Intentemos hacer cosas distintas

Los días entre semana a veces parecen eternos, hay rachas en las que estamos a tope de trabajo, de responsabilidades familiares y llegamos a las 9 de la noche tan cansadas que somos incapaces de volver a salir de casa.

Yo llevo justo dos meses en este plan, tengo que entregar unos 90 trajes de flamenca de aquí a mayo y me faltan horas para atender a cada una de nuestras clientas y ofrecerles lo mejor de mi.

Si a esto le sumamos las noches con un bebé de dos meses, las atenciones que requiere una niña de tres años, la vuelta al gimnasio para intentar estar en mi cuerpo en verano y mil cosas más que surgen a diario al final del día acabo, como muchísimas de vosotras seguro, ¡muerta!

El caso es que van pasando los días y te metes en la rutina de niños, trabajo y casa porque en realidad es lo que te apetece, pero si hacemos un esfuerzo y alguna noche hacemos algo distinto, aunque sea por dos horas, ¡no sabéis lo que nuestra mente lo agradece!

En mi caso ha sido un curso de cocina con las madres de los compañeros del colegio de Carmen. Un grupo distinto a mis amigas de siempre, que me aportan cosas distintas y esto siempre es enriquecedor. Nos reímos, aprendimos, hablamos de nuestros niños e intercambiamos consejos de todo tipo.

El curso lo dimos en casa de Maricé, la que fue nuestra profesora, que también tiene una hija en la clase de Carmen.

El sitio me pareció un acierto porque al hacerlo en su propia casa es muy acogedor y todo se convierte en una reunión distendida de amigas y entre copas de vino y risas, sin darnos cuenta, aprendimos muchísimo.

Maricé es peruana así que las recetas tuvieron un toque de la cocina de su país, algo que lo hizo más interesante aún.

En resumen, ¡escapaos! Ya sea al cine, al teatro o al bar de abajo de casa y despejad vuestra mente, veréis cómo al día siguiente volvéis a retomar todo con mucha más fuerza.

¡Besos!

  • Hola lourdes!
    me alegro de que vayas retomando la rutina de trabajo poco a poco, aunque, respecto a los del gimnasio…… lo de volver al cuerpo que tenías antes de estar embarazada creo que es una obsesión que nos marca esta sociedad que es así de cruel con las mujeres: siempre tenemos que demostrar que estamos estupendas pasemos por lo que pasemos. Una cosa es sentirse bien, no tener sobrepeso, y otra, querer volver al cuerpo de antes en 6 meses……yo creo que estás muy bien, de hecho, se nota que no has debido coger muchos kilos durante el embarazo así que no te obsesiones con perder kilos de aquí a julio, la vida no transcurre en Instagram, tómate tu tiempo disfruta de tus dos hijos, ya que tienes la suerte de tenerlos, de tu trabajo incluso, pero no de que tengas que volver a un peso X en menos de 6 meses. No dejemos que la imagen sea más importante que nuestros sentimientos, tú no tienes que demostrar nada. CUida tu alimentación, que seguro que ya lo haces y poco a poco, tu cuerpo volverá a lo que era, y si no, tampoco pasa nada. Eres muy joven
    un abrazo
    Diana

    • Eso mismo estaba pensando yo, que por narices parece que no se puede tardar lo que se necesite para recuperarse de un parto por ejemplo, que es un parto donde se ha pasado por una situación donde todo se ha movido y encima de una chica joven que no habrá puesto mucho peso en el embarazo. Que se tiene un poquito de barriguilla en verano.. Y qué?? Que se tiene ojeras de no dormir y qué?? No se deja de ser una misma por tener algo de barriga o alguna estría, el pecho así o asá por el embarazo.. Para qué?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer