“LA PATRIA DE LOS SUICIDAS”, PASCUAL MARTÍNEZ

Siempre es una buena noticia la aparición de nuevas voces en el panorama literario por las que apostar, sobre todo cuando llegan para aportar historias intensas, entretenidas y escritas con oficio como La patria de los suicidas, de Pascual Martínez. El género negro, hasta hace no muchos años considerado como menor, está aportando obras y autores que insuflan nuevo y renovado vigor a la literatura hasta el punto de convertirlo en uno de los favoritos de los lectores.

Este es el caso de La patria de los suicidas, una novela en la mejor tradición del crimen rural -lo que en los países anglosajones se conoce como country noir– y que en España ha tenido representantes de gran calidad como Francisco García Pavón, con su personaje, el agente Plinio, Jesús Carrasco con su magnífica Intemperie o más recientemente, Luis Roso y su inspector Trevejo. A este grupo podemos sumar ahora a Pascual Martínez y a su sargento de la Guardia Civil, Ernesto Pitana.

Un destino no deseado, como consecuencia de un grave incidente en el que se encontró inmerso, es el castigo que el sargento Pitana obtiene al recalar en Iznájar, una población de Córdoba en la que es recibido por un paisaje de olivos y un calor sofocante. Lo que no esperaba es que, además, la comarca contara con un elevadísimo índice de suicidios, muy superior al del resto del país. Las hipótesis acerca de este extraño fenómeno son diversas, desde el clima, la tierra o algunas bastante más peregrinas como la de una supuesta figura femenina que habita en el pantano y que con su voz induce a los vecinos a acabar con su vida.

Pitana tendrá pronto ocasión de comprobar el hecho con un nuevo suicidio que se convierte en su primer caso en Iznájar. Con la ayuda de los integrantes de la variopinta dotación de agentes con la que cuenta, como la cabo Montero o el agente Palomeque, tendrá que buscar las claves de un misterio que ha provocado que desde hace décadas que ahogamientos en el pantano, ahorcamientos o suicidios de todo tipo sean algo habitual en la zona. Contará también con la ayuda de Lara Campos, una psicóloga especialista en el tema, que se convertirá en una referencia esencial para el sargento Pitana.

Usando las claves tradicionales de la novela de intriga, Pascual Martínez ha creado un ambiente en el que combina con habilidad el crimen, el mal, el misterio, la violencia y la investigación, obteniendo un resultado que engancha al lector, salpimentado con dosis de sorna y cinismo en la forma de ver la vida del sargento Pitana que lo convierten en uno de esos personajes que no olvidaremos.

Pascual Martínez ha conseguido armar una trama original y dotarla de un desenlace bien resuelto en La patria de los suicidas, una obra escrita con fluidez e intensidad. Una novela para disfrutar, y un autor al que habrá que seguir muy de cerca, a la espera de sus futuros trabajos literarios. Recomendable.

Un abrazo para todos desde El Primer Marca páginas.

Me puedes encontrar también en Twitter @pedro_brotini y en Facebook Pedro Brotini Villa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer