BEAUTY TIP!

¡Amores! Quería confesaros que una de las cositas que más me preocupan a nivel estético es la aparición de manchas. Estos meses, tras una larga exposición al sol durante todo el verano, he ido notando como pequeñas manchas me aparecían en cara y escote, pero que no cunda el pánico, me han confirmado que se tratan de manchas superficiales nada alarmantes.

Nuestra piel funciona como un filtro acumulativo, con la edad y el abuso del sol termina por manifestarse en forma de antiestéticas manchas.

Estas manchas se conocen como léntigos solares, las radiaciones ultravioleta que inciden en nuestra piel pueden ser de distintos tipos. Los que más influyen en nuestra dermis son las UVA, ya que se filtran en un alto grado por la atmósfera y logran llegar a nuestra piel, sobre todo, en rostro, escote, manos, brazos y hombros.

Decidí ir a uno de mis centros de belleza de confianza para ver si podían hacer algo con ellas y como siempre, Maribel Yébenes tenía la solución a este “problemita” y no sola una. Me explicó que había 3 tratamientos indicados para eliminar las manchas en la piel.

La terapia de luz selectiva se ha demostrado como la mejor técnica para quitar las manchas de la piel producidas por los daños solares. Tras un diagnóstico previo que determina el tipo de piel, mancha y profundidad, se realiza un protocolo cien por cien personalizado.

El láser. En el centro Maribel Yébenes poseen diferentes tipos para el tratamiento de las manchas, siempre en función al tipo de piel y mancha que se trate.

Tratamiento despigmentante. Se trata de un tratamiento no quirúrgico con efecto inmediato que consiste en la eliminación de una parte del cutis más o menos profunda, según el tipo de ácido utilizado, produciéndose una regeneración de la piel, renovando la matriz dérmica y dejándola sin determinados defectos estéticos como son las manchas.

En mi caso, me aconsejaron su tratamiento spot remover con terapia de luz selectiva:

A través de pulsos de luz controlados en las zonas afectadas por las manchas, la piel los absorbe y los convierte en calor. Este calor elimina el queratinocito, la parte de la célula que contiene la melanina, y ayuda a eliminar las molestas manchas.

Los profesionales del Instituto se encargan de controlar estos pulsos de luz en función del tipo de piel y de mancha, asegurándose de que sólo afecte a la zona que deben tratar. Gracias al calor que produce este tratamiento, se estimula la formación de colágeno, lo que permite presumir de una piel luminosa y con un tono uniforme.

Justo después de la sesión es normal que veas la mancha con más tono y la piel esté enrojecida pero pasados unos días desaparece, así que no te preocupes.

Es importante que si tienes pensado probar este tratamiento, no toméis el sol ni 15 días antes, ni un mes después del tratamiento y siempre, siempre, siempre aplicaros protectores solares.

¡FELIZ SEMANA !

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer