“ME LLAMO IÑIGO MONTOYA, TU MATASTE A MI PADRE…”

Sin duda, estaría en el top ten de las frases de cine más repetidas, imitadas y conocidas.    Su origen: “La Princesa Prometida”, película (1987) de Rob Reiner, basada en la novela de William Goldman del año 1973, autor también de “Todos los hombres del presidente” y “Marathon Man”.  La película, que no fue un éxito en su estreno, es hoy un film de culto, con legiones de fans.  Su

Continúa leyendo