‘EL CORAZÓN DE LAS NUEVE ESTANCIAS’, JANICE PARIAT

En la memoria de todos los que disfrutamos con la lectura perduran ciertos libros con los que hemos vivido momentos intensos y que han conseguido dejarnos un recuerdo bajo forma de frase, personaje o trama o, como ocurre en el caso de El corazón de las nueve estancias, de sensaciones. Y es que lo que ha conseguido trasmitirnos la escritora Janice Pariat no se encuentra al alcance de cualquier escritor; no se trata de que haya logrado crear belleza usando palabras, sino que ha sido capaz de dar cuerpo a emociones, a sentimientos tan profundos que hay momentos, párrafos, en los que, tras la lectura, necesitamos releer con calma y concedernos tiempo para saborear la textura de la obra de esta joven autora.

Pariat nos plantea una pregunta con su libro: ¿Cómo sería nuestra vida contemplada a través de los ojos de las personas que han transitado por nuestra existencia? La protagonista, una mujer de la que nunca conoceremos el nombre, es recordada por nueve personajes que la amaron, en diferentes época de su vida, de una u otra forma. El santo, el carnicero, el tutor, la enterradora, el profesor, el florista, el cruzado, el farero y el marinero van construyendo el encuentro y el éxtasis, el tormento y la caída que les supuso el tramo del camino que recorrieron con ella.  A través del relato de cada uno de ellos, el mosaico de su vida va tomando forma, como un diario narrado con voces ajenas pero tan cercanas a la protagonista que la honestidad que emanan es abrumadora.

Las páginas de Pariat consiguen crear poesía a través de una prosa cercana y lúcida, que penetra hasta lo íntimo. Uno de sus personajes habla de la tristezza dei fiori, la tristeza de las flores, esa belleza que en el mismo instante en que comenzamos a disfrutarla es también el comienzo, inapreciable pero real, de su declive. La historia de su protagonista es la historia de un corazón que es transitado a través de estas nueve estancias de su vida, es el relato de lo fácil y hermoso que es amar a pesar de la pérdida que tal vez anide al fondo.

La dedicatoria que abre el libro es inmensa: Para quien se quedó a pasar la noche. Tanto como la cita de Anaïs Nin: Es fácil amar. O tal vez, en boca de otro de los personajes, es muy sencillo sentir amor. La forma en que la autora narra es original, audaz y, ante todo, repleta de una bellísima serenidad.

Quien transite por las páginas de esta joya que es El corazón de las nueve estancias no quedará indiferente tras descubrir frases y latidos hechos palabras que le harán recordar, con una sonrisa de nostalgia, retazos de su vida y, tal vez, encontrará respuesta a la pregunta que plantea, sin contestar, Janice Pariat: ¿por qué todo el mundo constantemente piensa en otra cosa que no sea el ahora?.

Una obra bellísima, para saborear con calma.

Un abrazo para todos desde El Primer Marcapáginas.

Me puedes encontrar también en Twitter @pedro_brotini y en Facebook Pedro Brotini Villa.

Pedro Brotini

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer