“EL RIO BAJA SUCIO”, DAVID TRUEBA

La trayectoria literaria de David Trueba (Madrid, 1969), junto a la que ha desplegado como director de cine, periodista y guionista, nos habla con nitidez de un perfil de intensa creatividad artística y cultural, algo que con su último libro El río baja sucio, no ha hecho sino ratificar con total contundencia. Una historia de amistad, de presencia y recuerdos, de defensa de nuestra memoria y refugio en aquellos sueños que algún día poblaron nuestra infancia y adolescencia, cuando pensábamos que éramos invencibles.

A tan solo una hora de Madrid se encuentra la colonia de La Navilla, una zona de segundas residencias de verano en la que Tomás y Martín, dos jóvenes de catorce años disfrutan de sus juegos y diversiones en una feliz etapa de su vida en la que el mayor de sus problemas es cómo llevar a cabo los cortometrajes que realizan con su teléfono móvil.  Poco después, cuando conocen y entablan amistad con Ros –un misterioso habitante de la zona con un pasado turbio, residente en una vieja casa llamada Los Rosales- no saben todavía que aquella Semana Santa marcará un momento decisivo en sus existencias.

Ros les hablará acerca del hermoso río que baña la sierra, ahora contaminado por los incontrolados vertidos de una cantera en la que el alcalde del pueblo de Pinares de San José tiene intereses económicos. Además, hay en marcha un proyecto para convertir el río en un parque acuático y transformar la zona en un reclamo turístico, degradando la belleza natural del enclave. El planteamiento de Ros a los dos amigos es claro: ¿están dispuestos a hacer algo para que la cantera no destruya la montaña y el río?

David Trueba ha creado una historia en la mejor tradición de las novelas de iniciación juvenil, donde el despertar a la realidad tal vez conduce a contemplar su cara más triste y fea, pero también a comprender que las mejores luchas son las que nacen de un corazón intrépido y vital y que tan solo contempla, como única derrota, el permanecer inactivo.

Y como un protagonista central de esta historia se erige el río, testigo de la belleza de la zona e inspirador de los sentimientos de rebeldía de unos muchachos que se niegan a que esas aguas sigan bajando sucias y que ensucien también, si permanecen de brazos cruzados, su confianza en un mundo mejor.

En una preciosa frase, David Trueba escribe que “Cuando te separas físicamente de las personas, terminas por separarte del todo“.  El rio baja sucio nos llevará a recordar rostros y momentos de años lejanos, ante los que sonreiremos con nostalgia, preguntándonos dónde estarán nuestros amigos de aquella época con los que tanto jugamos y reímos,  y sobre todo, con los que tanto nos atrevimos a soñar.

Un libro bellísimo en todos los sentidos, y una lectura muy recomendable.

Un abrazo para todos desde El Primer Marca páginas.

Me puedes encontrar también en Twitter @pedro_brotini y en Facebook Pedro Brotini Villa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer