“GANCHO CIEGO”, ANTONIO FLÓREZ LAGE

Queda ya lejano aquel tiempo en que se asociaba el género negro con países o autores concretos. Los lectores han ejercido de jueces y han descubierto con agradable asombro que en nuestro país los escritores que afrontan la novela policiaca se han incrementado en número, pero —y esto es lo esencial— también en obsequiarnos con una considerable calidad en sus escritos. Y uno de los ejemplos más actuales y representativos lo tenemos con Antonio Flórez Lage (A Coruña, 1977) y su “Gancho ciego”, un noir trepidante, duro y áspero, ambientando en el Puerto, un territorio aduanero, fronterizo y con reglas no escritas pero que exigen ser respetadas para sobrevivir. La Primera Ley del Puerto es la discreción y el silencio, y no respetarla solo puede acarrear una consecuencia indeseable.

Y es que el Puerto es un organismo vivo. Vivo y peligroso. Necesita latir, respirar, y su oxígeno, su alimento, son los negocios ilícitos multimillonarios que se realizan a la sombra de los contenedores, los mercantes y las cargas ilegales encubiertas.  De eso saben mucho quienes lo habitan y quienes son hechos desaparecer por métodos violentos en ese hábitat agresivo y despiadado.

Una de las figuras más conocidas es el Gallego, uno de los aduaneros más veteranos.  Negocia con los diversos grupos mafiosos, pacta, acepta sobornos, extorsiona y ha hecho de la corrupción un arte, eso sí, con la inestimable ayuda de responsables políticos y la colaboración de autoridades portuarias. En el extremo opuesto, García, un inspector de policía que ha aprendido a convivir con el Puerto, sabiendo hasta dónde puede intervenir y a partir de qué punto es inútil e incluso contraproducente. Le acompaña un inspector nuevo, recién llegado a la comisaria, el Tempranillo, aun repleto de buenas intenciones y con mucho que aprender para sobrevivir en ese entorno hostil.

A ambos, el Gallego y García, les relaciona un violento hecho de su pasado que se revelará decisivo en la trama de la novela. Un tercer personaje, Jonás, vigilante de la terminal, antiguo toxicómano, y que arrastra una historia devastadora, se convertirá en una pieza decisiva en el inesperado desenlace.

Varios crueles asesinatos ejecutados por una mano desconocida desatarán una caza del hombre en el Puerto, sacando a la luz secretos, rivalidades, odios y un caudal de ambiciones desmedido. Pero los negocios son prioritarios y deben continuar, sea como sea: el Puerto debe seguir respirando.

Antonio Flórez ha conseguido una trama efectiva, trepidante, con aires de western y con personajes potentes,  definidos – atención a la elección de nombres y apodos, todo un festival-.  Al autor no le ha temblado el pulso para colocaros en situaciones límite y dejar aflorar sus reacciones, en un arco que va desde el sacrificio generoso a la cobardía absoluta.

Una buena novela, muy entretenida y que nos regala momentos de tensión e intriga que harán pasar al lector un buen rato. Un autor para seguirle la pista.

 Un abrazo para todos desde El Primer Marca páginas.

Me puedes encontrar también en Twitter @pedro_brotini, en Instagram, pedrobrotini, y en Facebook Pedro Brotini Villa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer