Mindfulness en la cuarentena

¡Otro día más Amores!

Quiero hablaros de mindfulness porque creo que ahora es el momento perfecto para conocer esta práctica, desconocida para muchos pero sin duda la vía de escape para quienes nos hemos convertido en auténticos fans.

El Mindfulness, también conocido como Atención plena, es una práctica de meditación que nos dirige a mantener la conciencia en el presente. Lo que importa es el “aquí y ahora”, el entender y sentir nuestro estado emocional y físico sin autocríticas o juicios de lo que estamos sintiendo.

Parece que esto lo hacemos siempre, pero no todo lo que parece es, pues vivimos siempre aferrados al pasado o pensando en el futuro. La gente comete el error, sin ser consciente, de pensar en el antes de la pandemia y el después de la pandemia, dejando el presente en el olvido.

Con este confinamiento, sé que muchas personas han empezado a sentir las consecuencias: ansiedad, estrés, angustia, impotencia, etc. Quiero aportar mi granito de arena y compartir con vosotros como el mindfulness me ayuda a superar esta frustración y a trabajar la tolerancia hacia el malestar que sufrimos.

Os recomiendo fijar una hora al día para dedicarla a mindfulness, unos 30 minutos serán más que suficientes, aunque al principio puede que se os haga mas pesado o lento, es cuestión de práctica.

Busca un sitio que te resulte cómodo, yo suelo hacerlo en una salita de estar o en mi habitación. Solo necesitaréis un cojín sobre el que sentaros, bajo una postura erguida con las palmas de las manos juntas, empezad a respirar tranquilamente dejando que los pensamientos fluyan, que entren y salgan de tu mente sin detenerte en ninguno. Céntrate únicamente en el presente instantáneo, acepta solo lo que estás sintiendo, sin juzgar.

Yo suelo hacer mindfulness varias veces al día de forma diferente. Os dejo algunos de mis momentos favoritos y sobre todo reconfortantes.

Cuando me ducho me centro únicamente en el agua, en lo que siento cuando entra en contacto con mi piel y como recorre cada rincón.

Cuando cocino mi atención solo está puesta en los alimentos, en su olor, su textura y su sabor. Son muchas veces las que comemos pero pocas las que nos alimentamos.

Durante una sesión de fitness, es cuando más conecto la mente con el cuerpo.

Hablar con uno mismo y ser sincero. Este momento a mi me ayuda muchísimo, porque solemos escuchar a los demás pero no a nosotros. Así  que ahora siempre me repito: preocúpate por lo demás pero también cuida de ti. Si te sientes extraña haciéndolo puedes coger un cuaderno y escribir esa conversación.

Concéntrate en la respiración.  Cualquier mala situación se puede controlar con un minuto de respiración profunda, parece magia pero no, es mindfulness.

Amores tenéis que cuidaros para poder cuidar del resto.

¡Ánimo!

#yomequedoencasa

#yohagominfulness

  • hola silvia trabajo de cajera en un supermercado tomo mis recaudos uso guantes de latex porque los billetes y monedas son un foco de contaminacion y tambien me puse un barbijo n 95 un abrazo

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer