“HUESOS EN EL VALLE”, TOM BOUMAN

Si el género negro es uno de los favoritos de los lectores, existe una vertiente que vive un gran momento de crítica y lectores: el Country Noir, que aleja el crimen y el asesinato de los enclaves urbanos habituales y lo dirige hacia las zonas rurales; allí, entre montañas, bosques y pueblos, autores como Joe R. Landsdale (Una temporada salvaje), Brian Panowich (Como leones) o Craig Johnson (Fría venganza) nos están haciendo disfrutar de excelentes tramas y personajes. Ahora llega el turno de Tom Bouman, que con su Huesos en el valle, se incorpora a este elenco de excelentes escritores con una obra que ha obtenido el premio Edgar Prize a la mejor primera novela y el Los Angeles Times Book Prize en la categoría de thriller.

Desde el clásico 1280 almas de Jim Thomson, son muchos los escritores que han engrandecido este género. Las claves del Country Noir se encuentran presentes en la obra de Bouman desarrolladas con destreza, demostrando un profundo conocimiento del ambiente y el tono literario que constituye su toque distintivo. Personajes rudos, de palabras y hechos contundentes, viscerales, en los que el crimen y la violencia forman parte de su día a día.

En Huesos en el valle, su protagonista, el oficial Henry Farrell espera que en su nuevo destino en el pueblo de Wild Thyme encontrará la tranquilidad que no disfrutó en su trayectoria como veterano de la guerra de Somalia. En plena naturaleza, los grandes bosques y lagos donde cazar y pescar son justo lo que necesita para comenzar una nueva vida y olvidar duras experiencias. Pero no todo es idílico es esta pequeña población de los Apalaches. Se trata de una zona bella, pero agreste y empobrecida, objetivo de empresas que anhelan hacerse con las lucrativas bolsas de gas usando la agresiva práctica del fracking. Aun así, Farrell aspira a encontrar paz allí.

Pero, en ocasiones, hay detalles que pueden estropear el mejor de los planes. Y en esta ocasión, el detalle es un cadáver, mutilado y desconocido, que aparece en las tierras de Aub Dunigan, un peculiar anciano de la zona. Farrell no lo tendrá fácil para investigar y averiguar la verdad entre disputas de clanes familiares, secretos enterrados y habitantes, duros y tenaces, que no aceptan la injerencia de la ley ni a renunciar a un estilo de vida que llevan practicando desde hace generaciones. Farrell se encontrará inmerso en una difícil investigación que le desgastará física y mentalmente llevándolo a transitar por dolorosos recuerdos y en la que nadie se lo pondrá fácil.

Huesos en el valle nos recuerda la voz más sombría y brutal de una América en la que Tom Bouman se ha sumergido creando un ambiente desasosegante, turbio y violento. Lugares en los que un arma es una prolongación del brazo de sus habitantes y en donde hablar de calibres, munición y vida furtiva es algo habitual.

La destreza de Tom Bouman creando ambientes oscuros y personajes rotos le hacen merecedor de un lugar privilegiado dentro del Country Noir actual. Muy recomendable.

Un abrazo para todos desde El Primer Marca páginas.

Me puedes encontrar también en Twitter @pedro_brotini y en Facebook Pedro Brotini Villa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer