Bautizo de Curro

Tras varios meses intentando fijar una fecha para bautizar a Curro, por fin, el pasado viernes lo conseguimos.

El día lo decidimos solo una semana antes, sobre la marcha. No queríamos irnos de vacaciones sin haberlo bautizado, así que hablamos con los padrinos y el cura y sin contar con nadie más nos pusimos manos a la obra.

La verdad es que las cosas que no planeas mucho al final son las que mejor salen y sobre todo las más divertidas, o por lo menos esta es mi experiencia.

Fran quería que fuera en la iglesia de Santa Ana, en Triana, la misma en la que se bautizó Carmen.

En cuanto a los padrinos, los dos siempre hemos estado de acuerdo en que no queríamos que fuera nadie de la familia: sus tíos, sus primos, su abuela… etc, ya los tiene. Pensamos que es más bonito crear un vínculo nuevo, así que elegimos a dos íntimos amigos.

Juan Alonso, un hermano a todos los efectos para Fran, llevan siendo íntimos amigos más de 20 años, estamos muy muy unidos tanto a él como a toda su familia. Y la madrina Macarena Herrero también mi amiga del alma, con la que he compartido todo, lo bueno, lo malo y pienso seguir haciéndolo.

Para la celebración volvimos a elegir la Hacienda Saltillo-Lasso y el Catering Santa Teresa, como en nuestra boda, que fue preciosa y todo salió genial, además está muy cerquita de Sevilla y era cómodo para todos. La decoración, como no podía ser de otra manera, la organizó la madrina y su equipo de Mirka Eventos, ¡estaba espectacular!

Uno de los regalos que más ilusión me hizo fue el reportaje familiar de Couche Photo, es una gran opción para regalar entre varios cuando queráis tener un detalle que sea original y perdure.

 

Como hemos tardado tanto en organizar el bautizo, no pude ponerle a Curro el batón de cristianar de mi casa con el que nos hemos bautizado más de 15 primos. Me dio mucha pena romper la tradición pero a un niño de 6 meses era imposible que le quedara bien, así que me fui a Yvonne, la tienda donde me compraban la ropa de pequeña, que sigue manteniendo esas cosas únicas hechas a mano con tejidos ideales y diseños que solo encuentras allí.

Elegí un batón de plumeti terminado en una tira bordada en tul con blondas, con el cuerpo de punto y capota a juego.

Carmen también llevó un vestido de Yvonne de piqué blanco con tiras bordadas.

Para mi quería algo cómodo, veraniego, vaporoso y nada nada sofisticado. Como siempre Cristina Reyes dio en el clavo con este vestido de la diseñadora colombiana Goretty Medina, esta firma acaba de aterrizar en España y veréis como dará mucho que hablar.

Los pendientes también eran de una firma colombiana, Laura Dávila jewelry. Me encantaron desde que los vi y cuando me los probé y vi cómo favorecen, más todavía.

Las sandalias en tonos rosas con estampado de pitón de Lodi Shoes las llevé hasta las 6 de la mañana sin darme cuenta del taconazo que llevaba, ideales y comodísimas.

Fue un día entrañable que, por lo precipitado de la situación, casi no disfruté los días previos y luego resultó maravilloso.

Responder a Olga Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer