EL SUECO QUE AMABA ESCRIBIR

Ikea, Volvo, Abba…y ahora Stieg Larsson, son símbolos de Suecia.  Este autor y sus libros  son los culpables de que lleve diez días absolutamente dedicado a sólo leer.  Sus títulos, ya de por sí un ejercicio de originalidad, son la presentación de una trama que engancha prácticamente desde el primer momento.  Se trata de género negro, con elevadas dosis de emoción y sorpresa, y que cuenta con todos los ingredientes

Continúa leyendo