:

  1. LLEVAR UNA CORRECTA ALIMENTACIÓN
  • Es importante llevar una dieta equilibrada y variada, partiendo de alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales. Las frutas, verduras, hortalizas y legumbres son alimentos de gran densidad nutricional y ricos en antioxidantes y vitaminas, como C, E y A, mejorando la respuesta inmune. El patrón de dieta mediterránea ha demostrado grandes beneficios para la salud.
  • Conviene incluir pescado azul, frutos secos, aceite de oliva virgen extra y aguacate, para asegurar un aporte equilibrado de diferentes grasas esenciales para la salud inmunológica.
  • Un consumo regular de lácteos fermentados como el yogur o el kéfir contribuye a aumentar las defensas inmunológicas. Diferentes estudios demuestran que quienes consumen estos alimentos de forma regular presentan un mejor estado del sistema inmunitario gracias a la vitamina D. Además, los probióticos son microorganismos vivos presentes en estos alimentos, los cuales han demostrado acciones sobre el sistema inmunitario beneficiosas.
  • El déficit de hierro (frecuente en mujeres y adultos mayores) disminuye la respuesta inmunológica. El hierro está presente en el hígado, carnes, pescados, yema de huevo y, en menor proporción, en legumbres, por lo que es interesante que en nuestra dieta estén presentes también estos grupos de alimentos ricos en proteínas.
  • La vitamina B12 tan solo está en el reino animal, presente en mariscos, carne, pescados, huevos y productos lácteos. Se han descrito alteraciones del sistema inmune asociadas a un déficit de esta vitamina al disminuir la producción de anticuerpos.
  • El aporte excesivo de energía puede afectar a la capacidad del sistema inmunitario de combatir infecciones, por lo que el sobrepeso y la obesidad están ligadas a una mayor incidencia de enfermedades infecciosas. Por ello, es importante controlar la ingesta durante esta época de menor actividad.

 

  1. LA SUPLEMENTACIÓN Y SUS BENEFICIOS EN EL SISTEMA INMUNITARIO
  • Suplementos de vitaminas y minerales. Las vitaminas A, D, C, E, B6, B12 y ácido fólico, así como los minerales zinc, hierro, cobre y selenio desempeñan un papel vital en cada etapa de la respuesta inmune. La Vitamina D es una vitamina clave para mejorar nuestro sistema inmune, casi todos nuestros pacientes tiene valores subóptimos de dicha vitamina y
  • Suplementos naturales. Plantas como la equinácea, el hongo Reishii y las setas Shiitake y Maitake tienen propiedades inmunoestimulantes e inmunomoduladoras.
  • Probióticos. Los probióticos promueven un sistema inmune saludable y bajan la incidencia de resfriados, alergias y eccema al potenciar el sistema inmune. Los últimos estudios aseguran que estas bacterias beneficiosas suponen el 80-90% de nuestra función inmunológica.

 

  1. TERAPIA DE REEMPLAZO HORMONAL. HORMONAS QUE ESTIMULAN EL SISTEMA INMUNITARIO. Dos de las hormonas bioidénticas que manejamos a diario en nuestras consultas han demostrado muy importantes efectos sobre el sistema inmune:
  • Los estudios con dehidroepiandrosterona (DHEA) indican que de forma directa o vía conversión a otros metabolitos evoca respuestas potentes de muchos componentes del sistema inmune. Incluso se ha visto que tiene un efecto adyuvante en la vacunación, mejorando la producción de anticuerpos protectores.
  • La melatonina, por su parte, es una molécula fascinante con múltiples e importantes funciones. Sus propiedades antioxidantes, reguladoras de la muerte celular y estimuladoras del sistema inmune apoyan su uso en infecciones virales que están asociadas, en muchas ocasiones, con lesión por inflamación y aumento de estrés oxidativo. Además, ha demostrado un efecto sinérgico con los fármacos antivirales.

 

    4.HACER EJERCICIO Y DESCANSAR

  • Mantenerse activo es fundamental. Esta situación supone un descenso muy importante de nuestra actividad habitual y de nuestro consumo calórico, con riesgo de perder masa muscular, aumentar la masa grasa, debilitar el sistema inmune… El ejercicio ocupará nuestro tiempo, ayudará a mejorar nuestro estado anímico, mantendrá nuestra masa muscular y, consecuentemente, también nuestra tasa metabólica.
  • Por su parte, el descanso debe ser suficiente. Un número de horas de sueño reparador favorece un óptimo funcionamiento de nuestro sistema de defensas.

 

  1. MANTENERSE POSITIVO Y EVITAR EL ESTRÉS EN LA MAYOR MEDIDA
  • Mantener una actitud positiva, controlar el estrés, mantener la mente ocupada, meditar, realizar mindfulness o yoga son medidas que la evidencia científica nos confirma que mejoran el estado de salud, enlentecen el proceso de envejecimiento y ayudan a un correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.

¿Algún otro aspecto a destacar?

La medicina del futuro es la que proponemos en Neolife, una medicina que limita las enfermedades crónicas y que asegura una buena calidad de vida. Alargar la vida está bien, pero mucho más importante es poder disfrutarla. Desde Neolife animamos a la gente a informarse (www.neolifeclinic.com) y a recuperar la mejor versión de sí mismo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer