Y SOPLÓ, Y SOPLÓ…

La recomendación divina de “creced y multiplicaos” tiene una serie de efectos colaterales de los que nadie avisa, y luego, pasa lo que pasa…   Tengo la suerte de tener dos hijos que, aparte de quitarme tiempo para muchas cosas y de privarme de la oportunidad de realizar otras, también me regalan muy buenos momentos.  Algunos de ellos han tenido relación con los libros y con la lectura.   Uno

Continúa leyendo